Nuestros ‘discos para volar’ favoritos de 2021

Nuestros ‘discos para volar’ favoritos de 2021

El dúo sueco Kosmogon.

Menéalo

Un mirlo cantando durante los 25 minutos que dura una canción. Así nos viene la lista con algunos de los discos más representativos de 2021 con referencias a las aves. Y es que los mirlos se adueñan de la lista este año, desde el tema referido al principio, obra de los suecos Kosmogon, al homenaje del dúo mexicano Astros de Mendoza al legendario grupo de cumbia de Perú, Los Mirlos, pasando por el mejor disco del año para mí, el de Lady Blackbird (Lady Mirlo). Pero cuidado, que 2021 también trae palomas, búhos, jilgueros, garzas, cuervos, el desaparecido dodo y hasta una hubara canaria, y todo a ritmo y melodía de jazz, reggae, cumbia, pop, ambient, electrónica, blues, folk…

Abora, grupo de reggae originario de Fuerteventura (La Palmas), sorprendió en 2021 con Hubara ciao, una versión de la famosa canción Bella Ciao cuya intención es dar a conocer y concienciar sobre las amenazas que sufre la avutarda hubara canaria, catalogada en peligro de extinción. De nuevo, entre compromisos, portadas, alegorías, cantos o títulos, las aves se han dejado oír o ver en decenas de canciones y discos. Y nombres de artistas, ya que en 2021 publicaron álbumes Ruiseñora, Travis Birds, El Búho, The Dodos, Chloé Bird, Birdy o Cardelina, uno de los nombres que recibe el jilguero. Además, un ave del paraíso titula una de las canciones de Flores y encuentros, de Chloé Bird, hay un martín pescador en la portada del último disco de Downes Braide Association, Sarah Louise le canta también a búhos y garzas en su última obra (Earth bow) y Steve Earle le dedica un disco a su hijo fallecido, Justtin Townes Earle (J.T.) con un sinsonte en portada. Vamos ya con mi selección de 10 discos con plumas de 2021.

1 Black acid soul. Lady Blackbird. Foundation Music

“Mi primera escucha me dejó absolutamente sin palabras. Curiosamente, las siguientes escuchas también me dejaron sin palabras”. Firmo debajo de esta impresión que refleja una de las personas que comenta este disco en el portal Bandcamp. Y es nada menos que un álbum de debut, este de la vocalista estadounidense Marley Munroe, apodada Lady Blackbird (Lady Mirlo). Partiendo del jazz, de una voz portentosa y de unos sutiles y bellos acompañamientos de piano y contrabajo (también de alguna trompeta y guitarra), las canciones te elevan y trasladan a una nube donde te acompañan Billie Holiday, Nina Simone o Amy Winehouse.

2 Medieval femme. Fatima Al Qadiri. Hyperdub

Otra voz, la de Fatima Al Qadiri, y otras composiciones, las de su último disco Medieval femme, que cautivan. Aquí la música llega de la mano de una electrónica inspirada en el Medievo y en los poemas clásicos de mujeres árabes. Es casi como si cantaran esas mujeres a través de Al Qadiri, tanto con voces sensuales (Medieval femme y Qasmuna) como casi espectrales (Golden y Malaak), aunque yo me quedo con Sheba y el mejor de los engarces entre la electrónica y lo medieval; y con Zandaq, con los cantos de aves como protagonistas. La portada, con paloma incluida, es obra de su madre, Thuraya Al-Baqsami, artista y escritora pionera en un país como Kuwait.

3 Local valley. José González. Imperial Recordings

De Kuwait a Suecia con un compositor, José González, de padres argentinos. Qué decir de un álbum que contiene hasta tres canciones (Lasso in, Honey, honey y Visions) con mirlos cantando de principio a fin (no, ninguna es la de 25 minutos). Visions se acompaña además de un vídeo espectacular que muestra la transformación del paisaje que hemos provocado. Igualmente atractivo es otro vídeo, el de Swing, con aves marinas, palomas y córvidos formando figuras en torno a una creatividad muy naif. Es además uno de los temas que se adentra en la rumba y la cumbia dentro de una unidad que bebe de fuentes folk muy diversas, con interpretaciones sedosas al estilo de Simon & Garfunkel y Kings of Convenience.

4 Mässan. Kosmogon. Tonbad Grammofon

¿Qué tendrá Suecia para que, al menos en 2021, sus artistas musicales estén tan vinculados a los mirlos? Aquí está la suite de 25 minutos (Mässan) en la que canta un mirlo, entre otras aves (originales y pasadas por sintetizadores), desde el primer segundo al último. El dúo compuesto por Sophie Linder, pianista de formación clásica, y Nicklas Barker, guitarrista y teclista asociado al rock progresivo, usa (y a veces abusa) de su enorme colección de teclados para crear mantras sónicos que discurren entre el progresivo, el ambient y el drone. Si te gustan Tangerine Dream, has aparcado bien el oído; si no, pasa al siguiente disco.

5 Pissourin. Monsieur Doumani. Glitterbeat

Una propuesta más movida que las cuatro anteriores es la que presenta el trío chipriota Monsieur Doumani. Estamos ante una auténtica diablura de psicodelia basada en ritmos tradicionales, en la onda de la No Smoking Orchestra de Emir Kusturica, donde no faltan desvíos hacia la electrónica, el doom o el metal acompañados de instrumentos del folclore chipriota. Y con la noche muy presente, incluidas rapaces nocturnas. La cara de algo parecido a una lechuza (psicodélica, por supuesto) ilustra la portada y el búho da nombre a uno de los temas (Koukkoufkiaos). «Los locos y soñadores que habitan la oscuridad la comparten con hadas, estrellas y, mirándolo todo, el búho», afirman Monsieur Doumani.

6 Abducción amazónica. Astros de Mendoza y Los Mirlos. Folcore Records

Nos quedamos con la música con mayor ritmo de esta lista. En este caso viene desde México, de donde son Astros de Mendoza, pero que está inspirada, versioneada y acompañada por uno de los grupos míticos de la cumbia más arriesgada (dicen que es cumbia amazónica), la que practican desde 1968 Los Mirlos peruanos (sí, más mirlos). Lógicamente Astros de Mendoza aprovechan para darle su particular barniz de electrocumbia a un disco en el que se oyen aves aquí y allá, por ejemplo en Lamento en la selva. Alguna vez canta algún mirlo con plumas, aunque, sobre todo, como al resto, no les queda más remedio que bailar (La danza de los mirlos).

7 Migrations. Birds Are Indie. Lux Records

De México y Perú a Portugal. Así es esto de los viajes musicales migratorios gracias a las aves. Migrations se llama el disco de 2021 de Birds Are Indie, trío luso que ya se pasó por aquí en el repaso a los discos alados de 2016. Ricardo Jerónimo, Joana Corker y Henrique Toscano han vuelto a dar rienda suelta a su indisimulado pop indie trufado de americana que agradece las influencias tanto de clásicos como Pavement, Yo La Tengo o Eels, como de otros de nuevo cuño, como Father John Misty. Del tema más bonito del disco, Our last waltz, han hecho un vídeo en el que bailan a ritmo de vals un flamenco y una cigüeña. Pues eso, que las aves también son indies.

8 Perifèria. Clara Peya. Vida Records

Resulta imposible resumir en diez líneas lo que es y hace Clara Peya, pero es que pasa lo mismo con cualquiera de sus obras, como este Perifèria. Compositora, pianista y activista en muchas direcciones (feminismo, LGTB+, derechos de las personas migrantes…), Peya compone el disco de las aves en sentido más alegórico de 2021: las hay en Huracán (“Me acuerdo del deseo de volar sin tener alas”), en Si la luna (“Mirabas al cielo, esperando el día en que las aves te iban a guiar”) y en Mujer frontera (“Quiere ser ave pero no encuentra nido” / para mí la mejor canción de 2021). En este último cantan Alba Flores y Ana Tijoux, para demostrar cómo se hermanan muy diversos estilos en torno a las notas al piano de Peya. Y encima, “los beneficios recaudados con esta canción irán destinados a la asociación Jornaleras del Huelva en Lucha para apoyar su imprescindible labor”. Veis, al final he empleado doce líneas.

9 Birdy Island. Howie Lee. Mais Um Discos

Nuevo salto migratorio, en este caso hasta Pekín. Desde allí Howie Lee, malabarista de la electrónica, crea una banda sonora para un parque imaginario en el que las personas se funden con la naturaleza. “Birdy Island es para mí un palacio en las nubes, donde los pájaros son adorados como dioses”, apunta Lee. Esta mística se traslada a la música en una combinación de sonoridades chinas y occidentales, donde no faltan el jazz, el progresivo y la electrónica. Y por supuesto, las aves. Cantan en algunos temas, especialmente en el homónimo del álbum, pero sobre todo están presentes en la portada, donde aparecen, en sentido figurativo, especies parecidas a colibríes, pavos reales, cuervos, golondrinas, pinzones, currucas y arrendajos, entre otros.

10 Blind Owl Wilson. Blind Owl Wilson. Mississippi Records

Me vais a permitir terminar con un capricho, con una debilidad, la voz y el blues psicodélico de Alan Blind Owl Wilson. Las dos únicas vinculaciones con esta lista es que el sello Mississippi sacó en 2021 una recopilación escueta pero certera de su trayectoria musical, especialmente marcada por su paso por Canned Heat, y que su apodo significa “búho ciego” por el acusado astigmatismo que padecía. Pertenece al Club de los 27, grandes de la música como Joplin, Cobain, Hendrix o Winehouse que murieron a los 27 años. A partir de ahí nos queda un gran legado musical con una de las voces más suaves y agudas, a la par que angustiada, del blues rock, y temazos como On the road again, Going up the country, Poor moon o My mistake.


Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

No hay comentarios

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.