Shinova invoca a ‘La buena suerte’ para diferenciar ovnis y estrellas

Shinova invoca a ‘La buena suerte’ para diferenciar ovnis y estrellas

La banda Shinova. Foto: Juan Pérez Fajardo.

Menéalo

Desde esa poética declaración de intenciones, épica y henchida de buen karma con la que arranca este nuevo álbum de los vizcaínos Shinova y que lleva por título ‘Puedes apostar por mí’ , hasta el último y precioso corte, ‘Ovnis y estrellas’, sucede una película entera, una vida quizá. Desarrollándose líricamente entre el tsunami de emociones que mantiene quien rema con fuerza a la orilla de lo positivo, este sexto disco, titulado ‘La buena suerte’, nos eleva a una dimensión de pop intenso con trazas de rock, un resultado brillante y rabioso envuelto con cuidados arreglos. Buen trabajo.

En las nuevas canciones de Shinova el oyente es cómplice de sus emociones, especialmente en temas como Te debo una canción, o también le permiten bailar despreocupadamente, como en el caso de Solo ruido.

Grabado por el productor Manuel Colmenero en su estudio Sonobox de Madrid, que ha estado muy fino a los mandos de la producción, creando un sonido propio en cada canción, La buena suerte guarda joyas como Palabras, el dúo que Gabriel de la Rosa hace con ELE (Elena Iturrieta).

Gabriel (que es quien nos atiende a la entrevista) y Ander, voz y bajo respectivamente, comenzaron este proyecto hace ya más de tres lustros, por la necesidad personal y la inquietud artística de componer y hacer canciones que luego subían a la red. Numerosos músicos han pasado por Shinova, manteniéndose siempre ese núcleo, que marca el concepto, a lo largo y ancho de sus seis discos publicados hasta la fecha.

Estrenáis disco en estos tiempos raros, ¿ha inspirado esta nueva realidad vuestro nuevo trabajo?

La mayoría de las canciones de La Buena Suerte son previas a la pandemia, por lo que en realidad toda esta situación no ha influido demasiado en el proceso compositivo, aunque sí hay algunas excepciones, como Torre de naipes o Te debo una canción, que se escribieron en esos días y que entraron en el disco en el tiempo de descuento.

‘La buena suerte’, este nuevo disco, ¿tiene algo de conceptual o son un grupo de canciones?

No es un disco conceptual, aunque en algunos casos las canciones guarden una coherencia temática entre ellas. Supongo que es algo que sucede de manera natural, al nacer todas de las experiencias vividas en los últimos dos o tres años.

¿Hay algún disco de cabecera, libro o artista que haya inspirado o alumbrado este disco?

La verdad es que hay muchísimos artistas que nos han inspirado para este disco. De hecho, recuerdo que antes de comenzar a trabajar, quedamos con Manuel Colmenero, productor de La Buena Suerte, y estuvimos charlando largo y tendido sobre bandas, conceptos y uniendo los puntos para que las influencias individuales se concentraran en la misma dirección y sumaran elementos interesantes a nuestra música.

Habéis ampliado vuestra paleta de texturas, de elementos en vuestra música, ¿cómo ha surgido este enriquecimiento?

Como te comentaba, hubo un trabajo previo, junto a Manuel, sin enchufar aún los instrumentos, en el que marcamos las equis sobre el mapa, y una vez lo tuvimos claro, nos pusimos en marcha a través de un camino en el que la experimentación y el aprendizaje fueron constantes. Un proceso intenso, pero divertido.

Para buscar un sitio donde estar a salvo de la negatividad, del virus de desánimo que nos guía, ¿hay que empezar por mirar en uno mismo?

Bueno…, hay una realidad muy jodida ahora mismo. Estamos inmersos en una catástrofe y la incertidumbre nos acompaña desde el primer minuto del día hasta que nos acostamos. Lo raro sería no sentir miedo o desánimo, pero algo que hemos aprendido por la fuerza es la importancia de valorar cada uno de los buenos momentos que se nos presentan, por mínimos que sean, y eso comienza desde aquí, desde ahora. Es un topicazo, sí, pero es lo único real que tenemos.

Los aires folks se dan la mano con las nuevas tecnologías en gran parte del repertorio de este disco, ¿cómo habéis ido espolvoreando estos bonitos toques? ¿Hasta qué punto queríais dar una vuelta más a vuestro sonido?

El folk siempre ha estado presente en nuestra música, aunque nunca de manera evidente. En este disco puede que esté en un plano más visible, así como lo están también los sintetizadores y algunos elementos nuevos que aportan nuevos caminos dentro de una evolución lógica.

Manuel Colmenero ha sido vuestro productor, ¿hasta qué punto ha metido mano en vuestras composiciones?

Manuel es una persona que sabe leer a la perfección el ADN de las bandas, y su punto de vista ha sido vital en La Buena Suerte, ya que desde el máximo respeto, ha sabido potenciar aquello que necesitábamos potenciar y descartar aquello que no aportaba demasiado y que quizá a nosotros nos costaba identificar desde dentro. Más allá de lo puramente artístico, su papel también ha sido clave en el factor anímico, algo muy difícil con lo que lidiar en una época tan complicada como esta.

Arrancasteis vuestra carrera en 2008, ese año sacasteis vuestro primer disco, justo el año en el que arrancó una gran crisis económica que marcó una época… La música realmente es una tabla de salvación, ¿lo sentís así?

Desde luego, a nosotros nos ha salvado, como músicos y como oyentes.

Si miramos aquel primer disco y miramos este, tras seis discos editados, ¿has aprendido todo lo que hay que saber del rock o aún te queda mucho por descubrir?

Ahora tenemos menos idea de lo que es el rock, el indie, el pop, la música urbana… y eso es algo maravilloso. Cuanto más vives, menos sabes. Además, estamos en una época en la que los estilos se saltan las fronteras de un lado para otro, mientras todo cambia a una velocidad de vértigo, incluso el consumo de música. Aprendizaje puro y duro.

¿Con qué otros grupos de la escena os identificáis o estaríais a gusto colaborando o compartiendo escenario?

Lo hablábamos el otro día en el local… No tenemos muy claro a qué escena pertenecemos, pero, a su vez, nos identificamos y admiramos a muchos artistas que quizá entre ellos no tengan una relación artística directa. Puede que esto tenga algo que ver con lo que te comentaba. Puede que las líneas rojas se estén borrando y por eso sea cada vez más difícil etiquetar la música o identificar una escena.

Arrancasteis como dúo, Gabriel y Ander, sin más pretensión que hacer canciones y subirlas a la red, ¿en qué momento decidisteis dar el paso y confiar en hacer carrera con Shinova?

Como bien dices, de manera natural, sin más pretensión que la de hacer canciones y expresarnos a través de ellas. Así, paso a paso, hemos llegado hasta aquí, y en esas seguimos, con la misma ilusión.


Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

No hay comentarios

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.