Los retos para involucrar a los consumidores en la economía circular

Los retos para involucrar a los consumidores en la economía circular

Foto: Pixabay.

Menéalo

Hoy en día solo el 8,6% del mundo es circular. ¿Está cambiando el comportamiento de los consumidores recurriendo a productos más circulares? ¿Qué pueden hacer las empresas para llegar a los consumidores y generar comportamientos que lleven a reutilizar, reparar, compartir, reciclar, alquilar los productos y recursos? Abordamos el tema en esta nueva entrega desde la asociación WAS (Women Action Sustainability). 

POR IDOIA AZALDEGUI / WAS 

El cambio de paradigma de una economía lineal hacia una economía circular se ha centrado en ver cómo la producción puede convertirse en circular a través de modelos empresariales, procesos y productos innovadores. En este proceso de cambio es clave acompañar a los consumidores en su ritmo de transformación. Con medidas legislativas concretas y asumiendo la circularidad por parte de las empresas en su propósito. El objetivo es lograr una mayor complicidad de los consumidores para generar cambios en su comportamiento, como el abandono de la compra de usar y tirar, y la adopción de hábitos de reparación, reutilización o reventa.

Son sus comportamientos cotidianos de compra determinantes para un cambio hacia la circularidad.

Las políticas y los responsables de la toma de decisiones de la Unión Europea reconocen desde hace tiempo la importancia de comprender e integrar los conocimientos de los consumidores y las perspectivas de comportamiento en la transición a la economía circular. El propio marco del Plan de Economía circular 2020 de la Comisión Europea conduce a un Empoderamiento de los consumidores, ya que tendrán acceso a información veraz y se beneficiarán de un verdadero derecho a reparar. Se promueve la prolongación de la vida útil de los productos e incluirá, entre otras cosas, la mejora de la recogida y el tratamiento de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, incluida la exploración de opciones para un plan de recogida en toda la UE para devolver o vender los teléfonos móviles, las tabletas y los cargadores viejos.

En septiembre, la Comisión Europea ha presentado una propuesta de legislación para establecer un “cargador universal” para móviles y otros dispositivos electrónicos como tabletas, cámaras digitales, auriculares o videoconsolas. Con esta iniciativa se persigue reducir los residuos electrónicos, al animar a los consumidores a reutilizar los cargadores que tengan al comprar un nuevo dispositivo. De esta forma, los consumidores pueden decidir si quieren adquirir o no un nuevo cargador cada vez que se compren un nuevo dispositivo, para evitar acumular 11.000 toneladas al año de residuos electrónicos.

Dentro del marco de Estrategia España Circular 2030, en mayo de 2021 se aprobó el Primer Plan de Economía Circular 2021-2023. En el eje de actuación dedicado al consumo, cuenta con 13 puntos relacionados con la información al consumidor, como la Etiqueta Ecológica Europea (ECOLABEL) y el desarrollo de una etiqueta informativa sobre la vida útil del producto y su índice de reparabilidad. Además, se prevén actuaciones para reducir los residuos alimentarios y para fomentar los mercados de segunda mano, así como otras relativas a la inclusión de la economía circular en la contratación pública.

En la encuesta de GlobeScan Healthy & Sustainable Living de 2020 dirigida a consumidores de 27 mercados, el 74% de los encuestados afirmó estar «muy de acuerdo» o «algo de acuerdo» con la necesidad de consumir menos para preservar el medioambiente para las generaciones futuras. Esta cifra era del 66% el año anterior, lo que supone un aumento de estas actitudes. El 50% de las personas dicen que les gustaría hacer cambios para ser más más respetuosos con el medioambiente.

Se indica en este informe que las personas están más interesadas en la durabilidad. También les interesa elegir productos con un embalaje limitado y evitar los artículos que generan más residuos.

Sin embargo, se señala que necesitan apoyo y orientación para proceder hacia un consumo circular, y que resultan esenciales las soluciones fáciles y asequibles. Las principales conclusiones de la encuesta son:

  1. El cambio climático y el agotamiento de los recursos naturales son más importantes que nunca para los consumidores y hay una demanda de soluciones sistémicas para estos retos.
  2. Los consumidores expresan un interés por cambiar su estilo de vida de manera que esté en consonancia con la salud y la sostenibilidad.
  3. El cambio de comportamiento tiene que ser asequible. Aunque los consumidores quieren ser más sanos y adoptar comportamientos más sostenibles, también están dispuestos a priorizar su salud financiera.
  4. La mayoría de consumidores, independientemente de su edad, quieren mejorar su salud y reducir su impacto negativo en el medioambiente. Sin embargo, la Generación Z es la más abierta al cambio.

Según el Foro Económico Mundial, La economía circular ofrece una alternativa que puede reportar hasta 4,5 billones de dólares en beneficios económicos hasta 2030. Lograr esta transición requiere una colaboración, dado que hoy en día solo el 8,6% del mundo es circular. Queda un largo camino por recorrer y al mismo tiempo la apuesta por la circularidad es clave para conseguir un desarrollo económico sostenible.

En todo este proceso muchas empresas pioneras en la circularidad están promoviendo un Engagement con los consumidores guiándoles en este proceso de cambio en sus hábitos de compra. La circularidad está en su propósito empresarial y es seguida por sus fieles consumidores. Se centran en la creación de productos duraderos y resistentes, e incluso instan a sus clientes a no comprar nada en sus tiendas si no lo necesitan realmente. Promoviendo su oferta de reparación, devolución y reventa, mejorando la vida útil de los productos.

En este apasionante reto, el comportamiento de consumo circular debería fomentarse proporcionando una información clara que ofrezca confianza al consumidor, con la información fiable necesaria para tomar decisiones conscientes que puedan inspirarles a tomar acción y a generar un cambio de comportamiento a largo plazo.

Idoia Azaldegui es General Manager de POLYMAT y socia de WAS (Women Action Sustainability).


Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

Comentarios

  • Celia

    Por Celia, el 27 octubre 2021

    Interés común en economía circular

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.