Contad todo a los niños sobre el clítoris, el esperma y la masturbación

Contad todo a los niños sobre el clítoris, el esperma y la masturbación

Portada del libro ‘Yo sé de verdad cómo se hacen los bebés’.

Menéalo

Vuelven las preguntas sobre el sexo, el amor, el género, la pornografía, el patriarcado… de alumnos de Primaria. Y las respuestas de la sexóloga y educadora alemana Katharina von der Gathen. Hace cinco años fue el libro ‘Cuéntamelo todo’. Ahora es ‘Cuéntame más cosas’. “¿Cuántas veces hay que hacerlo para tener diez hijos?”. “¿Por qué durante la adolescencia los chicos solo pensamos en el sexo?”. Ya es hora de hablar de estos temas con naturalidad y sinceridad, sin vergüenza, con las nuevas generaciones.

Cinco años atrás, 101 niñas y niños sin ningún tipo de prejuicios hacían preguntas respecto al sexo, el cuerpo humano y el amor. Preguntas anónimas que dejaban en un buzón colocado en su colegio de Primaria. Katharina von der Gathen les contestó con naturalidad y eliminando ese halo de vergüenza e inseguridad que los adultos solemos tener a la hora de enfrentarnos a dar respuestas a los más pequeños sobre estos temas. Esas respuestas terminaron publicándose en el libro Cuéntamelo todo, del que en su día hablamos en El Asombrario.

Desde entonces, ese buzón no ha dejado de recibir consultas, y Katharina von der Gathen no ha dejado de darles respuestas. Cinco años y 101 nuevas preguntas después, Takatuka nos trae Cuéntame más cosas. Un libro con más respuestas sinceras a esas dudas y curiosidades infantiles que incluso muchos adultos llegamos a tener, y que en lugar de preguntar y corregir errores nos limitamos a perpetuar y censurar.

A lo largo de este lustro, ¿hemos aprendido a hablar con normalidad del tema? ¿Hemos empezado ya a llamar por su nombre a los órganos genitales? ¿Las niñas y niños conocen sin miedos ni tabús sus cuerpos? ¿Hemos dejado de normalizar la pornografía? ¿Entendemos que ‘no es no’? Lamentablemente, la respuesta general a estas preguntas es que estamos casi peor que antes. Y es que palabras como clítoris, masturbación, esperma, menstruación y otras muchas siguen provocando inseguridades, miedos y malas prácticas. Nadie quiere hablar del tema; una gran mayoría hacen lo imposible para evitarlo, pero la realidad es que desde que venimos a este mundo tenemos una relación muy estrecha con nuestra sexualidad y con el derecho a conocer nuestro cuerpo y las posibilidades que nos da.

El ejemplo de que apenas avanzamos: la polémica que saltó recientemente en Getafe por unas guías –Rebeldes de género– publicadas desde la Concejalía de Mujer e Igualdad, cuyo objetivo principal es dinamitar los estereotipos sexistas que limitan a las mujeres en su forma de estar en este mundo. Palabras como clítoris, masturbación, despatriarcado han provocado cortocircuitos en más de un cerebro. Sobre todo en aquellos que buscan la imposición del pin (veto) parental, una herramienta que busca eliminar de las aulas el acceso a una educación rica y amplia en diversidad.

Corren malos tiempos para el conocimiento y la diversidad…, malos tiempos en los que la trata de mujeres continúa, y el acceso a la pornografía y la cosificación del sexo son cada día mayores. Mientras tanto, el fascismo se abre camino en nuestras instituciones al grito perverso de libertad, pero ¿cómo vais a ser libres, si ni siquiera sabéis cómo es un clítoris ni dónde está, ni os atrevéis a usar la palabra?

Por todos estos motivos, hoy volvemos a hablar de sexo y libros para niñas y niños. Porque todavía hay mucho que aprender y muchas preguntas que contestar. Cuéntame más cosas, de Katharina von der Gathen e ilustrado por Anke Kuhl, nos da la oportunidad de que todo sea mucho más fácil, de que a pesar de ponernos colorados ante preguntas del tipo “¿cuántas veces hay que hacerlo para tener diez hijos?” o “¿por qué durante la adolescencia los chicos solo pensamos en el sexo?” tengamos a mano las respuestas. Respuestas que las niñas y niños van a agradecer mucho, no solo por obtener respuestas, sino porque van a estar a la altura de su edad y no las vamos a embarrar ni con tecnicismos ni con metáforas edulcoradas.

Pero como las preguntas pueden ser infinitas y los adultos estamos hasta arriba de prejuicios respecto al sexo, el amor y las miles de cosas que le pasan a nuestro cuerpo, recomendamos que a la lectura del libro de Katharina le sumemos dos más de la misma editorial: ¡Yo sé de verdad cómo se hacen los bebés!, de Monsieur Mouch y Maria-Paz, y El rojo es bello, de Lucia Zamolo.

El primero es un libro sin complejos para esas chicas y chicos que lo quieren saber todo y para esos adultos que no sabemos que inventar ya para darles respuestas. Un libro que nos proporciona herramientas y lenguaje para no tener ni que recurrir a las cigüeñas ni a lo de la flor y la abeja, sino para explicar con humor y sencillez cómo se hace un bebé.

El rojo es bello, de Lucia Zamolo (libro ganador del Premio Serafina de Ilustración 2019), nace de las observaciones y conversaciones que ha ido reuniendo en un diario sobre la menstruación. Un tema que se vive todavía en secreto, que sirve para aclarar algunas creencias erróneas y dar valor a las mujeres para relacionarse de una manera abierta y desinhibida con su periodo.

Portada de ‘Cuéntame más cosas’


Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

Comentarios

  • Sociel

    Por Sociel, el 26 mayo 2021

    Al final hay que explicar las cosas a los niños sin forzarlas, a su debido tiempo y cuando las puedan comprender de forma natural. Claro que hay gente que si no piensa como vosotros ya es automáticamente mala y otras cosas que no diré. No se puede obligar a nadie a pensar como vosotros. Veo fatal que vengan dos petardos a decirles a mis hijos lo que yo debo contarles y es más personal. El pin parental es una reacción a vuestras provocaciones aunque venga de un partido que detesto. No intentéis dar la cuenta al calcetín de un solo movimiento porque estáis fastidiando en ritmo natural de las cosas, de la sociedad. Vais de progres y sois lo peor

  • Gustavo Avilán

    Por Gustavo Avilán, el 26 mayo 2021

    Yo en realidad no sé cómo se llama, pero siempre he creído que se llama «semen», ¿no? Y me da risa que el autor del artículo lo llame «esperma», contradiciéndose a sí mismo.

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.