Los emprendedores del bosque con más ideas

Los emprendedores del bosque con más ideas

Imagen del bosque obtenida con la tecnología Lidar terrestre móvil. Foto: Geforest.

Menéalo

Refugios para abejas solitarias que se cuidan y mantienen en Cuenca. Esencias silvestres y aguas florales también de pino, salvia y romero. Mobiliario urbano a partir de maderas de pinos que crecen en Cuenca. Digitalización en tres dimensiones para facilitar la gestión sostenible del bosque… Todas estas ideas son hoy en día realidades emprendedoras gracias al trabajo de formación y seguimiento realizado por el Laboratorio Urbano de Bioeconomía Forestal de Cuenca, más conocido por sus siglas en inglés: UFIL, que cuenta con la colaboración de FSC España. Hoy, Día Mundial del Emprendimiento, salimos a conocer esas ideas convertidas en proyectos. El bosque de Cuenca como plataforma de emprendimiento.

“Vais a aprender haciendo”. A Alba Gómez, una de las 30 participantes en la primera promoción de UFIL (Urban Forest Innovation Lab), estas palabras oídas al principio del período de formación le sonaron muy bien. Aunque justo a los dos meses de comenzar esta fase formativa en 2020, el confinamiento impuesto por la pandemia por la covid-19 obligó a seguirla vía internet, tanto Gómez como el resto del alumnado se sienten en general satisfechos por la intensidad y el sentido práctico de la formación recibida.

Con Cuenca –la provincia con más bosques de Castilla-La Mancha y la cuarta de España– como telón de fondo, UFIL tiene como objetivo combinar el aprendizaje basado en proyectos, la tutorización, la incubación y la aceleración de ideas innovadoras en torno a la bioeconomía forestal. Y algo también muy importante, como apuntan desde Forest Stewardship Council (FSC España), uno de los socios del programa: “Qué es lo que pueden exportar las zonas rurales y pequeñas ciudades a las grandes urbes para dar más valor a las primeras, y cómo se puede replicar”.

Hoteles para insectos, mobiliario urbano, trufas, micología, tecnología digital, esencias naturales, servicios de consultoría, fibras textiles ecológicas, turismo cinematográfico… En las cabezas de las personas participantes de la primera hornada de UFIL bullían todas estas ideas y algunas más. Incluso más de una llegó sin una idea definida, o muy confusa, o completamente diferente a la que acabó desarrollando y convertida en uno de los 17 proyectos de emprendimiento que han salido de esa formación de 2020.

Mezclar a un artista con un ingeniero para que salten chispas de creatividad

“Cada persona traía una idea y mezclamos perfiles distintos para enriquecer las ideas finales. Mucha gente se conoció, se unieron en una idea y se hicieron socios. En la selección de 30 alumnos finales sobre los 100 que se presentaron, intentamos que hubiera arquitectos, diseñadores, ingenieros forestales, perfiles diferentes… La intención era mezclar a un artista con un ingeniero para que surgieran chispas de creatividad”. Así lo cuenta Pablo Macías, director de Khora Urban Thinkers, otro de los socios del UFIL y uno de los alma máter del mismo junto al Ayuntamiento de Cuenca.

Volviendo a las ideas, Alba Gómez, que ahora junto a Daniel Camilo ha emprendido uno de los proyectos (Home2Bee) derivados de la primera promoción, recuerda que ella llegó al curso “con una idea relacionada con abejas, pero más con apicultura”. “Luego lo enfoqué a micología, pero me di cuenta que no pensaba como emprendedora, sino como estudiante; y di el salto con Daniel, que estaba más en la onda de hoteles para insectos y abejas solitarias”. La participación de otro socio, la Confederación de Empresarios de Cuenca (CEOE-Cepyme) resulta vital para que el alumnado conozca experiencias, modelos de negocio e incluso los vericuetos jurídicos, financieros o de marketing por los que moverse.

“Cuando sales de la carrera”, prosigue Gómez, ingeniera técnica forestal, “el mundo forestal es A, B y C, y aquí encuentras ideas y proyectos que ni siquiera pensabas que existían, y también retos que debes superar”. Gracias a este proceso, hoy en día Home2Bee cuenta con dos proyectos en marcha para sendas empresas vinculados a talleres de polinización y creación y mantenimiento de hoteles para abejas solitarias. “Incluso dentro de un sector, el del voluntariado corporativo en empresas, que ni siquiera habíamos pensado en abrirnos a él en un principio”. Hay que tener en cuenta que, según Carlos Hernández-Castellano, investigador del Centre de Recerca Ecològica i Aplicacions Forestals, “sólo un 10% de las abejas de todo el mundo son verdaderamente sociales, como las abejas melíferas; todo lo demás son abejas solitarias”, por lo que es vital favorecer su pervivencia y las labores de polinización que llevan a cabo. 

De una destilería artesanal a la tecnología en 3D

Óscar Portilla, otro de los alumnos, venía más del lado de la formación empresarial y de los recursos humanos. “La experiencia forestal que tenía era que me encantaba el mundo de las plantas aromáticas, de las que disfrutaba especialmente en mis paseos por el campo en Cuenca”, asegura Portilla. “Quizá ha faltado trabajo de campo y que al laboratorio tardaron en equiparlo”, expone como peros, aunque al final ha obtenido el impulso necesario para crear Esencias Silvestres, la marca con la que va a empezar a crear aceites esenciales y aguas florales a partir de pino silvestre, salvia, espliego y romero, y todo con plantas silvestres, sin necesidad de cultivo.

Portilla ya ha establecido contactos con empresas de perfumes, aromaterapia y de productos químicos, y ha conseguido una subvención para crear una destilería artesanal. Es un ejemplo concreto de la plasmación en emprendimiento de las ideas que se incuban en UFIL, como también le ocurre a otro alumno de la promoción de 2020, Luis Lapeña, con GeForest, cuando cuenta orgulloso que “ya estamos haciendo trabajos de ordenación forestal con tecnología Lidar en el bosque de Tondos, que pertenece al Ayuntamiento de Cuenca; es nuestro primer trabajo”.

La tecnología Lidar, acrónimo de los términos ingleses Light Detection and Ranging o Laser Imaging Detection and Ranging, permite la digitalización o escaneo de cualquier lugar sobre el que se quiera trabajar. Lapeña defiende que, aunque hasta ahora se ha utilizado sobre todo el Lidar aéreo, “no da la calidad que se precisa, porque a los forestales lo que más nos interesa es el tronco, su volumen, que te lo da un Lidar terrestre móvil como con el que trabajamos nosotros”. El impulsor de GeForest también valora el trabajo de tutelaje recibido en UFIL porque, entre otras cosas, “nos ha permitido ofrecer otra línea de negocio: vender por ejemplo nuestros servicios de digitalización de una iglesia a alguien relacionado con conservación del patrimonio, de tal manera que si hubiera una catástrofe en ese monumento, permitiría restaurarla a su estado original”.

Mobiliario urbano creativo y musical con madera local

UFIL tiene más desarrollo y experiencias vinculados a su alumnado, como por ejemplo el concurso Bioeconomía, innovación y sostenibilidad. La madera local y el espacio público. En su primera edición han sido galardonados el mobiliario modular de madera pensado para espacios públicos por Fernando Alonso, Carlos Garrido y Julián Soria, denominado Serranía, y que se fabricará e instalará en la ciudad de Cuenca; el Parque Musical, de Viviana Amigo, Luz Martínez y Mario Jiménez, centrado en mobiliario de madera para espacios infantiles con elementos musicales de juego e interacción creativa; y Casetas del Parque, ideado por Esther Fuentes y Laura Olmeda y relativo a mobiliario urbano para espacios de promoción de la cultura, el comercio local, el descanso y el esparcimiento.

Pablo Macías recuerda además que “el Alto Comisionado para España Nación Emprendedora pone a UFIL Cuenca como uno de los ejemplos para retener talento infrautilizado, diseñando un programa de entrenamiento muy prometedor y valioso”. “A raíz de todo esto, la Junta de Castilla-La Mancha y la Diputación y el Ayuntamiento de Cuenca se han puesto de acuerdo para instalar un Parque Científico y Tecnológico de Economía Circular en esta ciudad”. “Todo esto es muy importante”, apostilla Macías, “porque poca gente en Cuenca ve el bosque como oportunidad laboral, sino solo como patrimonio natural o de ocio, pero también se puede explotar de manera sostenible para que se siga conservando y aporte bioeconomía”.

UFIL es una iniciativa promovida en el marco de Acciones Urbanas Innovadoras (UIA) de la Comisión Europea y financiada al 80% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder). Además de la coordinación del Ayuntamiento de Cuenca y el trabajo de la CEOE-Cepyme Cuenca, de FSC y de Khora Urban Thinkers, también participan como socios la Universidad de Castilla-La Mancha, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, la Universidad Politécnica de Madrid, Istituto Europeo di Design (IED) y Ayuntamiento de Cuenca Maderas S.A.

Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

No hay comentarios

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.