Rufus Wainwright ensalza el amor homosexual con su ópera 'Hadrian'

Rufus Wainwright ensalza el amor homosexual con su ópera ‘Hadrian’

El músico Rufus Wainwright, a la izquierda, junto a su marido y escenógrafo Jorn Weisbrodt y su perrito Sigfried. Foto: Javier del Real.

Menéalo

El músico Rufus Wainwright, uno de los grandes nombres de la música independiente norteamericana, trae al Teatro Real su segunda ópera, ‘Hadrian’, basada en la relación amorosa entre el emperador Adriano y el joven Antinoo. Una versión semiescenificada por el marido del compositor, el director de escena Jorn Weisbrodt, que busca un paralelismo entre el concepto de Hadrian y las fotografías de Robert Mapplethorpe. “Una ópera sobre el amor homosexual” que es un orgullo, según Weisbrodt, “que suba al escenario del que es el mejor teatro de ópera del mundo”.

Cuenta el cantautor y compositor Rufus Wainwright que “la chispa” primigenia detrás de su segunda ópera, Hadrian, saltó tras leer la novela de Marguerite Yourcenar Memorias de Adriano. “Pensé que ese personaje y su historia de amor podrían ser una ópera perfecta”. Dice que en realidad aquella idea era anterior a la composición de su primera obra lírica, Prima Donna, un homenaje a Maria Callas, de la que ha reconocido en varias ocasiones que peca de errores de primerizo. “Con todo lo que aprendí del proceso de aquella, me sentía mucho más capaz de abordar esta nueva partitura”. Recibió el encargo de la Canadian Opera Company y, tras “leer prácticamente todo lo que se ha publicado sobre el emperador Adriano”, se puso manos a la obra.

Si en Prima Donna el propio Wainwright metió mano en el libreto en francés que co-firma junto a la polifacética Bernadette Colomine, con Hadrian aprendió la lección y contrató al escritor teatral Daniel Mcivor para realizar el libreto. En la elaboración hubo sus más y sus menos entre libretista y compositor, pero finalmente Wainwright firmó la paz consigo mismo: “Lo bueno de la ópera es que puedes hacer lo que quieras con la historia de personajes históricos”.

Los biógrafos del músico nacido en Nueva York aseguran que en su adolescencia la ópera le ayudó mucho tras su salida del armario. Ayer, Wainwright confesó que el idilio comenzó con la arrolladora Misa de Réquiem de Giuseppe Verdi. “Mañana, que es mi cumpleaños (49 años), lo celebraré viendo Nabucco en el Teatro Real y presentaré mis respetos a papá Verdi”, aseguró ayer, divertido, en rueda de prensa. “Es cierto que soy un verdiano convencido, pero creo que el compositor que mejor refleja lo contemporáneo y lo romántico al mismo tiempo es Leoš Janácek. Creo en las bonitas melodías y en la grandeza de la ópera del XIX, dos conceptos que han sido silenciados por el establishment de la ópera contemporánea”, explicó.

Jorn Weisbrodt, director de escena de esta versión de concierto semiescenificada y marido de Rufus Wainwright, apareció en la rueda de prensa con el perro de la pareja, bautizado Siegfried, como el héroe de la tetralogía wagneriana. Aseguró que Hadrian es “una ópera premeditadamente homosexual“. “Creo que fue Bernard Shaw quien describió la ópera como ese espectáculo en el que el tenor lucha por el favor de la soprano mientras el barítono trata de impedirlo; pues en Hadrian es la soprano la que trata de impedir la relación entre el tenor y el barítono”.  Y explicó que su propuesta para el Real será una especie de representación de ópera dentro de la ópera: “No hemos tenido la posibilidad de ensayar durante un mes y contar con toda la escenografía del estreno en Toronto en 2018. Así que lo que veremos es precisamente ese proceso de montaje de una ópera en la que la compañía comienza los ensayos y lee partes del libreto o se detiene a beber un poco de agua o entra un personaje a cantar un aria”. Wainwright aseguró que esa parte del proceso de creación le parece mágica, cuando la orquesta, los cantantes y el director de escena dan forma a lo que luego será una gran representación. “De esta forma dejamos al espectador que sueñe y complete idealmente su puesta en escena ideal”.

Weisbrodt ha elegido como hilo aglutinador y conductor de su propuesta las fotografías de Robert Mapplethorpe. “Serán 300 de sus obras menos conocidas, muchas de ellas flores, que en ocasiones estarán animadas”. Según su explicación, la elección de la obra de este icónico fotógrafo homosexual se integra perfectamente dentro del concepto de la ópera misma, que trata de reflejar una mirada muy contemporánea de la vida amorosa del emperador romano.

Hadrian estará interpretado por Thomas Hampson en el papel  titular, Ainhoa Arteta (Plotina), Santiago Ballerini (Antinous), Rubén Amoretti (Turbo) y Vanessa Goikoetxea (Sabina), entre otros. Junto a ellos, el Coro y Orquesta Titulares del Teatro Real, bajo la dirección musical de Scott Dunn.

‘Hadrian’ se podrá ver en el Teatro Real dentro del Universal Music Festival, el próximo miércoles, día 27. Dos días más tarde viajará al festival de Peralada. 


Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

No hay comentarios

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.