Animales pintados en manos para echarles una mano y evitar su desaparición

Rinoceronte pintado en manos del artista Guido Daniele.

El Museo Nacional de Ciencias Naturales, en Madrid, acoge hasta el 24 de marzo la exposición ‘Handimals’, con más de 20 obras del pintor italiano Guido Daniele, de animales pintados sobre manos. Fotografías de sus composiciones que no dejan indiferente al visitante. Le obligan a detenerse y reflexionar. Cada uno de los pliegues de la piel humana se transforma en la piel animal. Respira, siente, late. Son manos que dan vida y transmiten la importancia de cuidar cada una de esas vidas.

“El arte existe para mejorar la vida humana”, nos contaba el pintor italiano Guido Daniele en su reciente visita a España. Y para que nuestra vida sea mejor, tenemos que vivir en un mundo de respeto a la naturaleza, a los animales y a las plantas. En esa búsqueda por mostrar las maravillas del planeta, las pinturas de Daniele resaltan la belleza de la naturaleza, su perfección, sus colores y sus maravillosas formas. Y el soporte que ha elegido las hace únicas: pinta sobre la mano de su hijo. Y en esa piel humana cobran vida guepardos, rinocerontes, elefantes, leones, gorilas, jirafas, iguanas, cocodrilos, camaleones, ballenas, lobos, tortugas marinas, peces payaso, flamencos o frailecillos.

Nuestra vida humana depende de todos esos animales y sus ecosistemas asociados para alimentarnos, desarrollar fármacos, tener agua o vestirnos. La vida humana y la vida animal se sostienen la una a la otra.

Daniele se formó en pintura y escultura clásica en la Escuela de Artes de Brera (Italia), y en 2001 empezó a realizar las primeras pinturas sobre manos. “Descubrí que todo el mundo está apasionado por esta parte del cuerpo humano, y en particular los niños, desde Cuba a Doha, de Estambul a Estados Unidos. En mis exposiciones, la gente se sorprende mucho”, nos explica. Las manos causan fascinación, e independientemente de la cultura de cada país, las manos son una parte del cuerpo con la que comunicarnos. “Particularmente los italianos, que hablamos con las manos”, bromea.

“Lo que más sorprende y gusta de esta técnica de pintura sobre manos es que no es Photoshop, no es Inteligencia Artificial, es auténtica”, indica Daniele. “La dimensión de la mano humana es fascinante, todo el mundo puede ver cómo su propia mano se puede transformar en otra cosa”.

A través de las manos, Daniele consigue emocionar, provocar sentimientos en el espectador, crear empatía con los animales. “Con mis pinturas quiero echar una mano a los animales, igual que ellos nos echan una mano a nosotros”, nos comenta, desde el perro o gato como animales de compañía, a los caballos que ayudan en terapias a personas con distintas capacidades, animales de granja y animales salvajes.

Iguana pintada en manos por Guido Daniele.

El artista Guido Daniele con un pingüino a mano.

Las pinturas más sencillas le llevan cuatro horas de trabajo, pero las más complicadas pueden suponerle hasta 10 horas. Incluso algunos animales son composiciones de varias manos, como la cobra o el pavo real.

La pintura sobre mano es un arte efímero, como una simbología con los animales en peligro de extinción. “Efímero como la vida de los humanos, de los animales y de la naturaleza, porque con esta pintura hablo no solo de la belleza de los animales, que además los más lindos están en vías de extinción, como el elefante, el tigre, el león o la ballena”, advierte Daniele.

A través de pinturas como las que ahora pueden disfrutarse en el Museo Nacional de Ciencias Naturales, Daniele también quiere hablar del trato que damos a los animales: “Los humanos no respetamos a los animales; en el caso de los animales de compañía, creemos que son peluches y, cuando crecen o llega el verano, los abandonamos, y eso es horrible. No es un peluche, va a vivir 10 o 15 años”.

Además de los animales en peligro de extinción y los animales de compañía, Daniele también quiere denunciar el enorme maltrato de los animales de granja. “La ganadería intensiva es la cosa más terrible, la vida de estos animales es un campo de concentración como con los nazis, no tenemos respeto por estos animales. Solo el 1 % de los animales en el mundo son animales salvajes; el 99% son de ganadería intensiva”.

“Hay que comer menos carne, utilizar menos de todo, porque estamos destruyendo el mundo, que es nuestra casa; después, ¿dónde tendremos que vivir?, ¿en Marte?, ¿vamos a usar todo el dinero para ver si en Marte hay una gota de agua, y vamos a destruir todos los océanos que están en nuestra casa?”, reflexiona Daniele.

Preocupado por el cambio climático, con las inundaciones, tormentas extremas y ciclones que se están registrando en todo el mundo, Daniele concluye: “Ahora estamos sufriendo todo el resultado de nuestra locura”.

Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

No hay comentarios

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.