Las pinturas más optimistas de Óscar Domínguez, el surrealista olvidado

Las pinturas más optimistas de Óscar Domínguez, el surrealista olvidado

Óscar Domínguez. ‘Composición con casas y animales’. Cortesía de la Galería Guillermo de Osma.

Menéalo

Casi una veintena de obras de la época más colorida y alegre de Óscar Domínguez han encontrado un refugio en la Galería Guillermo de Osma de Madrid hasta el 19 de febrero de 2021. Un trazo no era suficiente. Dos, al final, tampoco. Tuvieron que ser tres para que Domínguez (1906-1957) encontrara en ellos una de sus máximas expresiones y la manera de encauzar su etapa vital más plena y optimista.

La galería acoge esta muestra del pintor tinerfeño, la primera en la historia centrada exclusivamente en torno a el periodo 1948-1952, tan relevante para el creador. La exhibición recuerda uno de los momentos más importantes en la vida artística de Domínguez, justo tras superar su vinculación con el movimiento surrealista en los años 30 y una intensa relación con Picasso en los 40.

Antes de todos esos acontecimientos biográficos que marcarán el futuro de Domínguez, el joven e inquieto personaje decide desechar la administración de los negocios familiares en París para frecuentar el artisteo de Montparnasse en 1927, la Meca de la experimentación visual. Da un paso más allá cuando se matricula en una academia de pintura, cuyo resultado se comprueba en las piezas surrealistas realizadas en 1929 bajo la influencia de renombrados creadores como Dalí, Tanguy y Max Ernst. Años después, ya en 1935, Domínguez avanza en su trayectoria profesional cuando entra a formar parte del grupo surrealista comandado por André Breton. Pero no se olvida de dónde viene, de sus raíces isleñas. Por ello, junto a su amigo Eduardo Westerdahl organiza la primera exposición del grupo surrealista en Tenerife.

Es en 1948 cuando el artista comienza su nueva etapa, protagonizada por el “triple trazo”. La técnica se basa en la utilización de una fina línea de tinta que, a su vez, en sus márgenes se puede apreciar un cierto registro blanco, enmarcando así los distintos elementos de la composición. Este novedoso recurso estilístico de la época eleva el grado de limpieza, rigor y equilibrio en las obras. Tal y como apuntan desde la galería, “tanto los lienzos como los papeles ahora se caracterizan por el predominio de un dibujo de líneas precisas, por un claro aumento de la gama cromática y por el uso de unos colores que recuperan la luz y brillantez que habían perdido anteriormente”.

Óscar Domínguez. ‘Revólver’. Cortesía de la Galería Guillermo de Osma.

Óscar Domínguez. ‘Frutero come-frutas’. Cortesía Galería Guillermo de Osma.

Los temas de siempre pero con nuevas formas

Resaltando que “es, seguramente, la obra más positiva y optimista que el artista jamás realizó”, el galerista Guillermo de Osma incide en que fue el propio pintor quien, en una carta dirigida a Westerdahl, describió esta etapa como “el momento más exitoso de su carrera”, ya que “había conseguido inventar una técnica que le permitía realizar una pintura personal”. Y así se demuestra en la exhibición, donde los temas por antonomasia de Domínguez siguen presentes. A saber: revólveres, redes, toros, pájaros y mujeres.

En concreto, son 18 obras que cuelgan de las dos salas de la galería. En ellas, un surrealismo muy presente se conjuga con un juego entre los colores, las formas y los dobles sentidos. La desfiguración da vía libre para la creación de un Domínguez que, durante estos años de transición entre la quinta y la sexta década del siglo pasado, se acerca a la abstracción. Según Guillermo de Osma, “este periodo es un oasis repleto de lírica y tranquilidad; hasta parece que los toros que dibuja son amables”. Es así porque el lapso de tiempo en el que se enmarcan las creaciones expuestas coincide con una buena época para el pintor. “Empieza una relación amorosa con una mujer francesa y, a la vez, mantiene una muy buena relación con la mujer de la que se estaba separando. Estos cuatro años son como una unidad en sí misma, un bálsamo en su vida y su obra”, comenta el galerista.

La época más alegre de su vida

El entusiasmo y la ironía que inundan las creaciones componen un resultado completo de frescura, ligereza y luminosidad. Como el propio experto indica, este periodo en sus creaciones no fue más que un paréntesis en el conjunto de su obra. Así describió él mismo las puertas que le abría esta técnica tan perfilada como vanguardista: “Me acerco al problema plástico, al lado inventivo que te abre la naturaleza frente a la luz, la forma y el color”. En esa aproximación, apunta Isidro Hernández, el conservador de la colección del artista tinerfeño, “el artista renuncia y se desdice de influencias demasiado pesadas para el viaje; deja atrás todo lo aprendido y se adentra en el terreno de una experimentación presidida por un instinto lúdico y libre que guía, ahora, los impulsos de su espontaneidad”.

Por otra parte, el especialista Lázaro Santana también le dedica algunas palabras en el catálogo de la exposición, como anteriormente hiciera Hernández: “Este trabajo de los años 49-51 (…) constituye un ejemplo de equilibrio, de mesura, de buen hacer técnico, de exploración de la belleza y del color y de la precisión y poesía del dibujo; de creación de un universo propio, con personalidad autónoma, perfectamente identificable”.

Esta bonita época de plenitud pasó fugazmente por la biografía de Domínguez, pues volvió a darse a la vida dionisíaca, bebedora y mujeriega que siempre le había acompañado cuando terminó la historia de amor en la que se encontraba imbuido. El fatal desenlace se produjo el 31 de diciembre de 1956 a las doce de la noche, cuando se suicida. “Hasta en el momento de su muerte buscó la controversia”, agrega el galerista. Guillermo de Osma acoge ahora las obras más optimistas del artista canario, creadas en un oasis de plenitud vital en su biografía.

Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

Comentarios

  • ANTONIO

    Por ANTONIO, el 06 diciembre 2020

    Me agrada su forma de definir a este artista….

    • Guillermo Martínez

      Por Guillermo Martínez, el 07 diciembre 2020

      Muchas gracias, Antonio.

      Realmente, la muestra es una más que estupenda oportunidad para acercarnos a este artista tan olvidado.

      Abrazote y salud!os

  • Mercedes

    Por Mercedes, el 07 diciembre 2020

    Me encanta!!!! ????

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.