Diversión asegurada con 'las canciones más electrodomésticas'

Diversión asegurada con ‘las canciones más electrodomésticas’

Single ‘Juerga flamenca con Lola Flores’ que contiene su éxito ‘El televisor’.

Menéalo

«Pon tu corazón en la licuadora, total ya está revuelto”. «La tostadora se ha vuelto asesina, el lavaplatos no me puede ver». «Y está mi casa que es un horror desde que tengo televisor«. Os prometemos diversión asegurada con las letras y músicas de esta selección de 15 canciones, 15 temazos en torno a los electrodomésticos, que os traemos de la mano de la Fundación Ecolec. Ni el acento de Lola Flores ni Sidonie ni Alaska ni Aitana se han podido resistir al encanto de un electrodoméstico bien puesto. Por no faltar, no falta ni la banda sonora de ‘Harry Potter’ interpretada con una lavadora y una secadora.

Si Pablo Neruda cantó en sus odas elementales a cuestiones tan presumiblemente poco poéticas como una cuchara, una cebolla, el hilo o el caldillo de congrio, ¿por qué no iba a ser una nevera, por ejemplo, objeto de estudio por parte de la cultura popular? Una de las obras más conocidas de Karlheinz Stockhausen es su Cuarteto para cuerdas y helicóptero en el que el batir de las aspas del aparato es fundamental para la comprensión de la música. ¿Por qué entonces denostar la belleza intrínseca de una lavadora centrifugando o la línea aerodinámica de nuestra aspiradora?

Los electrodomésticos nos hacen la vida más fácil, en ocasiones, y más sabrosa en otras; y la aparición y democratización de algunos de ellos ha sido, desde luego, sorprendente en algunos tramos de la historia reciente de la humanidad. La llegada a los hogares de la televisión, por ejemplo, fue todo un acontecimiento social en el siglo XX. No es de extrañar, entonces, que algunos de estos aparatos hayan sido fuente de inspiración para compositores de música pop. Los resultados artísticos producidos por semejantes musas pueden ser discutibles, pero esa es otra cuestión que vosotros tendréis que dilucidar. Pero aburriros no os vais a aburrir. Nosotros os mostramos aquí una selección de 15 de las canciones más electrodomésticas jamás escritas en la lengua de Cervantes. Y una interpretación viral con la lavadora y la secadora como instrumentos de lo más mágica y contemporánea.

‘Pon tu corazón en la lavadora’ (1997). Una maravilla de glam rock chileno firmado por Canal Magdalena. Una buena receta para rupturas sentimentales o problemas del corazón. ¡Ay!, si fuera tan fácil limpiar lo negro del corazón de algunas personas, el mundo sería un lugar con menos odio y más empatía. “Pon tu corazón en la lavadora y haz que gire / Pon tu corazón en la licuadora, total ya está revuelto”. Eso sí, algunos necesitarían prelavado, lavado y aclarado en un programa tan largo que, visto lo visto, con la nueva factura de picos y valles de la luz sería recomendable llevar a cabo el hatewashing en fin de semana.

‘La lavadora’ (2008). Los Hermanos Salazar,  o lo que quedó de Los Chichos. «Antes no había ná, ahora hay de tó / antes se lavaba a mano, ahora apretando un botón». Un canto no solo a la atractiva hipnosis que produce el bombo de una lavadora a pleno rendimiento, también a las bondades de Internet y ese invento, a veces malvado, para (presuntamente) no perderse que es el GPS. La lavadora es una oda a toda una coctelera de avances tecnológicos. “La lavadora, que lava, lava, lava sola; la secadora, que seca, seca, seca sola”. El regocijo de los autores con lo que un sector muy definido de la población creyó que era el epítome de la liberación de la mujer (y de los solteros). Este tema batiburrillo acaba degenerando en una especie de canción protesta de esos problemas de la primera década de los 2000 que hoy miramos ya con cierta perspectiva, y casi con displicencia: “El cambio de moneda no me gusta ná / porque este dinero no te cunde ná. / No me gusta lo que veo / algo malo está pasando / con eso del top manta la música estáis matando”.

‘Hedwig’s Theme’, de la banda sonora de ‘Harry Potter’, del compositor estadounidense John Williams (2020). En el apartado de frikismo supremo, traemos a dos tiktokers tan obsesionados con las aventuras de Harry Potter que son capaces de interpretar con la lavadora y la secadora el tema principal de la banda sonora de las películas. Kurt Hugo Schneider aprovechó el confinamiento por la pandemia de la covid19 para emplear su tiempo de la forma más creativa posible. El vídeo se subió a la plataforma YouTube hace ahora un año y ha tenido 4,1 millones de reproducciones. Sin embargo, esta es la versión larga de otro vídeo más corto compartido en Instagram, reddit, twitter y otras redes sociales y que ,según Schneider, logró acumular más de 25 millones de visualizaciones en tan solo una semana: «¿Hemos gastado horas y horas aprendiendo cómo tocar la banda sonora de Harry Potter con la lavadora y la secadora?…. Puede, pero espero que hayamos logrado sacarte una sonrisa».

‘Toaster (Give me back my)’ (2018). El músico argentino Andrés Ciro Martínez sufrió un robo en su casa y lanzó como primer single de la segunda parte de su trabajo Naranja Persa una canción en la que aprovechaba para pedirle a los ladrones que le devolvieran su tostadora. El suceso ocurrió a mediados del año 2017 y, según el cantante, los cacos se llevaron de su casa cosas tan peregrinas como la plancha, cubiertos, cafeteras y la tostadora. Ciro y Los Persas interpretan este tema a medio camino entre el funky y la tomadura de pelo. Uno nunca sabe dónde puede esconderse la inspiración.

‘El televisor’. Lola Flores y Antonio González, El Pescaílla (1965). Una maravilla costumbrista que narra a ritmo de rumba y con una gracia que no se puede aguantar la llegada de la tele a uno de esos hogares de clase media de la España de los sesenta. Carreras, aglomeraciones de vecinos, distracciones y, por supuesto, diferente público según lo que se emita en cada momento. Tertulias taurinas y cenas espontáneas en un tema incluido en el single Juerga flamenca con Lola Flores y cuya letra completa no tiene desperdicio. Una historia digna del mismísimo Berlanga: «Me tocó un televisor en la radio nacional / Lo planté en el comedor, en el sitio principal / Y al momento empezaron las carreras / gente que baja, baja que sube las escaleras / Y la vecindad (…) Y está mi casa que es un horror / desde que tengo televisor / ¡Ay! por Dios vecina / esto es una ruina…”.

‘La Televisión’. Lolita Garrido (1947). Compuesta por T. Fergo y J. C. Menéndez. Esta especie de guajira es una de las canciones dedicadas a la televisión que más nostalgia puede despertar con el paso del tiempo. ¿Qué habría pensado en el momento de cantar este tema la propia Lolita Garrido, que murió a los 90 años en 2018, sobre la evolución de la televisión? De hecho la cantó un año antes de la primera demostración pública de este aparato en España y nueve antes del comienzo de las emisiones de TVE. ¿Estaría la cantante al tanto de la multiplicación de pantallas? Seguramente, de haber nacido 70 años más tarde, esta valenciana famosa por darle al bolero, al swing y al pop habría sido youtuber, tiktoker o influencer. Hasta podría haber ganado uno de esos talent-shows que tan de moda están ahora. Habría hecho las delicias de alguna tonadillera metida a jurado televisivo y probablemente se habría metido en el bolsillo a Risto Mejide. Aunque visto el panegírico que se marca a la anticipación del imperio del playback, tal vez le habría dicho eso de «para mí, es un no». ¿Cómo no te va a dar ternurita escuchar a la Garrido cantar: «La televisión, pronto llegará. / Yo te cantaré y tú me verás. / Vísteme bien mamá, vísteme bien, / vísteme bien que voy a transmitir, / que no hace falta tener buena voz, / hay que lucir bastante el figurín”.

‘Televisión’. León Benavente con Bunbury (2016). En las antípodas de la candidez de Lolita Garrido nos encontramos esta colaboración de Enrique Bunbury en el tema de la banda León Benavente. Músicos resabiados con miles de horas de furgoneta y conciertos a sus espaldas no podían quedarse en la epidermis de la caja tonta. «Y si quieres que las cosas sigan como están /  Si buscas levedad y algo de diversión / Deja que esta loba haga su función / Tu vida en directo / Televisión». Bunbury se canta la canción, que se grabó en México, él solito de cabo a rabo. Este tema fue editado por León Benavente en formato single de vinilo de siete pulgadas y se convirtió en un objeto de coleccionista.

‘Televisores rotos’. Sidonie (2020). Este tema se encuentra dentro del álbum El regreso de Abba que la banda catalana lanzó en 2020, uno de los años más difíciles que ha vivido el mundo de la cultura en general y de la música en particular. Este es uno de esos temazos a los que nos tienen acostumbrados. Arreglos preciosistas y producción muy directa y juguetona. Todo para lanzar un mensaje presuntamente contra el mundo del higadillo en la tele: «Voy a reventar mi cuerpo / voy a corromper mi alma / esta noche en directo / mucha diversión y drama (…) Somos televisores rotos / Era esto el futuro, / lo que veo me da arcadas / Os mandaré un saludo / a través de las pantallas». Tal es la influencia de ese cacharro en la sociedad actual que todos podemos terminar convirtiéndonos en televisores rotos.

‘Teléfono’. Sheena Easton (1983). Aitana no fue la primera en llevar el teléfono a otro nivel. Es cierto que el de ella es smartphone, mientras que el de Sheena Easton no podía ser más analógico y en castellano. Pero sobre todo, el de la española significaba empoderamiento: «He dejado mi teléfono para no llamarte». Pasando de muermos. Sin embargo, el de Sheena Easton es el aparato casi de tortura que podía resultar cuando se lanzó el tema en 1983. Una canción que ponía el acento en lo complicadas que son las relaciones a distancia, que para eso eran el subtítulo de la canción original en inglés: Telefone (Long Distance Love Affair) «Se me ha olvidado ya como es tu voz, / demasiado largo tu silencio / se me ha olvidado ya lo que es amor, / ya no recuerdo cómo son tus besos / me siento y miro mi teléfono… / pero sé que nunca sonará / Llama pronto por favor / necesito oír tu voz / esclava del teléfono, así vivo yo / dejándote mensajes de amor, / como siempre sin contestación».

‘La aspiradora teutona’ (2016). El capítulo pop naif de este listado queda a salvo con Solletico y su Aspiradora Teutona. Un gracioso toque hipster a cargo de la banda madrileña en uno de los cortes de su LP de 2016 Erra, para una de las actividades más tediosas de la existencia humana junto con el planchado. Puede que la solución para alegrar el hecho de que haya que quitar las malditas pelusas sea llevarlo a cabo con un aparato de diseño molón y amable (aparentemente), como las canciones de este grupo adicto, por el momento, a la autoedición. “La aspiradora teutona, pequeña roja y molona es un invento genial / para acometer la batalla contra la mierda».

Epílogo

No podemos despedirnos de esta enumeración de canciones electrodomésticas sin hablar de otros grandes éxitos que merecen ser revisados. Como Ná en la nevera (2010). Una colaboración de Ojos de Brujo con Estopa que es la mejor definición de estar a dos velas y no tener qué llevarte a la boca. Sí, se puede hacer reivindicación social desde la esquina canallita de la cantina donde habita esa retranca capaz de enmascarar la protesta tras una cortina lúdica muy contagiosa.

Mención especial para Microondas, el segundo trabajo de El Día Eléctrico (2018). Un EP de cuatro temas de este duo electro-pop que merece mucho, mucho una escucha atenta. «Letras distópicas y ritmos bailables definen a esta banda con influencias de videojuegos, ciencia ficción y cine», así se definen en Bandcamp David Fernández y Toni Sanchez, los integrantes del grupo.

Del programa de TVE La bola de Cristal nos han quedado muchas cosas buenas, y entre ellas destaca la Bruja Avería, esa que rompía electrodomésticos como loca por obra y gracia de Santiago Auserón. Y por si pensabas que nos habíamos olvidado, aquí está la reina de todas las canciones electrodomésticas habidas y por haber: La rebelión de los electrodomésticos, de Alaska y Pegamoides. La mexicana y Carlos Berlanga no pudieron hacer mayor homenaje al menaje del hogar en menos tiempo. 1 minuto y 26 segundos gloriosos. ¿Para qué se necesita más? Por su relevancia reproducimos la letra al completo:

Me da miedo entrar en la cocina
Me da miedo lo que pueda ver
La tostadora se ha vuelto asesina
El lavaplatos no me puede ver
Me da miedo entrar en la cocina
Me da miedo lo que pueda ver
La tostadora se ha vuelto asesina
El lavaplatos no me puede ver
Se han rebelado todos a la vez
La Turmix, la plancha y la Moulinex
Se han vuelto locos de repente, hay que ver
La aspiradora se niega a aspirar
Dice que no, que no ni hablar
Y la nevera esta leyendo a Marx
Y me dice que la deje en paz
Se han rebelado todos a la vez
La Minipimer se ha unido también
Se han rebelado todos a la vez
La Minipimer se ha unido también
Me han dicho que no me preocupe
Que se irán, dentro de un mes!

 ECOLEC se suma a ‘El Asombrario’ #SúmateAlReciclajeResponsable

Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

No hay comentarios

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.