Aire Libre Noviembre: La ciencia nos abre las puertas del campo

Aire Libre Noviembre: La ciencia nos abre las puertas del campo

Grullas en vuelo en Extremadura. Foto: Pxfuel.

Menéalo

Noviembre es tiempo de ciencia. En este mes se celebra el Día Mundial de la Ciencia para la Paz y el Desarrollo (día 10) y tiene lugar la Semana de la Ciencia y la Innovación o de la Ciencia y la Tecnología (la primera semana, aunque se suele alargar durante la primera quincena e incluso todo el mes). Es la excusa perfecta para salir al aire libre en compañía de personas expertas de muy variadas entidades científicas y disciplinas, de la arqueología a la geología, de la astronomía a la botánica. Al principio estaba muy enfocada a la infancia y la juventud, pero ahora han abierto el foco a todos los públicos. Nos esperan osos, fósiles, estrellas y aves.

Sería imposible hacer aquí un mínimo resumen o aproximación a los centenares de actividades que tienen lugar a lo largo de la Semana de la Ciencia. Ni tan siquiera nos cabrían aquellas que nos invitan a salir al aire libre con talleres, paseos, experimentos u observaciones. Por este motivo, he querido centrar el presente Aire Libre científico en aquellas comunidades autónomas que han tenido poca o nula presencia en esta sección durante el presente año, como son Asturias, Baleares, Extremadura y Navarra. En todas o en algunas de ellas no hay que olvidar que estamos en tiempo de setas, castañas, aceitunas y bellotas, y hay que seguirles la pista en recolecciones, fiestas, degustaciones y rutas interpretativas.

Volviendo a la ciencia, entre la Fundación Española para Ciencia y la Tecnología (Fecyt) y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han creado un buscador con más de 150 actividades en el mes de noviembre por toda España, pero son solo una parte de las que se llevarán a cabo. Por ejemplo, la delegación en Asturias del CSIC  añade cinco talleres con protagonismo para los osos (9 de noviembre), anfibios y cantos de pájaros (10 de noviembre) y observación de fauna e incendios (12 de noviembre). Un día después, el 13, es la Universidad de Oviedo quien organiza un interesante taller en torno a la naturaleza periurbana de la capital asturiana en el Monte Naranco y el parque Purificación Tomás.

Ciencia a bordo de un tren histórico

No salimos del 13 de noviembre porque en la isla de Mallorca tendrá lugar otra original propuesta, en especial por el lugar en el que se realiza. Se trata del tren de Sóller, posiblemente la línea ferroviaria en activo más antigua y especial de España. Comenzó a funcionar entre Palma de Mallorca y Sóller el 6 de abril de 1912 y se mantiene como un atractivo turístico idóneo para atravesar paisajes como la sierra de Alfàbia en vagones de época. En este marco, el Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (Imedea CSIC-UIB) prepara lo que denomina Citas rápidas con científicos y científicas en el Tren de Sóller. Serán “microcharlas de unos diez minutos en las que contarán de una manera distendida y cercana, a un público general y familiar, los proyectos con los que están trabajando ahora, siendo distintas las que se impartirán a la ida de las de la vuelta”.

Tren de Sóller. Foto CSIC.

¡Llegan las grullas!

Saltamos de nuevo a la península para quedarnos en Extremadura. Antes que nada, hay que recordar que estamos en pleno mes de la llegada de decenas de miles de grullas a estas tierras desde el centro y norte de Europa, y que, ya en diciembre, el día 4, se celebrará su festival anual de bienvenida en Navalvillar de Pela (Badajoz). Pero ahora nos quedamos en noviembre, de nuevo en el día 13 y en el BirdCenter Monfragüe ubicado en Torrejón el Rubio (Cáceres). El objetivo de este taller es identificar aves a través de sus huellas en la tierra y otros rastros. Sus organizadores adelantan que “con esta actividad nos acercaremos a estos animales sin verlos, fijándonos en el más mínimo detalle que nos brinda el entorno para seguir el rastro de cualquier ave”.

Sin salir de Monfragüe ni de Torrejón el Rubio, el centro de interpretación del Arte Rupestre organiza el 6 de noviembre un taller de arqueología experimental que desvela la evolución de la industria lítica desde el Paleolítico hasta la Edad de Bronce. Todo está encuadrado en la V Semana de la Ciencia de Extremadura, que reserva más citas al aire libre. Navas del Madroño (Cáceres) es un pueblo bien situado entre la sierra de San Pedro y el Parque Natural del Tajo Internacional, que une a su interés paisajístico contar con uno de los cielos más limpios de Extremadura. Los días 12, 13 y 14 de noviembre hay programadas varias citas astronómicas que incluyen una ruta senderista bajo las estrellas para visitar puntos de interés en los que la baja contaminación lumínica permite observar las constelaciones.

Iglesia de Egüés. Foto: Ayuntamiento de Egüés.

“Geogafas” y el municipio de los diez concejos

Un paseo científico por la ciudad de Badajoz el 14 de noviembre para descubrir fósiles situados en rocas ornamentales de edificios, pavimentos, fachadas y aceras y la vegetación del parque de Castelar, sirve para enlazar las semanas de las ciencia de Extremadura y Navarra. En este último caso, y con la Universidad Pública de Navarra como organizadora, nos animan a ponernos unas “geogafas” durante un paseo por Pamplona. El núcleo de la visita será el parque de la Media Luna y aquí también se pondrá la mirada en el suelo y en las fachadas “para sorprendernos de la gran variedad de rocas y minerales existentes”.

Cerca de Pamplona, el municipio de Valle de Egüés tiene su particular Semana de la Ciencia , que incluye una jornada de “fenómenos de la naturaleza” entre el 12 y el 13 de noviembre.

Ya que os he traído hasta el Valle de Egüés, van algunas recomendaciones personales por un municipio singular compuesto por diez pueblos o concejos, tres núcleos habitados y cinco señoríos. La gran mayoría de los pueblos cuentan con iglesias cuyas plantas originales, y en algunos casos buena parte de su estructura, son del siglo XII y XIII. Lo curioso es que muchos de esos pueblos disponen de pocas edificaciones más en pie aparte de la iglesia, como ocurre en Ustárroz, Alzuza, Egulbati, Echálaz o Elía. En este último cambiamos del patrimonio cultural al natural para dejarnos llevar por la mezcla de praderas, bosques caducifolios en recuperación y pinares de pino silvestre. No en vano aquí se sitúa un centro de interpretación de la naturaleza.


Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

No hay comentarios

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.