La Crisis Climática impacta en la Feria del Libro de Madrid

La Crisis Climática impacta en la Feria del Libro de Madrid

Pingüinos en un iceberg. Una de las imágenes de la exposición ‘Cambio Climático: Cómo evitar un colapso total’ en La Feria del Libro de Madrid. Foto: Getty Images.

Menéalo

La exposición ‘Cambio climático: cómo evitar el colapso total’ despierta conciencias entre los visitantes de la Feria del Libro de Madrid, con reacciones que van de la indignación a la necesaria necesidad de actuar “desde abajo” para influir “a los de arriba”. La recorremos hoy, 5 de junio, Día Mundial de Medio Ambiente, de la mano de un guía de excepción, el naturalista que la ha comisariado, Joaquín Araújo. Y escuchamos los comentarios de los visitantes de esta muestra con 147 grandes fotografías al aire libre.

Delante de dos fotos gigantescas está parada una pareja de mediana edad. En una se ven las dunas de Namibia, uno de los desiertos más antiguos del mundo; la otra es una imagen de las inundaciones de septiembre de 2019 en Bombay (India), que dejaron decenas de muertos. “Mira, esas dunas se van a quedar sin arena como siga volando hasta aquí”, comenta ella en referencia a la tormenta Celia, que nos trajo polvo en suspensión africano el pasado mes de marzo. “Pues mira ésta, más bien vamos a acabar así tras una de esas danas que tenemos últimamente”, contesta él con la mirada fija en los humanos que flotan agarrados a cualquier objeto.

La exposición fotográfica Cambio Climático: Cómo evitar un colapso total, que acompaña a la Feria del Libro de Madrid, es un escaparate para asomarnos al mundo, al hermoso y terriblemente dañado planeta Tierra que habitamos. Comisariada, como cada año una similar, por el naturalista y escritor Joaquín Araújo, las espectaculares imágenes de la muestra –impulsada por Fundación AXA y realizada por Lunwerg– atraen como un imán a quienes esperan pacientemente la firma de su autor favorito, a quienes buscan el resguardo de las sombras bajo el sol de mediodía o a quienes aprovechan para mostrar a sus hijos la belleza y el caos, la vida y la destrucción que anda desperdigada aquí y allá entre las tierras y mares planetarios.

“Son increíblemente hermosas, pero a mí, más que en la belleza, me hacen pensar en lo que estamos haciendo. Nos hace falta un buen pinchazo para ver si reaccionamos porque, si no, yo no veo solución a esto. La tendencia no la cambiamos porque usemos menos bolsas y poco más”, señala Víctor, médico y científico de biología molecular, frente a la imagen de las grandes torres de una industria térmica. “Y lo digo porque algo sé del tema, que he estado trabajando mucho tiempo en África y es terrible lo que está pasando allí ahora mismo sin que casi nadie se entere”, añade demostrando que es de los que saben de qué va el tema de la emergencia climática, de ese límite de 1,5º C más de media global al que caminamos desbocados. Enfrente, nos observa un gigantesco oso polar sosteniéndose en equilibrio sobre un minúsculo trozo de hielo marino. En los últimos 18 años, el Ártico ya ha perdido el 18% de ese hielo en época invernal.

La exposición ‘Cambio Climático: Cómo evitar un colapso total’ vuelve a llevar al Retiro de Madrid la belleza y los impactos de la Humanidad en el planeta. Foto: shutterstock.

Otra de las 147 fotografías de la exposición ‘Cambio Climático: Cómo evitar un colapso total’, comisariada por Joaquín Araújo. Foto: Getty Images.

Araújo cuenta que ha planteado la exposición como un viaje que, en las primeras etapas, nos lleva desde la atmósfera, en la que respiramos 600 millones de veces a lo largo de una vida humana, al clima en diferentes partes del mundo, el mismo que estamos cambiando a velocidad de vértigo: “Los seres vivos somos dependientes de ese clima y a la vez la vida es la que genera el clima que, como un artista, esculpe la naturaleza”, resume en una de esas frases suyas redondas.

A pocos metros, nos topamos con el paso comercial de Shibuya, en Tokio. Dicen que por allí cruzan un millón de personas al día, un río incesante de humanidad entre los comercios más caros del mundo, luces de colores en las que se sumergen los clientes de la mañana a la noche. Todo ello se intuye en la foto. “Yo esto lo vi en la tele. Es un espectáculo… “, comenta Consuelo, maestra, a sus amigos. ¿Y qué le dice ese espectáculo? “Consumo y consumo y consumo, que ese es el mayor mal que tenemos. Da pena ver esos incendios, los pingüinos sin hielo, los plásticos… Y sabemos que la solución no va a venir de arriba, que no, que tenemos que ser nosotros, pero no hay forma”, se queja. “Esta expo es tener delante todo lo de la Agenda 2030, la que no vamos a cumplir”, añade su amiga.

En total, 147 imágenes que nos llevan desde la mirada exterior de la Tierra hasta el detalle de unos corales tropicales que un día fueron de llamativos colores y hoy lucen blancos como la nieve. “Los seres vivos que más han construido a lo largo de la vida, más que los seres humanos, están siendo devastados por el aumento de las temperaturas del océano”, explica en el texto inferior, que en cada foto da sentido a lo que se está viendo.  El guía Araújo, durante la presentación oficial de la muestra, aportaba algunos datos más, de esos que apabullan, pero hay que tener presentes; por ejemplo, que cada segundo hay 12.000 aviones en el aire, que el 80% de la tundra está amenazada por el deshielo según un informe reciente o que cada día perdemos en el mundo 20 millones de árboles “para que las vacas coman”.

“¿Ves a estos cultivando? Pues así cultivaba yo en mi pueblo de joven. ¡Y a mano! Pero ahora mis hijos ya no quieren saber nada del campo, ni de la casa, que se acabará hundiendo. ¿Las tierras? Están abandonadas”, recuerda Amparo, de 86 años sorprendentemente bien llevados. Se ha parado frente a la imagen de unos campos que nos hablan de la importancia de apostar por la agricultura sostenible y local para solucionar parte de los problemas que nos acechan. Si además contaminamos ríos y acuíferos, ¿de dónde vamos a sacar los  150.000 litros de agua potable que consumiremos a lo largo de nuestra vida, como nos recordaba el naturalista?

La exposición nos muestra el infierno de los grandes incendios forestales que han arrasado en los últimos años enormes extensiones en Australia, EE UU, la cuenca mediterránea… Foto: Getty Images.

Otra imagen de ‘Cambio Climático: Cómo evitar un colapso total’ que muestra el impacto de la deforestación y desertificación. Foto: shutterstock .

Araújo explica que era importante plantear las situaciones que estamos viviendo y sus causas, pero también dejar claro que hay soluciones para evitar ese colapso que anuncia el nombre de la muestra: “Es un colapso ya anunciado por la comunidad científica, pero quería que fuera una exposición constructiva, enfocada desde el lado propositivo y con una narrativa que nos lleve a reflexionar sobre que sabemos hacerlo mejor”. Así, entre los ladrillos para esa construcción de un futuro posible, no faltan en la exposición imágenes de las energías renovables, el transporte no contaminante, los sumideros de carbono que son los bosques o adaptaciones de las infraestructuras frente a los embates de las catástrofes.

“Estar con estos mensajes en un lugar donde, en dos semanas, pasan más de un millón de personas, es fantástico. No todos se pararán, pero si un porcentaje lo hace y se queda con el mensaje, ya es importante. Y llevamos 15 ediciones de estas exposiciones, que son itinerantes y viajan por todo el país”, recuerda el naturalista, que también presenta en la Feria su último libro, Somos agua que piensa.

“Si las ves desde lejos… parece que son lugares idílicos. Esas playas tan bonitas del Pacífico, los pingüinos, los glaciares…, pero si te acercas y lees lo que pone, resulta que lo que parece más hermoso es lo que dañamos. Los humanos sólo sabemos generar basura”. La reflexión la hace un trabajador del vertedero de Valdemingómez. Allí se reciben al año 1,4 millones de toneladas de desperdicios de la ciudad de Madrid. “Tenemos que concienciarnos para comprar menos y comprender que reciclar es el primer paso para no acabar con todo. Ya verá cómo acaban las playas este verano… ”, afirma ante la fotografía de una playa que está totalmente abarrotada, cercana a Berlín, durante la ola de calor de 2014 en la que superaron en Alemania los 30º C.

Antes de continuar el recorrido, el hombre, que no da su nombre, mira hacia la larga cola de personas que esperan una firma del último libro de una influencer de la moda. “Mira quiénes son los ídolos del futuro. Los herederos. ¿Serán ellos capaces de acabar con nuestro sistema de comprar y comprar para tirar y tirar?”.

Y se pierde entre el gentío.


Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

No hay comentarios

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.