Irina Vega, del cine porno indie a la literatura de relaciones ‘consextidas’

Irina Vega, del cine porno indie a la literatura de relaciones ‘consextidas’

La directora de cine para adultos y escritora Irina Vega.

Menéalo

Irina Vega es una de las referencias del cine para adultos en España. La conocemos como actriz, guionista, directora y CEO de www.altporn4u.com , empresa dedicada a la producción de un cine más cuidado, crítico, ético y elegante dirigido a un público más exigente, que busca diversidad y calidad huyendo de temáticas, imágenes y estereotipos habituales. Mujer polifacética que ahora nos sorprende con su primera novela ‘Dame más’ narrando realidades bastantes veladas, con relatos próximos, dando rienda suelta a fantasías de las que no nos libramos casi nadie. Hablamos con ella del mundo ‘swinger’.  

Hace poco Pornhub, la web porno más grande del mundo, hizo público un informe dando cuenta de que en España, además de ser uno de los países donde más porno se consume, el porcentaje había aumentado durante los primeros días de confinamiento en más del 60% respecto a fechas anteriores a la pandemia, superando ampliamente a Francia, Italia y otros países donde también se había disparado. Revelaba además que el consumo por parte de ellas había crecido porcentualmente mucho más que el de ellos.

En esta primera entrega, Irina Vega se aproxima al mundo swinger; lujuria, deseos compartidos a cargo de una pareja que atraviesa todos los límites; compartir resulta divertido…: “Era curioso, yo estaba tan excitada, que ver a Hugo siendo masturbado por otra mujer o verle a él lamerle los pezones no me importaba salvo en el sentido más carnal. Me estaba dejando llevar y disfrutaba. Mucho… La mirada lasciva de Hugo hizo que todo aquello me excitara aun más. Esto de compartir estaba resultando muy divertido”…

Rompiendo el fuego, lo primero que surge es hablar sobre tu entrada en el mundo de la narración.

Sí, he comenzado una serie de novelas eróticas ilustradas, Cómplices; la primera se llama Dame más.

¿Cómo nace la idea?

La editorial Penguim Random House se puso en contacto conmigo porque conocían mi trayectoria y me ofrecieron escribir una novela erótica ilustrada. Para mí era algo nuevo puesto que, a pesar de haber escrito muchos guiones para mis escenas, nunca había escrito literatura como tal. Me pareció una nueva experiencia muy interesante y me lancé. Llevaba tiempo queriendo mostrar el mundo swinger y me pareció una idea genial hacerlo a través de la novela. Planteé el tema y una sinopsis a la editorial y les gustó mucho. Quedamos en que escribiría el primer capítulo para ver qué tal se me daba y quedaron encantadísimas. Tanto es así que me propusieron que en vez de una novela, fuese una serie. Así que me puse manos a la obra. Paralelamente, estuvimos viendo diferentes ilustradores y finalmente escogimos a Chiara (Chiara Liki). Había visto algunas de sus imágenes por Instagram, pero a raíz del libro empecé a seguir más de cerca su trabajo. Tiene un estilo muy fresco, es divertida y sus imágenes siempre transmiten un mensaje positivo hacia la libertad sexual. Encajaba mucho con lo que buscábamos.

El primer capítulo es bestial, una fantasía que a muchas y muchos nos encantaría realizar, por morbo, pero sobre todo para evidenciar las contradicciones de instituciones asentadas que hacen concesiones para evitar cualquier escándalo.

¡Sí!, es uno de mis capítulos favoritos. Tener sexo en una iglesia como algo impensable no es sólo lo que tiene este capítulo, sino el juego psicológico improvisado de uno de los protagonistas, poniendo en juego las propias reglas de la institución. Además, termina el capítulo de una forma que da pie a querer saber más ¡¡No hago mucho spoiler!! Me gusta el capítulo sobre todo porque es una idea que se nos ocurrió a mi pareja Robert y a mí, tonteando y jugando…, pensando en cómo sería hacer esto realidad. De hecho, en ese momento nos pareció tan genial la idea que pensé en llevarlo a una de mis escenas. Pero por su complejidad me fue imposible grabarlo. Así que cuando surgió la posibilidad de llevarla al papel, me pareció muy buena idea incluirla en la novela. Pero aun así, ojalá en un futuro la pueda dirigir, me encantaría.

Cuando acabamos la lectura, nos quedamos con ganas de más.

¡No eres el único que me ha dicho esto! Varias reseñas dicen que se quedan con las ganas de más. Dame más; sin querer lo ha clavado tanto el título por su contenido como por lo que ha transmitido… ¡Estoy muy contenta con el resultado! Sí, como decía antes, forma parte de una serie y ahora mismo estoy trabajando en el segundo tomo.

Lo cuentas con detalle, sencillez, fácil de identificarse con los protagonistas, para convertirnos con imaginación en ellos, con las mismas dudas, miedos, excitaciones que cualquiera puede tener al acercarse a ese mundo.

Exactamente. Mi idea era por un lado que la gente dentro del mundo swinger se sintiera identificada con los protagonistas y recordaran sus inicios. Y por otro lado, para las personas a las que les interesa el tema, o aunque no les interese, que sirva para que aparten prejuicios, que se deconstruyan y descubran que hay un lado muy humano, dando confianza a ver los procesos naturales por los que pasa una pareja con una relación convencional hasta que la abren.

Mundo tan real como oculto, relaciones que se practican más de lo que creemos. Si existen, ¿por qué no se manifiestan con normalidad?

Pienso que hay una influencia muy grande que viene tanto de la religión como de la sociedad; han hecho creer que el amor y el sexo son inseparables y no es así. Parece que si tienes sexo con otras personas es que no quieres a tu pareja. De la forma que lo hacen algunas personas en sus relaciones hipócritas, sí. Pensando de forma egoísta, mentiras…: Yo, si tengo sexo con otras personas, se lo escondo a mi pareja y le exijo a mi pareja que no tenga sexo con otras personas. Eso es una relación falsa, tóxica, insana. Pero en el mundo swinger hay consentimiento, respeto, comunicación… Amor y sexo pueden separarse para generar relaciones mucho más honestas en las parejas. Confianza, comunicación y respeto…, se trabaja muchísimo más que en la mayoría de las relaciones convencionales. Las religiones como el cristianismo creen que todo esto se consigue firmando un papel, un contrato, y no es así.

Quizás nuestro pasado nacional-católico sigue pesando a la hora de tratar con cierta normalidad relaciones personales menos habituales…

Forma parte de nuestra cultura. Por desgracia, esos pensamientos están arraigados y resulta difícil deconstruirse, pero no imposible. Por suerte, cada vez está más normalizado. Aquí en España menos, pero en países como Holanda, ser swinger es algo de lo más común y la gente lo dice abiertamente.

¿Así que el sexo es tabú todavía?

Cada vez menos, pero sí, sigue siendo tabú. Como decía la última conversación entre los personajes de la película Eyes Wide Shut, “hay algo muy importante que tenemos que hacer cuanto antes”, dice la protagonista; “¿qué?”, le pregunta él, y ella contesta: “follar”.

Un mundo lleno de equívocos, confusión permanente sobre parejas abiertas. El mundo ‘swinger’ casi siempre es entendido como intercambio solamente, cuando realmente tiene que ver con la honestidad, el compromiso, la confianza y el respeto más que con una actividad meramente sexual.

Efectivamente. Creo que siguen manteniéndose muchos prejuicios con el mundo swinger, porque mucha gente piensa que es intercambio de parejas de manera literal. Y claro, así dicho, choca bastante y a priori a nadie le apetece hacer algo tan drástico. Pero la realidad es que ese intercambio es una de las actividades que se pueden hacer entre muchísimos juegos y que en todos y cada uno de ellos participa la pareja. Siempre hay tratos y acuerdos, esto es muy importante antes de hacer nada. Y claro, requiere comunicación, expresar los deseos de cada uno sin juzgar ni ser juzgados. Una pareja puede empezar desde cero, sin tener que hacer sexo, y a partir de ahí establecer los límites de cada uno.

A veces se mezcla incluso con el poliamor.

Efectivamente; es algo completamente distinto; en el poliamor no sólo se comparte el sexo, sino el amor con otras personas, pero eso ya es otro tema también complejo que daría para otra conversación.

Un mundo donde también hay trampas, donde supuestas relaciones abiertas e igualitarias realmente son de dominio, dependencia y sumisión, en el peor sentido del término; ¿hay mucho macho-alfa encubierto?

Por supuesto, como en todas las cosas; no hay nada perfecto y en este mundo también hay gente que rompe con esa base de confianza, respeto y comunicación. Gente deshonesta hay en todos los sitios. Pero, por suerte, son una minoría y se les suele ver a la legua. Pienso que no tienen mucho éxito en este tipo de relaciones, porque se les acaba viendo el plumero y en el mundo liberal nadie se quiere relacionar con gente así. Al final, pierden más ellos.

Como directora nos mostraste otro tipo de cine, mucho más cuidado, menos agresivo, abierto a otros mundos, ¿lo echas de menos?

Suena a que me despedí del porno indie, pero ¡no! Sigo dirigiendo.

¿Entonces vas a volver a ponerte detrás de las cámaras?

¡Por supuesto! En febrero-marzo espero volver a rodar, si la covid19 no lo complica.

La situación actual del cine de adultos en España es complicada, ¿no?

Sí, de momento está bastante parado por la pandemia; hay una tendencia a que los performers creen su propio contenido, lo cual me parece genial, hay que apoyarles porque sin ellos no existiría el porno ni nuestro entretenimiento.

Cuando leí ‘Teoría King Kong’, cambió mi visión del feminismo; cuando vi ‘Baise-moi’, la del cine de adultos, convirtiendo a Virginie Despentes en alma a la que siempre acudir, ¿cómo ves la relación actual entre este tipo de cine y el feminismo?

Con las ideas claras, totalmente compatibles.

¿Podemos hablar entonces de un cine de adultos feminista?

Por supuesto. Hay tanto… Para la gente que no lo encuentra, la clave es buscar bien por Internet, buscar los valores de la web y asegurarse de que están en consonancia con la idea que tiene uno de cómo debería ser un rodaje. De momento puedo decir que hay un buen listado de este tipo de directoras y directores en mi plataforma AltPorn4U [interesante su Manifiesto], en Pink Label y Four Chambers.

Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

No hay comentarios

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.