El Teatro Real ocupa 8 palcos con músicos para lograr un "Siegfried heróico"

El Teatro Real ocupa 8 palcos con músicos para ofrecer un «Siegfried heróico»

La pala de una excavadora amenaza a ‘Siegfried’ en la versión de Robert Carsen de la ópera de Wagner. Foto: Javier del Real.

Menéalo

El Teatro Real estrena el sábado ‘Siegfried’, tercera ópera del ciclo de ‘El anillo del Nibelungo’ de Wagner. Para cumplir con los protocolos de seguridad y distancia social, algunos de los 87 músicos de la orquesta ocuparán ocho de los palcos que rodean el patio de butacas. Con casi cinco horas de duración, las funciones de este Wagner en «sonido surround» se adelantan a las 16.30 horas para facilitar al público que regrese a sus casas antes del toque de queda. 

Un representante de la prensa británica lanzó la pregunta en la rueda de prensa de presentación de Siegfried, tercera ópera de la tetralogía wagneriana El anillo del Nibelungo, que se estrena este sábado en el Teatro Real de Madrid: “Europa y el mundo miran con sorpresa a Madrid, ¿cómo es posible que este teatro sea capaz de continuar con su actividad cuando la gran mayoría en el mundo están cerrados o no paran de suspender espectáculos?».

El director artístico del coliseo madrileño, Joan Matabosch, no tuvo ningún reparo en compartir el secreto. A nadie se le escapa que los teatros de titularidad pública tienen una responsabilidad no solo con la seguridad sanitaria en tiempos de pandemia, sino también con los ciudadanos: deben hacer todo lo posible por encontrar la manera de seguir adelante. ¿Cómo lo ha logrado hasta el momento el Teatro Real? Cumpliendo con dos premisas clave: planificación y control. “Estaría bueno que nos tuviéramos que poner medallas ahora por los espectáculos que hemos tenido que cancelar”, explicó Matabosch, “pero hemos cancelado varios. Todos aquellos en los que no podíamos garantizar la seguridad”.

“Básicamente, el Teatro Real no ha podido subir a su escenario aquellos espectáculos que comprometían a mucha gente y que no ha podido controlar desde el principio. Es decir, se han suspendido fundamentalmente actuaciones de compañías de danza extranjeras y orquestas invitadas”, aclaró el director artístico.

El Teatro Real ha puesto en marcha desde el principio de la pandemia unos estrictos controles sanitarios a sus trabajadores, que se realizan pruebas con periodicidad y mantienen las medidas de higiene, mascarillas y distancia social a rajatabla. “Ha habido contagios y se ha actuado. Los casos positivos se han aislado y los afectados han pasado las preceptivas cuarentenas y controles”, explicó Ignacio García-Belenguer, director general del Real.

¿Y del otro lado del escenario, entre el público, no ha habido problemas? “El mes pasado, precisamente, un espectador llamó para advertir de que había estado en el teatro y un par de días después había testado positivo. Las entradas desde hace meses son nominativas y le pedimos al público que nos facilite una forma de contacto. Eso nos permitió identificar y llamar a las 25 personas que habían estado sentadas cerca de este espectador. Les hicimos test a todas, y ninguna de ellas dio positivo”, explicó García-Belenguer. Además, ofreció nuevos datos de las mejoras que el teatro ha llevado a cabo para mejorar la seguridad del público: “Hemos perfeccionado el sistema de renovación de aire dentro de la sala. Se renueva completamente ocho veces a la hora –la normativa obliga a cuatro veces la hora-. Renovamos 27 litros de aire por segundo, cuando la normativa dice que ha de ser un mínimo de 12 litros por segundo”.

Disposición de algunos músicos en los palcos para la representación de ‘Siegfried’ en el Teatro Real. Foto: Javier del Real.

Más allá de las reducciones de aforo y los toques de queda que marca la Comunidad de Madrid, ¿cómo se pone en pie una ópera que ya solo en lo musical involucra a una orquesta cercana a los 100 músicos? Pablo Heras-Casado, director musical de esta tetralogía que echó a andar en 2019 y terminará el año que viene a razón de una ópera por temporada, lo explica: “Llevamos meses de trabajo para lograr mantener el protocolo de seguridad de un metro y medio de distancia de seguridad entre los músicos y no comprometer artísticamente el resultado. Lo fácil habría sido reducir la orquesta y ya está, pero no. Tras dos meses de pruebas dimos con una solución poco habitual, pero que ofrecerá al espectador una nueva aproximación a esta ópera de Wagner. Será un Siegfried heróico”. Los ocho palcos del proscenio, cuatro a cada lado del escenario, serán ocupados por músicos. En concreto por las seis arpas y los instrumentos de percusión más agudos en un lado, y los metales, trombones, tubas y trompetas en el otro.

“Será un Siegfried con una especie de sonido surround”, afirmó Joan Matabosch. “Pero por más apasionante que le parezca al maestro Heras-Casado, que sepa que cuando se termine la pandemia se hará todo en el foso como toca”, sentenció divertido.

El tándem formado por el director de escena Robert Carsen y el escenógrafo Patrick Kinmonth es el responsable escénico de todo el ciclo que gira en torno a la actualísima idea de la devastación de la naturaleza por una ambición desaforada de poder. Se trata de una producción estrenada en 2000 en la Ópera de Colonia, repuesta en diversas ocasiones –se representó en el Liceu de Barcelona en 2013–. “Ni en mis peores sueños pensé que esta puesta en escena sería tan actual 20 años más tarde”, aseguró el director canadiense. “Esta pandemia debería servir para aprender la lección de cómo deberíamos de comportarnos con el planeta. Deberíamos superar todos los obstáculos y volver a un equilibrio con la naturaleza”. “Pero también», añadió, «es una obra que trata sobre el poder, sobre la ambición desaforada de poder, y volvemos a subirla a un escenario en un momento en el que el presidente saliente de Estados Unidos está siendo acusado de crímenes muy graves precisamente por un ansia desmedida de mantenerse en el poder. Hasta ese punto es actual esta obra”.

Siegfried es una ópera muy larga. Tres actos de unos 85 minutos de duración cada uno. El Teatro Real ha previsto, además, un descanso de unos 25 minutos entre cada uno de ellos, lo que supone una duración total de casi cinco horas. Para poder cumplir con los horarios del toque de queda impuesto por las autoridades, las representaciones comenzarán a las cuatro y media de la tarde. Y para aquellos que lleven mascarillas quirúrgicas, cuyo uso se recomienda para tan solo cuatro horas, el teatro pondrá a disposición de los espectadores que lo soliciten otras de repuesto.

Entre el 13 de febrero y el 14 de marzo el Teatro Real ofrecerá ocho funciones de Siegfried, de Richard Wagner.  Puedes consultar aquí las fechas. El reparto lo conforman los tenores Andreas Schager (Siegfried) y Andreas Conrad (Mime), los bajo-barítonos Tomasz Konieczny (El viandante / Wotan) y Martin Winkler (Alberich), las sopranos Ricarda Merbeth (Brünnhilde) y Leonor Bonilla (Voz del pájaro del bosque), la mezzosoprano Okka von der Damerau (Erda) y el bajo Jongmin Park (Fafner).


Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

Comentarios

  • ‘Siegfried’, el titánico viaje en busca del miedo en el Teatro Real

    Por ‘Siegfried’, el titánico viaje en busca del miedo en el Teatro Real, el 15 febrero 2021

    […] entre los músicos, que obligó a que arpas, parte de la percusión y los metales tuvieran que ocupar ocho de los palcos de la platea. Los 87 músicos sonaron con brío y de forma muy compacta, dirigidos por Pablo Heras-Casado, […]

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.