México, socialismo y mujer: las pasiones de Tina Modotti

México, socialismo y mujer: las pasiones de Tina Modotti

Tina Modotti, ‘Comité de Organización de los pioneros del Partido Comunista de México’, 1928, Ciudad de México © Tina Modotti. Cortesía: Galerie Bilderwelt, Reinhard Schultz.

Menéalo

La exposición de fotografía de Tina Modotti en el Museo Cerralbo de Madrid, dentro de PhotoEspaña  , es una ventana a otro tiempo en el que se conjuga revolución, activismo social, antropología y, por supuesto, belleza para sus retratos humanos, sociales y paisajísticos. Y, sobre todo, el México que amó la fotógrafa: sus mujeres, sus trabajadores, los indígenas mexicanos. Puede visitarse hasta el 2 de octubre.

La exposición cuenta con 120 imágenes representativas de su breve carrera (falleció a los 46 años) y de su estética contundente. Nacida en Udine (Italia), fue en Estados Unidos donde comenzó a relacionarse con la fotografía. Casada con el pintor y poeta Roubaix de l’Abrie Richey, Robo, la pareja se trasladó a Los Ángeles, donde Tina consiguió pequeños papeles en películas mudas, mientras se introducían en un círculo de artistas bohemios entre los que se encontraba el fotógrafo Edward Weston, su posterior pareja.

Su traslado posterior a México resultaría vital en su carrera: allí desarrolló el conjunto de su producción entre 1923 y 1930, dejándose influir por la pintura de Diego Rivera, Orozco y Siqueiros y, a su vez, incidiendo ampliamente en los nuevos fotógrafos del país. En su trabajo fusionó la cultura revolucionaria mexicana y su compromiso con el socialismo con las novedades de las vanguardias. Ella mismo expresó que “su sentimiento y capacidad de sujeto comprometido socialmente fueron los que aportaron el sentido a su vida”. La muestra también recoge fotografías de Edward Weston, ya que los dos vivieron juntos en México. Y su Mujer de Tehuantepec; esta comunidad era una sociedad matriarcal que debió de ejercer un auténtico interés en Modotti.

Tina Modotti, ‘Mujer con bandera’, ca. 1928, Ciudad de México © Tina Modotti. Cortesía: Galerie Bilderwelt, Reinhard Schultz.

Edward Weston, ‘Tina Modotti’, ca. 1924, Ciudad de México © Edward Weston. Cortesía: Galerie Bilderwelt, Reinhard Schultz.

Con la vista puesta en recuperar la memoria de Tina Modotti y plasmar su recorrido como retratista de la Revolución mexicana entre 1923 y 1930, la muestra se centra en dos periodos concretos de su historia, separados por el año 1927, cuando empezó a fotografiar murales y a militar en el partido comunista.

En la muestra hay dos fotógrafas completamente diferentes. Una Tina que está experimentando con el formalismo y lo que aparece en 1927 al abrazar la causa mexicana con fotografía revolucionaria.

Para María de las Nieves Rodríguez Méndez, comisaria de la muestra junto a Reinhard Schultz, recuperar la vida de Tina Modotti es importante: “Ha sido un personaje que ha estado a la sombra durante muchos años, pero es fundamental para entender los movimientos sociales en América Latina.

También para entender el desarrollo de la fotografía documental en unos años fundamentales, los años 20, en México”.

Sin embargo, a pesar de la influencia de Weston en Modotti, esta comisaria piensa, contra lo que se cree, que Tina llega a la fotografía por otra mujer. Pero es cierto que a través de Weston conoció Modotti a Hagemeyer,

Dorothea Lange, Imogen Cunningham y Roi Partridge. Se dejó influir por ellos, pero su estilo evolucionó hacia temáticas sociales.

Tina Modotti solo hizo 400 fotografías a lo largo de su vida. Quizá porque era perfeccionista y minuciosa. O quizá porque, fuera del cuarto oscuro, su vida era más fascinante, apasionada y peligrosa, como resaltan sus biografías.

Tina Modotti fue, en todo caso, una gran fotógrafa. Pero también muchas otras cosas, como demuestra Tina Modotti, fotógrafa y revolucionaria (Editorial La Fábrica), una biografía de Margaret Hooks que hace justicia a una vida de leyenda.

Tina Modotti, según el fotógrafo Manuel Álvarez Bravo, pasó por dos etapas en su obra: la etapa romántica, marcada por su idilio con Edward Weston, y la revolucionaria, marcada por su activismo político, en la que realizó un retrato de las desigualdades, la lucha social y los indígenas mexicanos.

En febrero de 1930 fue expulsada de México. Tras ser rechazada por los gobiernos de Estados Unidos, Cuba y Holanda, pasó por Berlín para finalmente llegar a Moscú. Organizó misiones de ayuda para refugiados políticos, lo que la llevó en 1934 a España. Durante la Guerra Civil se alistó en el Quinto Regimiento y trabajó en las Brigadas Internacionales con el nombre de María.

Para Reinhard Schultz, el otro comisario de la muestra, “esta exposición es importante porque el trabajo de Modotti no se ha expuesto suficientemente en los países de habla hispana”. “Si bien hay una primera exposición de una serie de fotografías originales en España de la que no hay muchos datos y que se toma en la sede del 5º batallón durante la Guerra Civil. Gracias a su compañero de entonces Vittorio Vidali, podemos disfrutar ahora de parte de su obra, porque en 1947 se lleva los negativos a Moscú, son 84 negativos que componen el germen de cualquier exposición moderna de Tina”.

Tina Modotti, ‘Retrato de mujer embarazada’, 1930, Berlín, Alemania © Tina Modotti. Cortesía: Galerie Bilderwelt, Reinhard Schultz.

Johan Hagemeyer. Tina Modotti en el papel de María de la Guarda en la película ‘The Tiger’s coat’, Hollywood, 1920 © Johan Hagemeyer. Cortesía: Galerie Bilderwelt, Reinhard Schultz.

Schultz señala además la “fragilidad” de los negativos que componen su obra. “No se pueden hacer copias sin más porque, como tienen más de cien años, la exposición a determinadas sustancias químicas puede dañarlos irreparablemente. Las copias de las que disponemos son las que yo hice en 1988. Los negativos en aquel tiempo llevaban ya unos nueve años en México y solamente se pudo realizar una copia”, explica. “La caja de negativos llega a México en 1988 y la trae el hijo de Vittorio Vidali, Carlo Vidali”.

Vidali está considerado como un gran amor de Modotti, aunque se separaron dos años antes de la muerte de la fotógrafa.

Cuenta Schultz que Tina Modotti es la fotógrafa que ha vendido la fotografía más cara en la historia durante un año, en 1991, por más de 100.000 dólares. Es la única mujer que ha llegado a este récord.

Schultz pone el valor también al hablar de ella como la fotógrafa que hizo una colección muy completa de imágenes del movimiento muralista del país latinoamericano, ya que muchos de ellos eran poco conocidos. “Este trabajo sobre los muralistas se entrega a un amigo alemán de México y, cuando muere su mujer, se queda con el material. Cuando fui a verla, ya no estaban en su poder y supe que se había vendido en subasta y estaban en Texas. Sabemos que es la colección más completa que existe sobre este movimiento artístico”.

Su relación con Diego Rivera y Frida Kahlo aparece en cualquier biografía de la fotógrafa. De hecho, estos dos artistas se casaron en casa de Modotti.

Pero, según Schultz, “no fueron amigos durante muchos años; Frida y Rivera siguieron más la línea de troskista. Cuando Tina vuelve a México después de su paso por España, ya no se hablan”.


Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

Comentarios

  • jose antonio rodriguez

    Por jose antonio rodriguez, el 30 agosto 2022

    Excelente articulo, éste es el tipo de personajes que el gran público no conoce y que han aportado algo a la humanidad, además ese ambiente-movimiento-entorno del México de mediados del siglo XX es apasionante en todos los sentidos (política, pintura, fotografía, cine, arquitectura y un largo etcétera) un saludo

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.