Lecturas de verano para que los más jóvenes aborden temas serios

Lecturas de verano para que los más jóvenes aborden temas serios

Ilustración del libro ‘El elefante’, de Peter Carnavas.

Menéalo

Los temas serios también son para el verano, para cuando tenemos más tiempo y la mente más despejada. Así que aquí van nueve recomendaciones de libros juveniles, lecturas para que los más jóvenes aborden de manera apropiada temas como la migración, el suicidio, el duelo, la muerte de una madre, el cambio de sexo, el primer amor, el ciberacoso…

En una sociedad como la nuestra, donde ultra-protegemos a la infancia y luego la dejamos que campe a sus anchas por el peligroso mundo de Internet, a pocos adultos se les ocurre regalar un libro a un chaval donde se hable del suicidio, del duelo, de la muerte, la migración… Nosotros somos más de evitar esos temas y que los más jóvenes crezcan con altos niveles de ansiedad al no saber cómo enfrentarse a las realidades a medida que van creciendo.

Hoy en El Asombrario vamos a hablar de novelas que tratan estos temas y muchos más de gran calado, como la amistad, la superación, las ganas de conseguir un mundo mejor… Los libros de hoy están llenos de sueños de adolescencia…, de esas primeras ilusiones que lo pueden todo…, de ganas de comerse el mundo. Libros que, aunque lleven la etiqueta de juveniles, deberían ser leídos también por los adultos. La de cosas que aprenderíamos los mayores si dedicáramos algunos ratos a leer lo que ellos leen, a conocer sus códigos, sus formas de enviar mensajes…, a cómo ven ellos el mundo y su conflicto con este y con los adultos.

El verano es el momento de compartir lecturas. No hay nada que aleje más a un adolescente de sus adultos de referencia que no poder compartir experiencias.

Pero antes de pasar a las recomendaciones, nos hemos ido hasta Australia para hacer llegar nuestras preguntas a Peter Carnavas. Para que nos hable de su Elefante, publicado por Nórdica. Una novela donde la tristeza y el duelo se consiguen superar recuperando esas pequeñas cosas que nos identifican y que, sin querer, nos hacen felices.

¿Qué te llevó a escribir un libro sobre el duelo?

El elemento del duelo sucedió en el transcurso de escribir la novela. Empecé desde otro ángulo; quería escribir la historia de una chica que animaba a la gente. A medida que iba construyendo los otros personajes a su alrededor, aterricé en el padre y decidí dotarle de mayor tristeza; era el personaje que más necesitaba alegrarse. Así fue como recurrí al duelo.

¿Piensas que hay pocos libros sobre este tema?

Creo que cada vez hay más libros que tratan este tipo de temas. Hay un libro clásico australiano titulado Old Pig, de Margaret Wild y Ron Books, que es una hermosa historia que explora la pérdida. Otro de mis favoritos es Sad Book, de Michael Rosen, ilustrado por Quentin Blake. Creo que los escritores y los editores no tenemos miedo a la hora de abordar estos temas, que los libros son los vehículos perfectos para iniciar conversaciones con niños y niñas.

¿Cómo puede ayudar tu libro a crecer y madurar?

Lo que más me gustaría es, en primer lugar, que los lectores disfruten de la historia. Si luego encuentran partes del libro útiles para sus propias vidas, eso sería maravilloso. No es un libro de autoayuda, pero sí creo que pueden ver sus vidas reflejadas en los personajes de la novela.

¿Qué buscabas al escribir esta novela?

¡Mi objetivo era terminarlo! Nunca había publicado nada más largo que un libro ilustrado. Mis libros ilustrados no tienen muchas palabras. Así que ese fue mi primer objetivo; ¡terminar la historia! Aparte de eso, quería presentar un personaje joven que pudiera animar a las personas y hacerlas sentirse mejor.

¿Cómo fue el proceso de creación del libro?

Mi proceso creativo es alegre. Me resulta muy difícil planificar una novela. Tiendo a empezar con pocos personajes, poco definidos. Pero una vez que arranco a escribir, en el camino me choco con un millón de paredes de ladrillos y tengo que reconsiderarlo todo. Toca volver a empezar. Simultáneamente, suelo hacer las ilustraciones en mi cuaderno de bocetos; personajes, animales, pequeñas cosas de la historia… Y todo poco a poco va contribuyendo de alguna manera al producto final. Es sorprendente que, al final, todo termine encajando.

¿Qué ha supuesto ‘El Elefante’ en tu carrera como escritor?

El Elefante ha sido mi primera novela y mi libro más exitoso, en términos de ventas y premios. Sin embargo, lo más emocionante ha sido la acogida entre los lectores jóvenes. Me ha emocionado tanto que me inspira a seguir escribiendo.

¿Cómo se escribe de una forma tan sencilla y sensible sobre algo tan duro como es la pérdida de una madre?

El objetivo final era solo tratar de imaginarme cómo serían algunos de estos sentimientos para un niño o una niña. Pensé que la tristeza tiene que ser pesada, por eso Oliva la imagina como un elefante. Me costó mucho llegar a ese punto. Era importante mantener el tema de la tristeza de una manera liviana, no quería que terminara siendo una lectura pesada.

El libro habla de las pequeñas cosas que nos hacen felices. ¿Qué pequeñas cosas hacen feliz a Peter Carnavas?

La música, los pájaros, los libros… Todos los días me levanto con ganas de tomar el primer café con mi mujer; mis hijas me hacen reír muchas veces al día. Además, tengo un perro muy inquieto, que me da muchas alegrías.

El libro ha sido traducido a diferentes idiomas y ha viajado a muchos países. ¿Esperabas tener tanto éxito?

Nunca imaginé su éxito. Sabía que había escrito algo de lo que sentirme muy orgulloso, pero nunca pensé que encontraría una audiencia fuera de Australia. Me emociona pensar que hay lectores de mi libro disfrutándolo por todo el mundo.

Muchos adultos tienen prejuicios a la hora de leer literatura infantil. ¿Crees que tu libro podría ayudar a romper estas barreras?

Me encantaría. Para mí, los libros para niños y niñas están escritos para ser compartidos. No son exclusivamente para ellos. Los llamamos literatura infantil, porque son historias que ellos pueden leer y disfrutar, pero la mayoría de la literatura infantil se puede disfrutar a muchos niveles.

 *******

Vamos ahora con nuestras ocho recomendaciones de ‘lecturas serias’ para este verano.

‘Un lobo llamado Wander’. Rosanne Parry. Errata Naturae.

Inspirada en la historia real de un lobo salvaje llamado Wander. Un lobo que nunca se rindió y que mantuvo la esperanza se ha convertido en un relato apasionante sobre el coraje, el amor y la lealtad. Un lobo que debe enfrentarse a lo peor del ser humano… Con este libro aprenderemos a conocer a uno de los animales más incomprendidos y bellos de la Tierra.

‘Cueto Negro’. Mónica Rodríguez. Lóguez.

Una estación de esquí en Pajares es el escenario donde una pandilla se reencuentra los fines de semana. El encuentro con la montaña es la alegría del invierno. Pero habrá un fin de semana en el que todo cambiará para Cecilia. Las observaciones de las relaciones de los adultos, el primer amor y la dura revelación de la que es testigo accidental transformarán para siempre su mirada de niña.

‘Cartas a Leonor’. Rosa M. Huertas. SM.

El primer día que nos confinaron por culpa de la pandemia del covid19 no imaginamos las enormes repercusiones que eso tendría para cambiar nuestra vida.

El confinamiento obliga a Lola a dejar en pausa su vida, para empezar a compartir momentos sin muchas ganas con su abuela. Una abuela que ha empezado a olvidar su vida, pero que no quiere que su gran historia de amor se pierda en la niebla del Alzheimer.

‘El reino helado’. Itziar Pascual. Edelvives.

Esta novela nos habla del síndrome de resignación de los niños refugiados. Un trastorno que afecta niñas y niños refugiados, cuando estos toman conciencia de que sus familias no han logrado la permanencia en el país y deben retornar a sus lugares de procedencia. Esta es la historia de todos esos menores que han sido obligados a huir de conflictos bélicos, de desastres climáticos o de la violencia étnica y racial. Menores que pierden sus capacidades motoras y comunicativas, y sobre todo su autonomía personal.

Recuérdame por qué he muerto’. Chiki Fabregat. DNX Libros.

No es sencillo hablar de la muerte; ni siquiera los adultos nos atrevemos a sacar este tema con nosotros mismos. Y menos aún el suicidio. Naim se resiste a admitir que está enamorado de Claudia. Lleva los últimos 16 años observándola. El problema es que Naim también se ha pasado los últimos 16 años muerto. No es un fantasma, pero tampoco un ángel, vive en un limbo gris en compañía de otros suicidados.

‘La distancia entre nosotros’. Reyna Grande. VR Europa.

Esta novela son las memorias de una niña emigrante. Reyna tiene cuatro años y vive con sus hermanos en Guerrero, el segundo Estado más pobre de México. Ya no recuerda a su padre, que emigró en busca de trabajo a Estados Unidos. El Otro Lado. Un día su madre decide arriesgarse a cruzar la frontera con la promesa de volver a buscarla. Pero el tiempo pasa y la promesa no parece cumplirse. Años después, su padre terminará llevando a Reyna al Otro Lado, pero allí las cosas no son como se esperaban.

 

‘22 segundos’. Eva Mejuto. Lóguez.

Todas las historias pueden ser contadas. Sobre todo las que visibilizan, las que abren nuevos caminos, las que desmontan prejuicios… Álex decide que ya es la hora de existir; antes solo había vivido de puertas para dentro. Y un buen día decide conectar su cámara  y crear un Vlog (un canal de YouTube donde se generan y comparten contenidos) y decir: “Soy Álex, un chico transexual. Abro este Vlog para compartir con vosotros mi vida”.

‘Los feroces’. Francesca Serra. Cross Books.

Una chica como otra cualquiera, de un instituto cualquiera, es invitada a la fiesta de los más populares del lugar… y ese día todo cambia a peor. Los primeros días son estupendos, porque empieza a ganarse una nueva popularidad que se verá recompensada por seguidores, likes y agradables comentarios. Pero estas acciones se le irán pronto de las manos y lo que comenzó como una inocente fiesta se convertirá en el inicio de un proceso de ciberacoso. Una novela que nos desentraña los manejos de la red y de sus mecanismos para acosar y destruir la imagen de cualquier adolescente.


Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

No hay comentarios

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.