Cinco años persiguiendo el ‘envase circular’

Cinco años persiguiendo el ‘envase circular’

Prototipo de ‘aro inteligente’ para acoplar a los contenedores amarillos dentro del programa Reciclos de Ecoembes. Foto: R. Ruiz.

A las afueras de Logroño, en un promontorio donde están ubicados los servicios municipales de jardinería, se levanta un curioso laboratorio: The Circular Lab, de Ecoembes, la entidad que se encarga de recuperar en España los residuos domésticos depositados en los contenedores azul y amarillo. Un curioso y pionero laboratorio que persigue desde hace cinco años ‘el envase circular’, cómo reducir los impactos de los numerosos envases que las sociedades desarrolladas generan a diario. En este tiempo, ha puesto en marcha más de 150 proyectos, que, basados en la tecnología y la innovación, impulsan la mejora del reciclaje a través de la economía circular. ‘El Asombrario’ estuvo visitándolo hace unos días junto a otros compañeros periodistas para celebrar ese lustro de existencia.

José Luis Moreno, gerente de Innovación de Ecoembes, subraya lo pionero de The Circular Lab (TCL): versátil, transversal y multidisciplinar, en el que una veintena de personas se dan cita a diario, desde especialidades tan diversas como la química, la ingeniería industrial, la sociología y la comunicación. Un modelo en el que ahora se han posado muchas miradas desde otras comunidades autónomas y otros países europeos. Porque ahí le dan vueltas a la cabeza desde Ismael, sociólogo, que trata de entender cómo se comporta la gente ante el reciclaje –“escuchar al ciudadano para mejorar el mundo”–, qué les motiva y qué les desanima, hasta Nacho y Jesús, que se despiertan a menudo pensando en cómo hacer cada vez más inteligentes y atractivos los contenedores Reciclos (ya hay desplegados tres centenares), ese sistema de devolución/recompensa avalado por Ecoembes en colaboración con los municipios y otras entidades para premiar con puntos-reciclos a las personas que acuden a depositar latas y botellas de plástico de bebidas a estos contenedores para canjearlos por experiencias individuales –como tiempo en las redes municipales de bicis– o colectivas –contribuir a buenas causas como la investigación en cáncer de mama o ayudar a los damnificados del volcán de La Palma–. El gran reto que tiene ahora planteado el equipo es lograr un aro inteligente para encajar en una de las bocas de los contenedores amarillos de la calle que cumpla con esa tarea de identificar usuario y envase y compensarle con reciclos; como no encontraban nada apropiado en el mercado, en TCL se han lanzado a desarrollarlo ellos mismos. Ya hay prototipos colocados en Castellón.

The Circular Lab, en Logroño, es un centro de investigación transversal en busca del ‘envase circular’. Foto: TCL

“Aquí acompañamos al envase desde que se diseña hasta que se convierte en nueva materia prima para fabricar otro envase, cada paso de su producción, uso y retirada, con el objetivo claro de reducir los impactos en todas y cada una de estas fases”, nos explica a los periodistas José Luis Moreno, al llegar a este luminoso espacio de investigación de 900 metros cuadrados, cedido por el Ayuntamiento de Logroño.

La clave del TCL radica en su apertura a distintos colectivos, a un modelo de innovación abierta; no es una sucesión de laboratorios asépticos y herméticos, llenos de microscopios y profesionales en bata blanca realizando experimentos sobre materiales y envases; sino un punto de confluencia de investigadores y emprendedores. Por ejemplo, atraen a start-ups relacionadas con la sostenibilidad desde muy diversas perspectivas, a través de sus sellos y premios goCircular. Y por esa vía conocemos la experiencia del TCL con emprendedores (ya han colaborado con 30 start-ups, con una financiación de tres millones de euros) de lo más diverso. Dos ejemplos: Los riojanos de Spectral Geo, empresa especializada en análisis de imágenes de drones y satélites, aplicada a sectores de agricultura y medioambiente; pueden ayudar a que las plantas de selección de envases sean más eficientes reconfigurando la maquinaria según las características de las montañas de residuos descargadas. O Fych Technologies, una spin-off de la Universidad de Alicante que ha desarrollado tecnologías para que la recuperación y reciclaje llegue a más tipos de residuos plásticos, y que pasan por la eliminación de olores o de determinadas sustancias que pueden resultar tóxicas si el nuevo destino es envase alimentario o el deslaminado para separar los materiales multicapas.

Con esa misma filosofía abierta, medio centenar de universitarios o recién licenciados han pasado por el TCL , por su design thinking –Circular Talent Lab–. Durante medio año le dan vueltas al tema de los envases, la sostenibilidad, la economía circular, sobre la base del pensamiento disruptivo, del ¿por qué no?, salirse de las cajas, porque ya se sabe que a menudo se llega a soluciones distintas e imaginativas con solo cambiar las preguntas. En ese tanque de pensamiento participan desde antropólogos a ingenieras de mecánica.

Tantas caras del envase, tantas maneras de abordar el residuo… Carolina nos explica la Plataforma Smart Waste, que a partir del análisis concienzudo de datos, el big data –como corresponde a nuestra tecnologizada y digital sociedad, y al avance en la Smart city, o ciudad inteligente– en cinco territorios-piloto, intenta aprender más de cómo se deshace la gente de sus residuos, dónde y cuándo más, sus hábitos, éxitos y fracasos, para, por ejemplo, ser más efectivos en las campañas de concienciación y en el diseño de rutas de recogida de los contenedores para su reciclaje. Aunque poco de todo esto será útil si responsables municipales, como el Ayuntamiento de Madrid, dejan que los islotes con contenedores para el reciclaje se conviertan en montañas de basura, dando una pésima e insalubre imagen del reciclaje que provoca desconfianza. Quizá Ecoembes debería insistir más no sólo en concienciar a la gente para que lleve los residuos domésticos a los contenedores para su reciclaje, sino en que las autoridades municipales se apliquen en lo que es su competencia: el adecuado despliegue de estos contenedores y la frecuencia y eficiencia de la recogida.

Por el ‘Circular Talent Lab’ han pasado ya medio centenar de jóvenes aportando ideas multidisciplinares en torno a la sostenibilidad. Foto: R. Ruiz

Una pata fundamental en TCL es el ecodiseño, el análisis de su ciclo de vida, cómo minimizar sus impactos en todo su ciclo de vida, tener en cuenta todos sus pasos, desde la extracción de materiales a la producción, la distribución y el uso al fin de su vida. Un ejemplo muy positivo: en los últimos 20 años se ha reducido en algo más del 18% el peso medio de los envases en España. Todos tenemos en la cabeza cómo han ido aligerándose, por ejemplo, las latas de aluminio de los refrescos. Hay muchas opciones para avanzar hacia ese envase circular: un sencillo cambio de la forma del envase que ayude a un almacenaje que aprovecha mejor el espacio, un diseño en el que el tapón del brik no se desprenda (como pide la nueva directiva de envases de la UE), un envase mono-material para que el reciclaje resulte más fácil y eficaz, o la investigación de nuevos materiales, como los bio-plásticos que en vez de partir de residuos vegetales se fabriquen a partir del FORSU (la fracción orgánica de los residuos sólidos urbanos).

Todo eso cabe en el TCL, ese gran tanque de pensamiento, que le da vueltas y vueltas a otra manera de encontrar que el envase necesario –sí, sí, ya se sabe que el mejor envase es el que no existe, pero no siempre es posible– salga redondo…, perdón, circular.


Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

Comentarios

  • jose

    Por jose, el 08 diciembre 2022

    Tienen un «morro que se lo pisan» los ejecutivos bien pagados de ecoembes. Se atreven a decir que no han encontrado un sistema de recompensa para los ciudadanos recicladores. Que busquen en otros paises donde estan las maquinas a las puertas de los supermercados. Dan ganas de no reciclar nada de nada con esta gente y su sistema para subsistir junto a las grandes marcas que se sientan en su consejo de administracion. Fuera ecoembes con su sistema YA

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.