Shirley Davis, la nueva diva del soul: desde Madrid al mundo

Shirley Davis, la nueva diva del soul: desde Madrid al mundo

La cantante Shirley Davis. Foto: Jaime Pantoja.

Menéalo

La magnética voz de Shirley Davis, la nueva diva del soul, puede aún difícilmente despegarse de una azarosa vida. Nacida en Londres en una muy humilde familia jamaicana. Infancia de acoso por los ‘skinheads’. Casada con 16 años. Luego madre soltera con 21. Emigrante en Australia… Finalmente instalada en Madrid. Ha sacado recientemente un tercer discazo con el sello madrileño Tucxone, ‘Keep On Keepin’ On’. Todo un canto a seguir adelante, siempre seguir adelante. Shirley Davies tiene la combinación idónea de calle y academia, la fuerza y el estímulo necesarios para hacerse escuchar por todo el globo terráqueo.

 La norteamericana Sharon Jones (cuyo estilo definían algunos cronistas musicales como un cruce entre Tina Turner y James Brown) le dio la alternativa en 2014; fue en un concierto en Madrid, antes de abandonarnos para siempre en 2016. Esa velada, tras Sharon presentarla al público, con los focos de La Riviera apuntándola, Shirley Davies puso magia al momento en cuanto empezó a cantar.

Esa noche también se quedaron ojipláticos al escucharla los responsables del sello madrileño Tucxone, con estudio propio en Carabanchel. Tras averiguar quién era esa cantante, le propusieron venir a España para grabar un álbum junto a The Silverbacks, la banda del sello. Este es ya el tercero que realiza junto al sello y la banda residente, le precedieron Black rose (2016) y Wishes and wants (2018), al igual que este, trabajos muy recomendables si te mola el soul y el funk que, respetando la tradición, se exhibe exultante de frescura.

Londinense, de padres jamaicanos, la humilde vida de Shirley no ha sido un camino de vino y rosas. De niña el bullying de los skinheads en el barrio donde creció, a los 16 años se casa (en Escocia) y a los 21 es una madre soltera que deja Inglaterra por amor y que termina en Australia solita, bueno, con su bebé.

Ella seguía haciendo caso a esa voz que le salía del alma y que le decía que cantase más fuerte y mejor. Desde que era niña la música la acompañó y de algún modo iba aprendiendo ella sola, imitando el tono de Kate Bush o sintiendo las plegarias de Mahalia Jackson; en fin, acariciando los diferentes tonos casi como un hobby, dejando salir el soul a través de su garganta.

Todo lo que le estaba ocurriendo le daba fuerzas. Comenzó a montar una banda en Melbourne, The Grand Wazoo; se tomó su vocación de cantante como un oficio, estudiando y aprendiendo cientos de covers clásicos que interpretaba en conciertos por todo el país. El día que Sharon Jones (junto a la banda que había acompañado a Amy Winehouse, Dap-Kings) actuaba en su ciudad, Shirley sorteó todas las barreras, utilizó sus recursos y logró llegar al camerino de la artista americana para pedirle que, por favor, la escuchase cantar. Sharon le dijo que sí, pero que Madrid sería el lugar y el momento…. Y esa es la escena con la que empecé este artículo. ¿Es o no es de película?

La banda sonora, por supuesto, la interpreta ella misma en este su nuevo trabajo, titulado, con el consejo que le dio su madrina Sharon: Keep on Keepin’ on (no dejes de seguir adelante).

Te instalaste en Madrid para vivir, ¿cómo te va por aquí? ¿Qué piensas de la ciudad?

Llegué a Madrid a vivir en 2015. Ha pasado ya un tiempo, ahora que lo pienso. Me fui de Australia después de 24 años para venir a grabar mi primer disco con The Silverbacks. Canté en un concierto de mi amiga, la difunta Sharon Jones, y ahí fue donde Tucxone Records me vio y me cazó para que volviera a grabar en el estudio. Madrid se convirtió en mi casa al instante.

La banda que te acompaña es de Madrid, ¿cómo fue el encuentro?

Como he mencionado antes, la petición de que cantara y estuviera al frente de su grupo me hizo pensar en las posibilidades de hacer una nueva música que nos representara y que se sintiera como yo, fue emocionante. Hacer buena música con músicos a los que les gustaba el sonido de mi voz. No fue difícil oír desde la primera escucha de mi banda que tenían algo especial de lo que yo quería formar parte. Por suerte, ya han pasado tres LP’s. Estoy más que feliz con nuestros esfuerzos por mantener vivos los sonidos del soul vintage y moderno.

Eres una mujer que ha vivido en varias partes del mundo: Australia, Inglaterra y ahora España, ¿eres inquieta por naturaleza o la vida misma te ha hecho moverte así?

Soy un poco inquieta, pero los últimos años me han enseñado a tener paciencia. Es esencial. Por suerte, he viajado mucho, pero me apetece volver a salir de gira y no me aguanto más de poder volver a cantar todas mis canciones, las antiguas y las nuevas. Nuestra gira comienza en Madrid con el lanzamiento del álbum. Después pasaremos por Portugal, Alemania e Italia. El verano se presenta precioso, así que el escenario volverá a ser mío y mi naturaleza para cantar volverá a estar en plena forma y efecto. La industria de la música ha sufrido, pero estamos haciendo un regreso masivo.

¿Recuerdas qué disco o canción te hizo querer dedicarte a esta profesión?

Muchos artistas me atraparon desde la primera escucha. Cuando era niña, la radio siempre estaba encendida, así que escuchaba de todo. Llevaba discos como los Jackson 5, George Benson, Chaka Khan, Tracy Chapman, TLC, Janet Jackson… También pasé fases de Kate Bush y Dolly Parton. Mi lista es una locura, hay Meatloaf, Queen, Bowie, Prince… Prince. Vi 19 noches de Prince cuando vivía en Londres. Lo conocí cuando vivía en Australia. Sí, me encantaba Prince.

‘Keep On Keepin’ On’ es un título positivo, ¿te lo dices a ti misma o se lo dices al mundo?

A ambos. Ahora lo escucho todo el tiempo. Esta frase, irónicamente, viene de la señora Sharon Jones que me envió un mensaje de texto. Este fue su último mensaje que recibí de su parte antes de morir. Esto es totalmente personal. Un pequeño mantra que guardé mientras escribía para inspirarme. Keep on’ está definitivamente dedicado a nuestra amistad. Ella podía llamar a mi puerta en cualquier momento y sacarme de la cama para divertirnos juntas. En el título del álbum espero que todo el mundo reconozca el espíritu que se necesita para seguir haciendo lo que te gusta. No tiene sentido preocuparse, sigue adelante. La industria de la música en su totalidad está demostrando que keep on keepin, ‘on es una declaración para vivir. Seguiremos adelante haciendo buena música.

Tu interpretación del soul proviene tanto de la tradición como de los nuevos tiempos, desde Aretha hasta Amy, por poner dos extremos, ¿lo siente así?

Sí. Todas son voces inspiradoras. La interpretación de una canción por parte de una mujer es una emoción que siempre ha provocado mis oídos y calmado o encendido mi corazón. Tracy Chapman me atrapó. Minnie Ripperton, Betty Davis o Harris me atraparon. Los nuevos artistas y cantantes también me entusiasman, como H.E.R. o Jazmine Sullivan o Swsh Tank the Bangas o Hiatus Kaiyote. Así que me gusta mucho la música antigua y la nueva. Una de mis madres cantantes fue la difunta gran Marva Whitney, que cantaba con James Brown. Esta mujer cambió mi vida y sigue haciéndolo. La música es una historia de vida. Aspiro a ser una de esas mujeres que tienen un legado musical.

He leído que trabajaste en el estadio de Wembley, en Londres, antes de marchar a Australia, ¿qué hacías allí, pudiste ver de cerca a alguna gran estrella, alguna anécdota suculenta?

Vendía programas y camisetas. Mercancía oficial del estadio y de la arena. Mi trabajo me permitía ver a todo el mundo. Yo era joven. De finales de los 80 al 91, antes de irme a vivir a Australia. De los deportes a la música. Sí, ese era otro trabajo que me encantaba. Prince… Madonna… Tina Turner, Pink Floyd, Rolling Stones, Whitney Houston. Escuché y me abrí camino en cada espacio. Era una mosca en la pared. Vi todo y a todos. También me pagaron por verlos a todos. Un triunfo para una adolescente.

Además, en tu biografía he visto que fuiste madre bastante joven y que te fuiste de casa antes de ser mayor de edad… Todas estas experiencias te han dado carácter como mujer, como persona y como cantante, ¿es así?

(Risas). Fui una gran madre. Mi hija tiene ahora 27 años y vive en Australia. Estaba con ella sobre mis rodillas cuando cumplí 21 años. Era y sigue siendo la persona que más quiero en este mundo. Si no la tuviera, no sería yo. Escribo canciones sobre los sentimientos que he tenido con ella. Ella es mi espíritu que camina. No me arrepiento de haber sido una madre joven. A los 48 años es mi único amor y es un genio. ¡Ella es mi espíritu que camina! No me arrepiento de haber sido una madre joven. Ella mola.

Has acompañado a grandes artistas en sus giras, ¿has encontrado en ese mundo del backstage grandes excentricidades?

Es como Las Vegas a veces, pero sí, he estado con muchos artistas pasados y presentes. Madonna fue una de las más interesantes. Sólo se permitía estar presente en la prueba de sonido por designación de la reina. Yo trabajaba allí, así que por supuesto que miré. Ambición rubia a lo Dick Tracy. Llevaba unos pantalones cortos de motorista blancos. Miré y me di cuenta de que no era rubia natural. Pero bueno, yo era joven. El espectáculo en el estadio fue épico. Estoy en la cabina en medio de esa acción vendiendo programas y camisetas. Sus fans eran los más frenéticos. Metallica fue el más doloroso para mi corazón, ya que había problemas de contaminación acústica. Si entrabas en la pista del concierto tu corazón padecía por los tonos graves; no es broma …, aunque todo el mundo estaba muy motivado por la banda.

En tus canciones, la tradicional pena omnipresente en el soul se ve superada por una emoción y una frescura inusitadas, ¿en qué piensas o qué te inspira cuando cantas?

Pienso en mi mensaje…. Pienso en mi hija para algunas de ellas. En algunas parejas. En el amor. Mi verdad personal y un poco de mi lado estrafalario y divertido. Básicamente sólo expongo una parte de mí misma en la palabra, una parte de mi pensamiento y mis obras, y, claro, trabajar todo esto en mi tono. Me encanta que esta parte de mi vida no requiera ningún filtro y pueda ser clara y directa.

Me gustaría que me hablaras de ‘Wild girl’, una de las canciones de este nuevo álbum.

Todas las chicas. Mi chica. Yo. Las mujeres en general son mi objetivo en esta canción. Wild girl es la chica que llevo dentro destinada a crecer y protagonizar su propia historia. Hay muchas chicas estupendas con las que salgo. De todas las décadas. Son mis animales espirituales que me inspiran para perseverar. También soy una chica salvaje de corazón.

¿Has escuchado flamenco? ¿Te gusta? Dicen que es el soul de aquí…

Sí, aprendí mucho viviendo en España… Al principio, al llegar, canté con La fábrica de Gospel. Un coro muy experimentado que trabajaba con Pitingo. Su energía me abrió a la vida del teatro en Madrid y a un gran público español e inglés de soul latino que estaba pendiente de cada nota y de las palmas de su banda y equipo. Aprendí sobre las formas gitanas de alteración del alma latina y los sonidos y tradiciones del flamenco en España. Aunque no cante en español. El soul latino es también de inspiración afro en la forma en que me lo presentó hace años. La forma en que Pitingo lo presenta es la versión del soul latino con ritmos flamencos.

Una pandemia, una guerra…, ¿cómo sientes estos tiempos extraños que estamos viviendo?

Yo estoy en casa feliz y agradecida. Rezo por todos, pero ningún futuro en esta época es seguro. Ni en mi sector ni en los países en los que he vivido. Agradezco todas las pequeñas cosas…, no sólo las fiestas. El Viernes Santo ha sido mi 48 cumpleaños. Recé por la paz, pero me siento feliz…, feliz aquí y presente.


Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

No hay comentarios

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.