Nieves Rey: “Somos una sociedad colaboradora, juntos somos más fuertes”

Nieves Rey:  “Somos una sociedad colaboradora, juntos somos más fuertes”

Nieves Rey, directora de marketing y comunicación de Ecoembes.

Menéalo

Hoy, Día Mundial del Reciclaje, nuestra entrevista circular tiene como invitada a Nieves Rey, directora de marketing y comunicación de Ecoembes, la entidad que hace posible esta sección. “Si algo ha quedado claro de esta pandemia que nos ha tocado vivir es que somos una sociedad colaboradora y, sobre todo, que juntos somos más fuertes. Por eso, confío en que, poniendo en práctica de manera conjunta ese compromiso ambiental que hemos demostrado tener, nos espera un futuro prometedor”.

En tres líneas, preséntate, Nieves, y presenta la entidad en la que trabajas.

Ecoembes es la organización sin ánimo de lucro que cuida del medioambiente a través del reciclaje de envases. Una organización de la que me siento muy orgullosa de formar parte, y en la que lidero el equipo de marketing y comunicación desde 2016. 

Hoy se celebra el Día Mundial del Reciclaje, ¿crees que hemos avanzado mucho en la conciencia ambiental ciudadana en las últimas dos/tres décadas?

Mucho no, muchísimo. Una clara muestra de ello es que ni siquiera existía el término ‘sostenibilidad’, tan empleado hoy día. En este sentido, hace unas décadas los ciudadanos no éramos conscientes de que todos y cada uno de nuestros pequeños hábitos tenían un impacto directo en el planeta. Afortunadamente, poco a poco hemos ido comprendiendo que el medioambiente es algo intrínseco a nuestras vidas, que debemos cuidarlo, devolverle, como mínimo, lo que nos da y adoptar modelos de consumo responsable que dejen atrás el “usar y tirar”.

Además, otra prueba de esta evolución es que cada día surgen de manera espontánea nuevos movimientos ciudadanos que, precisamente, reclaman que se pongan en marcha medidas para frenar problemas como el cambio climático o la contaminación ambiental. Para tomar conciencia de ello, solo basta con que recordemos las manifestaciones estudiantiles alrededor de todo el mundo.

A propósito de este Día Mundial, habéis dado a conocer el estudio ‘Hábitos de la Población Española ante el reciclaje’, realizado por Instituto Catchment para Ecoembes. ¿Qué datos destacarías?

Lo más destacado es que el reciclaje es un hábito que se va consolidando cada vez más entre los ciudadanos. Prueba de ello es que, según se extrae del estudio, 4 de cada 5 ciudadanos ya dicen separar sus envases en casa. Esta cifra representa que este gesto para cuidar del medioambiente cada vez esta más extendido entre los hogares españoles y que, sin duda, confiamos en él para contribuir a cuidar del entorno natural, a poner nuestro granito de arena.

Sin embargo, todavía hay margen de mejora, porque aún hay dudas sobre qué debe ir y qué no a cada contenedor o, incluso, hay quien cree que si no se reciclan envases pequeños no pasa nada. En esto estamos trabajando: en acercar al ciudadano la importancia de que todo envase cuenta, todo suma para hacer de este un lugar mejor.

¿Qué es para ti la economía circular?

Un modo de vida y de garantizar el futuro de nuestro planeta. También nuestro propio bienestar. Y es que, solo a través de la economía circular, es decir, aprovechando los recursos que ya tenemos, podremos limitar el gran impacto ambiental del modelo que ha imperado hasta el momento; el modelo lineal de usar y tirar.

Me refiero a ello como un modelo, un estilo de vida, puesto que se trata de una cuestión que todos y cada uno de nosotros podemos llevar a cabo en nuestro día a día. Más allá de pensar que se trata de un aspecto que solo pueden trabajar los productores y fabricantes, integrando criterios circulares en sus procesos para hacerlos más sostenibles, nosotros, los ciudadanos, tenemos mucho que aportar en este sentido. No olvidemos que la economía circular se basa en el concepto de las 3Rs –Reducir, Reutilizar y Reciclar–. En cada una de estas Rs las opciones para ponerlas en práctica son infinitas.

En Ecoembes insistís mucho en la basuraleza. Explícanos la importancia de esta iniciativa.

Trabajamos junto con SEO/BirdLife en el Proyecto LIBERA, un proyecto que lleva 5 años dándonos grandes alegrías y con el que queremos mostrar las consecuencias que tiene el abandono de residuos en espacios naturales: la basuraleza, trabajando sobre los ejes del conocimiento, la prevención y la participación.

Tratamos de demostrar que la basuraleza no es solo un problema estético, sino ambiental, y que como reza nuestro lema: «Aunque no sea tu basura, sí es tu problema». Es decir, todos formamos parte de la situación.

Se trata de un problema ambiental grave que tenemos que darlo a conocer, que hay que visibilizarlo para poder acabar con él. Por eso, el próximo 11 de junio animo a todos a salir a la naturaleza a liberarla de basuraleza en la sexta edición de 1m2 contra la basuraleza, donde esperamos volver a batir récord de participación. Sin duda, es un orgullo y una satisfacción ver cómo un día estamos todos unidos luchando por una causa común. Todos somos parte del problema, pero también parte de la solución. 

¿Qué prácticas ambientales pones en marcha en tu día a día?

Como no podía ser de otra manera, el reciclaje es un hábito que tengo muy interiorizado. Reciclo cada día allí donde esté. En este sentido, no solo depositando los residuos en los contenedores adecuados, sino que trato de reutilizar o dar una segunda vida a todo lo que puedo. Por ejemplo, me gusta hacer manualidades con mis hijos y crear juguetes con envases o, cuando desecho alguna prenda de ropa, convertirla en trapos de limpieza. Además, planifico mucho mis compras para consumir simplemente lo que necesito y, siempre que puedo, opto por establecimientos próximos que, además, ofrezcan productos sostenibles. También presto mucha atención al consumo de energía y de agua.

Por otro lado, siempre intento, en la medida de lo posible, desplazarme a pie porque me gusta disfrutar de la naturaleza e incluso de la ciudad y porque, personalmente, considero que la movilidad sostenible es otro de los aspectos que debemos fomentar a nivel tanto urbano como interurbano, pues contribuye activamente a la consecución de la neutralidad de carbono, un logro imprescindible para contribuir a frenar el cambio climático.

Como verás, son gestos muy sencillos que cualquiera puede poner en práctica en su día a día.

¿Quién te ha inspirado/inculcado los valores ambientales?

El amor por la naturaleza y mi conciencia ambiental, además de habérmela inculcado mis padres, se la debo, en parte, al gran Félix Rodríguez de la Fuente. Siempre le he seguido muy de cerca. Para mí es uno de los grandes divulgadores ambientales, por no decir el mejor. Él supo como nadie no solo transmitir su amor por la naturaleza, los animales y el medioambiente, sino traspasar la pantalla y concienciarnos de la importancia de cuidar de nuestro entorno. Ahora, gracias a mis padres y a personas como Rodríguez de la Fuente, hago el trabajo diario de tratar de inculcarles a mis hijos el amor por la naturaleza, para que la respeten y la cuiden.

¿Qué les dirías a los escépticos del reciclaje?

Que los necesitamos. Necesitamos que se sumen al reciclaje para poner freno a las grandes amenazas a la que se enfrenta el planeta. En este sentido, es importante seguir concienciando y educando a los ciudadanos, para que sigan viendo el reciclaje como un acto de responsabilidad y compromiso con el medioambiente, un pequeño gesto, muy sencillo, que tiene grandes beneficios para nuestro entorno y que hacemos de manera altruista siendo conscientes de que supone un beneficio colectivo.

Una película o libro que recomendarías.

Hay muchas películas que recomendaría, pero por situarnos en el contexto actual creo que No mires arriba. Nos muestra la importancia de escuchar a los científicos y expertos medioambientales, que nos alertan de que la Tierra es nuestro único planeta y debemos cuidarlo y respetarlo.

En cuanto al libro, leo libros y artículos de prensa de los grandes periodistas ambientales que tenemos en España (Miguel Ángel Ruiz, Clemente Álvarez, Antonio Cerrillo, Odile, José María Montero…). Ahora mismo estoy con el de José Luis Gallego, Naturalistas en Zapatillas, gran amigo que lleva toda la vida en el terreno de la divulgación ambiental y al que admiro y respeto profundamente.

Un lugar al que te gusta regresar.

Benasque es mi sitio al que regresar, sin duda. Cada año recibo el nuevo año allí y quizá haya sido de las cosas que más he echado de menos durante la pandemia. Ese paseo hasta el refugio de La Renclusa con raquetas… que te pone los propósitos de año nuevo en su sitio. Me recoloca.

¿Optimista respecto al futuro?

Sí, por supuesto. Como apuntaba antes, son muchas las iniciativas ciudadanas que surgen cada día precisamente con ese propósito, con el de construir un futuro. Un futuro más sostenible. Además, si algo ha quedado claro de esta pandemia que nos ha tocado vivir, es que somos una sociedad colaboradora, que somos capaces de adaptarnos a todas las situaciones, por adversas que puedan ser, y, sobre todo, que juntos somos más fuertes. Por eso, confío en que poniendo en práctica de manera conjunta ese compromiso ambiental que hemos demostrado tener, nos espera un futuro prometedor.

Aun así, es importante que no bajemos la guardia en cuanto al trabajo de sensibilización y concienciación. Yo soy una persona optimista y creo en la gran voluntad humana, pero soy consciente de que todavía hay camino por hacer en este sentido, puesto que el reto es muy grande. Desde Ecoembes seguiremos trabajando en ello, poniendo nuestro granito de arena a través de nuestras acciones y campañas de educación ambiental.


Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

No hay comentarios

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.