Dennis, el fotógrafo de una Sierra de la Culebra viva

Dennis, el fotógrafo de una Sierra de la Culebra viva

Berrea en 2020 en Sierra de la Culebra. Foto: Dennis Hahn Valiente.

Menéalo

A Dennis Hahn Valiente siempre le tiró más la Sierra de la Culebra que la Selva Negra. Desde crío se lo pasaba en grande en el pueblo de sus abuelos maternos, Cional (localidad del municipio de Villardeciervos, Zamora), junto al embalse de Valparaíso, rodeado de montes salvajes llenos de vida. A sus 25 años, este joven de origen medio alemán y medio zamorano, acabó instalándose en ese enclave castellano que le vio crecer y que, días atrás, ardía, convertido en un infierno. Amante de la fotografía y de la naturaleza, las imágenes que ha subido en los últimos años a sus redes sociales son hoy el testigo de una belleza que ha desaparecido en más de 30.000 hectáreas calcinadas, pero que, como nos recuerda, se mantiene en cerca de otras 40.000.

Es precisamente el respeto profundo que siente por la vida en el paisaje lo que impide ahora a Dennis salir a fotografiar a ciervos, corzos, zorros y lobos entre cenizas…

¿Cómo acaba un joven alemán en un pueblo como Cional, con 40 habitantes?

Mi familia materna era de aquí y desde niño venía en vacaciones desde Alemania. En España conocí a la que es mi mujer, que vivía en Madrid. Al principio, nos fuimos a vivir allí, pero veníamos a Cional todos los fines de semana. En el fondo, teníamos ganas de vivir en un pueblo, un lugar tranquilo. Cuando nos enteramos de que se alquilaba el supermercado de Villardeciervos, al que pertenece Cional, nos vinimos. Hace ya tres años que estamos aquí, con mi abuela y mi madre, que se jubiló y también se ha venido.

¿La afición a la fotografía venía de antes?

Sí, llevo ocho o nueve años fotografiando fauna, como autodidacta. Pero es que aquí, en la Sierra de la Culebra, es salir al monte y siempre te encuentras un regalo. Es un lugar de paz y naturaleza, un paraíso para la fotografía. Tan salvaje que si te pierdes, te quedas ahí. Ahora, el supermercado nos da para vivir, aunque lo que me gustaría es hacerlo de la fotografía. En todo caso, para mí la riqueza no es el dinero, sino el lugar en el que vivo. Y aunque en invierno apenas somos 200 personas en el municipio, compensamos los ingresos en el verano, así que esperamos que siga viniendo la gente.

¿Te resulta difícil localizar a los animales que fotografías?
Se pasan muchas horas rastreando los bichos, buscando por dónde van a estar para poder hacer buenas fotos. Yo ya tenía sitios del monte localizados donde sabía que iban unas especies u otras y donde era más fácil hacerles una foto, pero todo eso ha desaparecido con el fuego. Ahora me toca buscar otras zonas de la Sierra. Cional y sus alrededores están muy afectados.

El fotógrafo Dennis Hahn Valiente en acción.

¿Has visto lobos?

Son muy astutos, pero sí los he visto seis o siete veces. De todas formas, les respeto mucho y, por ello, aún conociendo sus madrigueras y sabiendo donde crían, nunca me he metido en esos lugares. Son sitios de descanso, su espacio. Otra cosa es que se dejen ver en sitios de paso. Si el lobo es tan querido aquí es porque se le ve poco. De lo que estoy seguro es de que me ha visto más veces a mí que yo a él.

¿Cómo se vivió en el pueblo este gigantesco incendio forestal de la Sierra?

No se había visto nada igual. Los del pueblo recordaban que hace unos 30 años hubo un incendio de unas 6.000 hectáreas, pero no tan cercano y ni tan grande como éste. Sí que ha habido algunos pequeños, de una hectárea más o menos, que se apagaron enseguida. De hecho, cuando empezaron las llamas el día 15 no pensábamos que llegaría hasta aquí. Se veía lejos. Pero el tercer día, cambió el viento y se desmadró. El viernes 17 nos avisaron del Ayuntamiento de Villardeciervos para que bajáramos comida del supermercado a un salón municipal donde había gente de pueblos cercanos desalojados, casi todos gente mayor. Tenían miedo. En ese momento, nosotros no pensábamos que nos tocaría, pero a las dos horas cambió el viento y los desalojados fuimos nosotros.

En dos horas sientes que te da un vuelco la vida…

Totalmente. Fuimos a casa y tan solo cogimos los papeles de la tienda, algo de dinero que había y las cosas del perro. Todo lo demás se quedaba atrás, a la espera de lo que pasara. Esa noche nos fuimos a una casa que nos dejó el panadero. Al día siguiente volvimos al pueblo a ayudar. Los vecinos íbamos de un punto caliente a otro haciendo lo que podíamos, pero sin equipamiento poco se puede hacer. Por la tarde, se reactivaron focos que apagábamos con lo que teníamos a mano. Algunos vecinos tenían mochilas de sulfatar llenas de agua, otros batefuegos, escobas, palas, azadas… Aun así, creo que lo pasamos menos mal los que estábamos allí que los que estaban desalojados sin saber lo que estaba pasando. Luchando contra el fuego, estás cargado de adrenalina, no piensas. Al final, afortunadamente, se quemaron pocas casas.

¿Has visto muchos animales muertos o escapando?

Sí he visto ciervos y zorros calcinados después de que se apagara el fuego. Y ha sido lo más duro. Antes los tenía delante de la lente vivos, y ahora están ahí quemados. He visto mis recuerdos de la infancia calcinados, entre cenizas. Y también he visto algún ciervo con alguna cría vivos. Son los supervivientes. Otros muchos se habrán ido a refugiar a las zonas verdes. Para los que vimos sobre las cenizas, estos días les hemos echado algo de alimento, en colaboración con responsables de la reserva. Les llevamos maíz, castañas, algunas frutas, alfalfa, paja… Más adelante se irán, pero que lo hagan con más fuerzas. Afortunadamente, no ha llovido mucho y, según los análisis del Ayuntamiento, no se ha contaminado el agua del embalse, así que pueden beber. Lo que no voy a hacer es ir tras ellos para hacerles fotos entre las cenizas. Bastante estrés tienen ya por haber perdido su entorno, sus crías, sus lugares donde esconderse, para aumentarlo yendo detrás con la cámara.

Dennis Hahn Valiente es amante de la fotografía y de la naturaleza, las imágenes que ha subido, como la de este zorro, en los últimos años a sus redes sociales son hoy el testigo de una belleza que ha desaparecido en más de 30.000 hectáreas calcinadas.

Según el fotógrafo Dennis Hahn Valiente, autor de fotos como esta en Sierra de la Culebra, el turismo de naturaleza llega a esta zona atraído por los preciosos montes y la presencia del lobo.

Tú que ha recorrido tanto esa sierra ¿veías venir que algo así podía suceder?

Personalmente, me gustaba como era, salvaje. Cuando vas por un monte no esperas que pueda pasar algo tan extremo. Pero aquí han influido varios factores. Desde luego, si hubiera habido más medios los primeros dos días del incendio, hubiera quedado en un susto. La cuestión es que al tercer día, con el viento que había y el fuego ya tan grande, daba igual los medios que hubiera. Parecía que tenía vida propia. Y la verdad es que los expertos de la reserva ya avisaban hacía tiempo: “El día que se prenda la Sierra, se quema entera”. Casi así ha sido.

¿Cómo ves ahora la recuperación de la Sierra de la Culebra?

No soy experto, pero creo que lo primero que habría que hacer es quitar los árboles dañados para que no afecten a los sanos. Luego deberían venir  técnicos y especialistas a ver cómo reforestar. Creo que hace falta plantar algo de pino, porque crece rápido y es preciso que la gente de la zona pueda ingresar algo de dinero con los boletus y la madera, pero combinándolos con otras especies autóctonas, como castaños, robles…  También debieran hacerse puntos por donde los forestales puedan meter mano a un fuego antes de que se calcine todo. Lo que más se ha quemado ahora son los pinos, que son el 70% de la sierra. Se plantaron en los años 50 del siglo pasado. Ahora se sabe que una vez que un fuego coge las copas de un pinar, es imparable. Respecto a los animales, pues lógicamente muchos se habrán desplazado. En el caso del lobo, algunas camadas habrán muerto y otros se habrán ido hacia donde haya más comida. Y respecto a las aves, según SEO/BirdLife más de 60 especies han sido afectadas, porque la Sierra de la Culebra es zona de paso de muchas migratorias, que siempre van por el mismo sitio.

La silueta del rey del monte en Sierra de la Culebra, Zamora. Foto: Dennis Hahn Valiente.

Un árbol en el embalse helado junto al que vive, este invierno. Foto: Dennis Hahn Valiente.

¿Qué te ha parecido la actuación de la Junta de Castilla y León?

A mí no me importa si cae o no alguna cabeza de la Junta si la gestión no ha sido adecuada. Lo que sí quiero es que aprendan de los fallos y que entiendan que hay que disponer de medios todo el año, aunque haya menos riesgo de incendio, para tener los montes más limpios. Desde luego, con el incendio de Ávila del año pasado no aprendieron y me temo que tampoco ahora lo hagan. Por ello hay que presionar a los políticos a través de los medios de comunicación.

¿Animas a la gente a ir por tu zona este verano?

Por supuesto. Tengo un amigo con varias casas rurales al que le han anulado las reservas. No sé qué verano nos espera… Aquí tenemos cuatro tipos de turismo: el de los familiares del pueblo que vienen a veranear, el que busca el embalse para bañarse y las fiestas, el de la caza y el turismo de naturaleza, que es el que llega atraído por los preciosos montes y la presencia del lobo. De hecho, por la zona, hay tres empresas de observación de esta especie. José Luis, de la Oficina de Turismo de Villardeciervos, había hecho rutas de senderismo por los alrededores del pueblo que son fantásticas y ya está pensando nuevas alternativas. Gracias a los visitantes del verano, sobrevivíamos en invierno, así que esperamos que vengan porque queda sierra para disfrutar.

PUEDES SEGUIR A DENNIS HAHN VALIENTE EN INSTAGRAM, AQUÍ. 

  COMPROMETIDA CON EL MEDIO AMBIENTE, HACE SOSTENIBLE ‘EL ASOMBRARIO’.


Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

Comentarios

  • Álvaro

    Por Álvaro, el 13 julio 2022

    Gracias por el artículo. Pero Zamora es una provincia leonesa, no castellana.

    • Luis

      Por Luis, el 15 julio 2022

      Álvaro: soy zamorano, y me siento orgulloso de ello.
      Nunca me he sentido identificado con el identitarismo leonés reciente, que parece nacer de una visión de León como capital de León, Zamora y Salamanca, en contraposición con Valladolid, como capital de Castilla León.
      Es cierto que cuando se creó el actual estado de las autonomías se podían haber planteado mil soluciones alternativas, pero creo que es más útil trabajar a partir de aquello que nos une.

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.