Jóvenes que optan por el campo para criar caballos

Jóvenes que optan por el campo para criar caballos

La cria de una raza en peligro de extinción puede ser una forma de ganarse la vida para muchos jóvenes en el medio rural.

Menéalo

La cría de una raza ganadera en peligro de extinción puede ser el enganche para muchos jóvenes ganaderos que han decidido quedarse en el medio rural y arraigar. En nuestra serie mensual dedicada a este tipo de fauna doméstica, vamos a conocer en este artículo a los caballos y yeguas hispano-bretones, convertidos en un atractivo para los jóvenes ganaderos.

La raza equina hispano bretona se originó por el cruce de yeguas autóctonas de las zonas montañosas de León, Burgos, Palencia, Soria y Ávila con caballos bretones Postier (Postier Breton) y de Tiro (Trait Bretón). Los servicios de cría caballar del Ministerio de Defensa buscaban a principios del siglo XX criar animales más fuertes para artillería y uso agrícola.

Con la mecanización de los trabajos militares y agrícolas, el uso del caballo disminuyó y su cría descendió hasta entrar en la categoría de en peligro de extinción. El número de ejemplares ronda los 12.000 y se reparten sobre todo entre Castilla y León y Cantabria.

Pedro Madrigal, veterinario, presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Hispano Bretón y de la Asociación de Criadores de la Asociación Nacional de Ganaderos Criadores de Equino Hispano-Breton Babieca, señala que ahora el aprovechamiento que se hace de la raza hispano-bretona es para carne. “La carne es muy apreciada, más que el vacuno. Ahora está muy valorada y se vende mucho en Italia y en la costa mediterránea”, apunta.

Las explotaciones son familiares y cada vez hay más ganaderos jóvenes que eligen la cría de caballos y yeguas, “porque se cotizan mucho”, añade Pedro. “Sin duda, hay un relevo generacional”, afirma. “Ahora es habitual que los jóvenes se queden en los pueblos y más con los programas de nuevas incorporaciones que cuentan con subvenciones para que gente joven se incorpore a la ganadería para vacuno y caballar”, nos explica. Es, sin duda, una de las opciones frente al despoblamiento de la España Vaciada, como sucede en Las Merindades, en el norte de Burgos, una comarca de una extensión mayor que la provincia de Vizcaya y con menos de 22.000 habitantes, repartidos en 360 núcleos de población. Ahí, los caballos y yeguas hispano-bretones están sustituyendo a la ganadería de vacuno, muy mayoritaria décadas atrás.

Los caballos y yeguas se crían siempre en extensivo, nunca en establos ni refugios. Durante los meses de verano permanecen en los pastos comunales de los puertos de montaña de la cornisa cantábrica y, cuando llega el frío, las nevadas y el hielo del invierno, bajan a los pastos de las fincas que los ganaderos tienen en los pueblos.

Es una raza adaptada al clima de montaña y fundamental en el mantenimiento de los ecosistemas, ya que comen la vegetación y fertilizan, protegen las praderas naturales, conservan el paisaje y evitan que haya incendios forestales con el desbroce del monte.

Las yeguas suelen tener el primer potro a los tres años y crían una vez al año. Los partos se producen entre marzo y junio, cuando hay más abundancia de pastos, y las yeguas paren solas en los prados.

Más biodiversidad

Pedro Madrigal apunta que cuantas más especies ganaderas haya, mejor. “Lo ideal es que cuantas más especies pasten en el campo, mejor; tenemos vacas y caballos, esperamos que sigan viniendo ovejas, y una de las que más echamos en falta es el caprino, porque las cabras son las que más comían las especies invasoras y que pueden colonizar los terrenos de pastos”, explica.

Y añade: “Cada especie come una serie de plantas y las que no comen, proliferan; lo ideal es contar con todo tipo de especies para que coman todo tipo de plantas, y así brote todo al año siguiente. En los sitios donde solo hay una especie pastando, llega a desaparecer el pasto, porque lo colonizan las especies que no se comen”.

En la Federación Nacional de Ganaderos y Criadores de Ganado Equino Hispano-Bretón, con sede en Burgos, en la que se integra la asociación de Babieca, tienen registradas 248 ganaderías, repartidas por las provincias de Ávila, Burgos, León, Palencia, Segovia, Soria, Zamora y Jaén. La raza sigue en peligro de extinción, pero, afortunadamente, con muchos ganaderos apostando por mantenerla.

  COMPROMETIDA CON EL MEDIO AMBIENTE, HACE SOSTENIBLE ‘EL ASOMBRARIO’.


Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

Comentarios

  • Conrado

    Por Conrado, el 26 noviembre 2021

    Ta muí bien que hayga animales en las sierras preocupándose por ellos de que duerman en invierno en cuadras i no sean víctimas del lobo pies cuabtos más animales en especial cacallos i bacas mejor para todo

  • Santiago Ruiz

    Por Santiago Ruiz, el 26 noviembre 2021

    Interesado

  • Daniel

    Por Daniel, el 27 noviembre 2021

    Ola mui buenas mealogro muchísimo de oten los jóvenes por la caballeria y crianza es ermoso poder tener tu propio ganaderia de caballos…….
    Podéis informarme como puedo con seguir en algún pueblo acer que me cedan casa y terreno para de dicarme al criadero de caballería y cabras megustaria de dicarme sobre este tema mencanta la caballería por favor co quiel de beria ablar sobre este asunto .muchísimas gracias y un saludo espero su respuesta 😊 😉 👍

  • Francisco García prieto

    Por Francisco García prieto, el 29 noviembre 2021

    Buenas tardes . me gustaría tener información sobre la posibilidad de ser criador de caballos en esa zona. Espero vuestra respuesta. Muchas gracias

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.