Festival Despierta: acciones para cambiar el mundo

Festival Despierta: acciones para cambiar el mundo

Un fotograma del documental ‘Happy Teachers will change the world’.

Menéalo

Inspirar el cambio. Buscar alternativas innovadoras que ya están en marcha y darles voz. Analizar qué va a pasar con los fondos ‘verdes’ para la reconstrucción de Europa tras esta crisis de la pandemia. Debatir con la mirada puesta en un futuro donde convivirán las tecnologías 5G y la inteligencia artificial con la escasez de agua potable. Abrir los ojos a los nuevos rumbos que en algunos lugares ya se están tomando… Estos son algunos de los ambiciosos objetivos del ‘festival ‘Despierta  que este mes tiene lugar en La Casa Encendida On, en el canal de YouTube de esta institución, que cumple así, en virtual, sus 12 años de abrirnos ventanas a otros mundos.

“Este año nos dijimos que bastaba ya de malas noticias, que hay asuntos aun más graves que la pandemia y que en lo que se refiere a los asuntos ambientales existen ideas e iniciativas que se están poniendo en marcha, que son buenas y que hay que conocer para mantener la esperanza e inspirar a la acción a nivel local y personal”, explica el director de la Asociación Cultural Despierta, Ángel Cano, creador de este ciclo de documentales y debates. Este año, Cano ha convocado a personajes nacionales e internacionales de primera fila para hablarnos de economía, educación, activismo y para posar esa mirada filosófica hacia el futuro que se echa en falta hoy.

La primera de las sesiones, el pasado 5 de mayo –la cita es todos los miércoles de mayo a las 18 horas–, confrontó algunas de esas miradas sobre los fondos europeos post-COVID-19, los llamados fondos Next Generation, porque será los que vienen detrás quienes vean los resultados. El análisis más esperanzador lo puso la politóloga Cristina Monge al recordar que en este extraño tiempo muchos pensaron que los avances en decisiones en torno al medioambiente se perderían tras la vorágine coronavírica: “Afortunadamente, los fondos Next Generation se centran en la transición ecológica y la digitalización, y eso es muy positivo, aunque hay que exigir ahora transparencia, rendición de cuentas y estar vigilantes”. Frente al temor a un lavado de cara verde por parte de grandes empresas, Monge dijo que hay que verlo como “una oportunidad y una posibilidad de influir en el cambio necesario”.

Menos optimista se mostraba el profesor y escritor Christian Felber, iniciador de la Economía del Bien Común, quien señalaba que, si bien estos fondos para el futuro están bien, “hay que acabar antes con las subvenciones a combustibles fósiles” y que es bueno implicar a las empresas, pero que “falta mucha participación ciudadana para enfrentar los desafíos”.

Felber critica la retórica de un Pacto Verde Europeo que, dijo, promueve la salud ecológica en Europa y a la vez un convenio comercial, el Mercosur, que vacía de biodiversidad otras zonas del mundo. “La Economía del Bien Común busca que todas las empresas presenten un balance ético de su actividad y que paguen impuestos según cómo contaminan, una economía basada en el Producto del Bien Común y no en el PIB. En Islandia, Escocia, Finlandia y Nueva Zelanda, cuatro mujeres han tomado ese rumbo y se esfuerzan en seguir esos objetivos”, explicaba.

Desoladora imagen de deforestación en el documental ‘Seeding change’.

Pero el festival Despierta, además de debate, es también un vistazo a nuevas iniciativas y redes en marcha, como la de la comunidad público-privada EIT Climate-KIC que dirige Kirsten Dunlop, una plataforma que aúna innovación, empresas e instituciones para poner en práctica soluciones que buscan una sociedad más descarbonizada, como son los bosques urbanos, nuevos diseños con bioplásticos o modelos para implantar una agricultura y silvicultura urbanas. “Se trata de reconstruir mejor el futuro entre todos para que esos fondos tengan el impacto que necesitamos”, explicaba Dunlop. EIT Climata-KIC ya ha apoyado a más de 2.000 empresas emprendedoras de la UE en ese camino.

También ya está en marcha la “economía del donut”, lanzada desde Doughnut Economics Action Lab, que cofundó Carlota Sanz y se basa en generar “economías regenerativas”, en movimiento entre la capa interior del donut, que serían los estándares mínimos para vivir con dignidad, y la exterior, que son los límites del planeta que habitamos. Amsterdam, recordaba Sanz, ha sido la primera ciudad en ponerla en marcha en 2020 pensando en su recuperación post-COVID y asegura que está funcionando: “El compromiso de esta ciudad es tener una economía totalmente circular en 2050 y que lo sea al 50% en 2030. Es algo que afecta a la contratación pública, a su transporte, a las materias primas que se utilizan y que promueve el aumento de la agricultura urbana y vertical o el cambio hacia el uso de materiales reciclados en su potente industria textil. Esta apuesta de Amsterdam ya está teniendo impacto en otros lugares”, aseguraba.

Ayer, miércoles día 12, Despierta se focalizó en la Educación Positiva; para hablar de ello se convocó a especialistas de varios países, empeñados en que hay otra forma de educar más integrada en la esencia humana ligada a la naturaleza y, si es posible, menos al descontrol que hemos visto estos días de atrás en las calles. Como dice la pedagoga Heike Freire, “el contacto en la infancia con la naturaleza es fundamental para su desarrollo”, aunque cada día infancia y adolescencia parecen estar más lejos… Con Freire estuvo la maestra Miriam Leirós, del movimiento Teachers for Future, y el maestro Manu Velasco, que fue Premio Nacional de Magisterio en 2018. Entre las intervenciones se contó con la del indio Manish Jain, cofundador de un movimiento global que impulsó la red de ecouniversidades; Pavel Cenkl, eco-pionera de la universidad experimental Darlington en Reino Unido; y Bob Darwish, que dirige una escuela basada en el empoderamiento personal en China.

Fotograma de ‘Rebel for Life’, uno de los documentales que se proyectarán durante el Festival ‘Despierta’.

Escena del documental ‘Kiss the ground’.

Para el miércoles 19 nos espera el Activismo Positivo, en una jornada que reunirá a veteranos y jóvenes activistas ambientales, como son Víctor Viñuales (Ecodes), Eva Saldaña (Greenpeace España), la joven Koro López de Uralde y la estudiante de ESO Valentina Álvarez Salinas, quien con 12 años ya despunta con sus iniciativas.

El mes acabará para Despierta el miércoles 26 con un vistazo filosófico a un horizonte en el que asuntos como la inteligencia artificial, el big data, la superpoblación y el 5G confluirán en un encuentro entre el propio Ángel Cano, la estratega tecnológica mexicana Guillermina Benavides, el director de Ciudad Sostenible Carlos Martí y el responsable de campañas de la ONG británica Population Mattters, Alistair Currie, centrado en los impactos del exceso de humanidad en esta pequeña Tierra.

Cada jornada va acompañada de un documental relacionado con el tema tratado, que puede verse en el canal de Vimeo de La Casa Encendida, a los que se suma la película Kiss the ground, de Joshua Tickell y Rebecca Harrell Tickell, donde se nos revelan los asombrosos cambios que se producen cuando restauramos ecosistemas destruidos, las piezas olvidadas del suelo que habitamos.

“Queremos que Despierta sea una mirada global y que inspire a no quedarnos quietos”, concluye, motivador, el director del ciclo, “que convenza con buenas ideas que ya están ya aquí y transmitir que hay motivos para la esperanza”.

Abramos los ojos.


Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

No hay comentarios

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.