Javier Ruibal: “Estamos reventando el planeta, seamos conscientes”

Javier Ruibal: “Estamos reventando el planeta, debemos ser conscientes”

El músico Javier Ruibal.

Menéalo

Hay cantantes que hacen de su arte un compromiso y éste es el caso del músico andaluz Javier Ruibal a lo largo de toda su carrera musical. Entre los muchos asuntos que ha incluido en sus canciones no ha obviado las preocupaciones ambientales.  Ahí está ‘Los mares del surf’, un alegato contra la urbanización en Valdevaqueros (Tarifa, Cádiz) y otras muchas composiciones en las que nos alerta contra el exceso de consumo o contra los que acumulan dinero a costa del destrozo ajeno. Hoy contesta a nuestra ‘entrevista circular’.

En su haber, el Premio Goya a mejor canción original en 2020 y también el Premio Nacional de las músicas actuales en 2017, reconocimientos para una trayectoria de más de 30 años. Su hijo, Javi Ruibal, ha heredado sus inquietudes ambientales y sociales, junto con su pasión por la música. Además de tocar con él en sus conciertos, también ha sacado un disco titulado Solo un mundo (2019), dedicado a los santuarios naturales. Este verano están de gira por la península con el último trabajo, de 2020, titulado Ruibal, un disco-libro de 12 canciones acompañadas de otros tantos relatos y hermosas acuarelas. Un objeto para escuchar, leer, ver y sentir. Un regalo creativo que nació del confinamiento de la primavera de 2020 y nos lleva del universo de la física cuántica a nuestros orígenes africanos.

En algunas de tus canciones has incluido temas ambientales y relacionados con nuestro modo de vida, lo que demuestra un compromiso con estos asuntos que no es tan común. ¿Crees que, en general, la implicación del mundo de la música con el medioambiente es la adecuada?

Creo que respecto a la conciencia ecológica da igual que se sea cantante o no. Es un asunto de todos, porque debemos ser conscientes de que estamos reventando el planeta. Y creo que todos estamos de acuerdo en esto. Si no lo está alguien, es un inconsciente, así que es importante posicionarse tanto a nivel particular como a nivel público.

¿Qué es lo que más te preocupa ahora de todos los retos relacionados con el medioambiente que tenemos por delante?

Me preocupan todos. Tenemos una contaminación ambiental que ya es de 360 grados, en el agua, la tierra y el aire. Es tremendo el exceso de uso del petróleo y sus derivados, como son los plásticos. La isla de plásticos que hay en medio del océano es descomunal y no se entiende que no se tomen cartas en el asunto para limpiarla o que no se esté evitando el deterioro en general, que es una labor de los gobernantes. Pero los gobernantes están a otra cosa, como es salvar el negocio de los grandes capitales y, mientras esto siga así, cambios como los de las energías renovables no pasarán a primer plano.

¿Qué podemos hacer con los escépticos, los que no creen que la crisis ambiental sea un problema tan grave? ¿Cómo es posible que no se logre convencerlos?

El escepticismo ambiental siempre viene de personas que tienen intereses económicos. Es sabido que el planeta tiene unos límites y que estamos abusando de ellos, y yo no creo que quepa el escepticismo en estas circunstancias. Y a los escépticos que quedan, hay que demostrarles con cabezonería que no tienen razón y que actuar es urgente.

¿Qué prácticas ambientales pones en marcha en tu día a día?

Por razones de mi trabajo, tengo que viajar en mi vehículo, evidentemente, y sé que, si voy en medios de transporte que no sean el tren, estoy contaminando. Pero ahí no lo puedo evitar. Luego, a diario, sí que reciclo todo, separo lo orgánico, los envases… Practico lo que buenamente se puede hacer. Todo el mundo debe hacer lo que pueda.

Si echamos la vista atrás, 30 años atrás, ¿ves que va a mejor o a peor en concienciación social?

Estamos en un momento contradictorio. El deterioro ambiental continúa por el nivel de consumo abusivo que tenemos de cosas que contaminan. Pero, por otro lado, es verdad que aparecen energías renovables que hacen más esperanzador el futuro. Espero que se avance y que no vuelva a pasar lo que ocurrió en el pasado reciente con la energía solar, que nos la querían cobrar a los usuarios desde el propio gobierno. Ahora creo que hay un avance. Eso sí, la energía eólica debería cambiar a otro tipo de aerogeneradores que no pongan en peligro las aves, como está pasando. En definitiva, hay cosas en las que se avanza, pero en bruto el deterioro, de momento, parece imparable.

¿Qué te sugiere el concepto de economía circular?

Es la economía ecológica. Producir sin deteriorar y sin crear residuos irreversibles. Eso sí, es costosa porque es más fácil fertilizar campos con químicos que orgánicamente… Ese encarecimiento de los productos impide que, de momento, sea viable. Mientras el gran negocio económico no encuentre beneficio en la economía circular, esto no cambiará.

¿Y la basuraleza?

Otra contradicción más. La gente va al campo a disfrutar de un pinar y deja la basura abandonada ahí. El ocio es una de las cosas más necesarias para el ser humano, desde luego. Es imprescindible salir y disfrutar, pero eso no significa que te importe todo lo demás un bledo. Hay una falta de concienciación grande; incluso en lugares como el Everest dejan la basura. Yo he participado en limpiezas en espacios naturales y, cuando voy caminando por la playa, recojo cuanto plástico, trapo o residuo encuentro y lo llevo al contenedor. Duele ver basura tirada.

Si miras al futuro, ¿eres optimista ?

Ser optimista es ser un poco cándido. No creo que vaya a haber una gran mejora en el asunto. No va a dar tiempo a que la vea en el transcurso de mi vida. Sí es verdad que se ponen los mimbres de posibles mejoras y que hay que tener esperanza a muy largo plazo, pero optimista no lo soy.


Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

No hay comentarios

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.