La ‘mala reputación’ de dos libertarios: Brassens e Isaac Puente

La ‘mala reputación’ de dos pensadores libertarios imprescindibles: Brassens e Isaac Puente

Georges Brassens entrevistado en 1963. Foto: Archivo Municipal de Toulouse.

Menéalo

Dos libros sobre ´la mala reputación’ de dos pensadores libertarios imprescindibles, el conocido músico francés Georges Brassens (del que recientemente se han cumplido 100 años de su nacimiento) y el desconocido médico rural español Isaac Puente, asesinado por los fascistas en septiembre de 1936, a los pocos meses del golpe militar.

El pasado año se cumplieron 100 años del nacimiento (22 de octubre de 1921) y 40 de la muerte (29 de octubre de 1981) de George Brassens, uno de los representantes más notorios de la cultura francesa. Me pregunto qué pensaría si leyera esta afirmación. “Hace algunos años, en el curso de una discusión literaria, alguien preguntó cuál era el mejor poeta actual de Francia, y yo contesté sin vacilación: Georges Brassens. No todos los que estaban allí habían oído antes ese nombre –unos por demasiado viejos y otros por demasiado jóvenes–, y algunos que lo menospreciaban porque era autor de discos y no de libros, dieron por hecho que yo lo decía por desconcertar. Solo mis compañeros de generación, los que gozaron y padecieron a París en los años ingratos de la guerra de Argelia, sabían no solo que yo hablaba en serio, sino que además tenía razón”, narraba Gabriel García Márquez en El País a los pocos días del fallecimiento del excepcional artista francés.

En nuestro país le conocimos gracias a Paco Ibáñez, también por Loquillo, y singularmente por Ensayos sobre George Brassens (Zafiro), publicado en 1975 por Claudina y Alberto Gambino, estrenado tres años antes en Buenos Aires en el espectáculo Mi amigo Brassens. El dúo argentino que ya lleva años entre nosotros –reside en la actualidad en Zaragoza y anteriormente en el barrio de Hortaleza de Madrid–, todavía se patea de tarde en tarde los escenarios recordando aquel repertorio actualizado a los tiempos. Desde la capital aragonesa rememoran aquellos momentos: “Nos abrió las puertas de los teatros en Buenos Aires, grabamos con sus canciones nuestros dos primeros discos y aprendimos después de un largo trabajo de dos años de traducción y adaptación de los textos en castellano a la medida de las canciones, que Brassens era un poeta, un sabio, un genio, un cachondo como la copa de un pino”. Pregunto cómo fue la respuesta del público: “En Argentina había más público enterado, por lo que pudimos exponer los temas más filosóficos o literarios. Aquí impresionaron más los tonos de humor, aunque fuera negro, y la problemática social. Cantar Cazando mariposas y El Gorila en la plaza del Potro de Córdoba, llena a reventar, fue una experiencia alucinante”.

Claudina y Alberto Gambino son una digna representación de un buen número de artistas que cruzaron el charco huyendo de dictaduras, contribuyendo al final de la nuestra: Olga Manzano y Manuel Picón, Alpataco, Quintín Cabrera, Indio Juan, Carlos Montero o Toldería son solo algunos de esos nombres tan olvidados como escasamente reconocidos.

La mejor “mala reputación”

‘La mala reputación’ (La mauvaise réputation) es el tema más conocido de Brassens. Lo que es un cántico para más de una generación simboliza el pensamiento de aquel trabajador de la fábrica de Renault de Boulogne-Billancourt, que tuvo que cumplir el STO (Servicio de Trabajo Obligatorio) en el Berlín nazi. Colaborador de Le libertaire, afiliado a la Federación Anarquista Francesa, de formación autodidacta, calificaba a los gendarmes como “inútiles”, añadiendo “para abrirse camino en la profesión de madero, no es en absoluto necesario estar en disposición de un intelecto avanzado”. Comenta Dios es un escándalo de Baudelaire como “escándalo rentable”, rematando la afirmación del primero “el comercio, es por naturaleza satánico”, aseverando “con un mayor motivo cuando se ejerce con la mercancía divina”.

Crítico con los sindicatos oficiales proclamó: “La Confederación General del Trabajo, que en origen era un organismo destinado a frenar las exigencias de la patronal en beneficio de la clase obrera, pronto se convierte en el organismo encargado de frenar las legítimas exigencias de la clase obrera en beneficio de la patronal… La CGT se supera a sí misma abandonándose a las repugnantes caricias de la policía”. Y, por supuesto, con la clase política francesa: “Tras habernos insultado y envenenado… los mercachifles siguen riéndose cínicamente en las barbas de la buena gente”, afirmando “para remediarlo no hay más que un camino. Juntarse en la calle y demostrar a esas inmundicias de la Cámara de Diputados que el pueblo ya no consiente dejarse subyugar sin resistencia”, escribe con motivo del referéndum sobre la Constitución de la IV República. Para concluir: “¿Cómo podemos seguir dejándonos dominar por esas porquerías, por toda esa materia excrementicia?”. Textos que forman parte de Escritos libertarios, editado por Pepitas junto con la Fundación Anselmo Lorenzo, firmados con su propio nombre o como Géo Cédille.

El poeta-cantante nacido en Sète colaboró en varios medios libertarios, recuerda Diego Luis Sanromán en su prólogo. El 5 de abril de 1947 publica Tres letritas (Trois petites letres) en el primer número de Combat sydicaliste, “órgano de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT), creada en diciembre de 1946 por anarcosindicalistas españoles en el exilio y por jóvenes resistentes, que acababan de abandonar la CGT para escapar del control de la CGT”, comenta desde Carabanchel el propio Sanromán, responsable de la traducción al castellano.

En medios libertarios y anarcosindicalistas publicaba también Isaac Puente, documentado y experimentado en los avances científicos de la época y defensor desde El comunismo libertario de ideas para “realizar el paraíso en la Tierra”. Gracias de nuevo a la alianza entre Pepitas y la FAL ha visto la luz Un médico rural, recopilación de textos de Puente, asesinado por los fascistas en septiembre de 1936, a los pocos meses del golpe militar. Un recorrido por la responsabilidad social del médico, la ciencia mercenaria, la industrialización de la medicina, su falsa ruta o su comercialismo, temas tristemente muy actuales. La oposición entre religión y ciencia, e incluso temas tan controvertidos como “vacunar es asesinar. Dejarse vacunarse es asesinarse”, que deben entenderse y relacionarse en el contexto de los momentos en que se firmaron, es decir, en las primeras décadas del siglo pasado.

El crimen fue en Vitoria

Junto a apreciaciones relacionadas con su profesión y el cuidado del cuerpo, otras se centran en su compromiso ideológico y político: el papel del anarquista, la decadencia del Estado, la voluntad humana como factor de evolución social… que muestran el pensamiento y la acción de un pensador libertario imprescindible. La edición complementa otras relacionadas: Isaac Puente: el médico anarquista de Francisco Fernández Mendiola, que recuerda la memoria y las anécdotas de sus abuelos paternos: “Mi abuelo ejerció como cartero de Maeztu desde finales de la década de 1920 y durante varios años de la década de 1930, años en los que coincidió con Puente ejerciendo ambos su profesión. Por esa razón establecieron contacto, ya que era mi abuelo quien entregaba y recogía la numerosa correspondencia que éste generaba”, comenta en las páginas iniciales.

Por su parte, Piedra Papel Libros publicó Alpinismo, del propio Puente: “Mi abuelo Isaac publicó este librito en 1925. Por entonces tenía casi 30 años y vivía con su mujer y dos hijas en Maeztu, pueblo de la montaña alavesa del que era médico titular. Mi abuelo se había criado en una familia tradicionalista de rosario y misa diaria, pero en torno a 1921 entró en contacto con la CNT, y en 1923 ya era un anarquista convencido. Con este folleto pretendió divulgar los beneficios del ejercicio al aire libre en la línea del Naturismo, que propugnaba una relación armónica del hombre con la naturaleza bajo este hermoso lema: Buscar la verdad, practicar el bien y contemplar la belleza”, comenta su nieto Alberto Jiménez Puente en el prólogo.

Asesinado cuando estaba a punto de concluir una publicación sobre la educación sexual de niños y adolescentes, la revista valenciana Estudios relataba en noviembre de 1936 cómo padecieron sus compañeros aquellos momentos: “Llegó a nosotros la noticia al mismo tiempo que una carta de un camarada de Bilbao, en el que nos daba una esperanza de que tal vez no fuera cierta… Desgraciadamente, todos los informes coinciden que nuestro querido camarada fue asesinado por los fascistas en Vitoria. Entre el montón de víctimas inmoladas a la barbarie desatada por lo más repugnante y cruel de esta sociedad envilecida que desaparece, el nombre de Isaac Puente permanecerá imborrable en nuestro corazón y en nuestra mente”.

Publicaciones que ven la luz gracias a editoriales alejadas tanto de las grandes ciudades como de las notables industrias culturales. Ediciones de gran valor histórico, narrativo y pensamiento, para visualizar, conocer ideas, situaciones y escenarios velados, en ocasiones tenebrosos. Trabajos y esfuerzos que rompen silencios, reconocen y dignifican a muchas y a muchos ignorados, que forman parte de nuestra memoria cultural.


Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

Comentarios

  • India Henen

    Por India Henen, el 06 marzo 2022

    Muy interesante. Desconocía casi todo de Isaac Puente, no así de Brassens.
    Un abrazo desde las sierras de Bialet Massé. Córdoba. Argentina.

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.