'Antonio y Cleopatra' una pasión de locos en el Festival de Mérida

‘Antonio y Cleopatra’ una pasión de locos en el Festival de Mérida

Ana Belén y Lluís Homar en ‘Antonio y Cleopatra’ en el Festival de Teatro de Mérida. Foto: Jero Morales.

Menéalo

El jueves se estrenó en el Teatro Romano de Mérida ‘Antonio y Cleopatra’, de William Shakespeare, coproducida con el Centro Dramático Nacional y dirigida por José Carlos Plaza sobre la versión del escritor Vicente Molina Foix, con Ana Belén y Lluís Homar en los dos papeles principales. La obra, que ya pasó por el Festival de Almagro, se enmarca en la 67 edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, que abrió el 30 de junio Rafael Álvarez El Brujo con ‘Los Dioses y Dios’, a partir del texto ‘Anfitrión’ de Plauto.

Como dicen siempre los directores y actores que vienen a representar al Teatro Romano de Mérida, sucede algo emocionante y misterioso en su viejo escenario, cuando las vidas que atravesaron hace siglos su momento crucial vuelven a vivirlo ahora, en un lugar que casi no ha cambiado desde entonces. Quizá es que aquí el tiempo se pliega en capas, superponiendo diferentes realidades: la noche fresca de Mérida en el cielo abierto sobre nuestras cabezas, donde murciélagos o estorninos hacen sus piruetas ante el proscenio para recordarte que estás aquí, que eres tú; o las piedras del teatro que pisas y en las que te sientas, testigos de otras pisadas desde hace tantos milenios; o nuestro presente real y el de los actores mezclándose con el de los personajes que interpretan, cuyo tiempo abarca solo esa medida compacta y efímera en la que sucede todo dentro de una obra dramática, que puede sin embargo reflejar sus vidas enteras, la vida de cualquiera. Un vértigo de tiempos y espacios que flota como polvo ámbar en la atmósfera antigua de Mérida y que produce la magia –ese tópico que aquí se hace tan exacto– cada vez que empieza una representación.

Volvió a suceder el jueves en el estreno de Antonio y Cleopatra de William Shakespeare, dirigida por José Carlos Plaza sobre la versión del escritor Vicente Molina Foix, con Ana Belén y Lluís Homar en los dos papeles principales, acompañados por Ernesto Arias, Israel Frías, Javier Bermejo, Fernando Sansegundo, Olga Rodríguez, Elvira Cuadrupani, Rafa Castejón, Carlos Martínez Abarca, Luis Rallo y José Cobertera.

Shakespeare escribió Antonio y Cleopatra en plena madurez a partir de la historia de Marco Antonio que trazó Plutarco en sus Vidas paralelas, cuando ya había experimentado con diversos géneros y creado tragedias perfectas con personajes como Romeo y JulietaHamletOteloLear Macbeth. Como él, también aquí sus personajes se encuentran en plena madurez; Marco Antonio está en la cúspide de su poder repartiéndose el imperio en triunvirato con Octavio César y Lépido, viviendo su pasión en Alejandría subyugado por la reina Cleopatra y ajeno a todo lo que pasa en Roma, cuyas noticias van y vienen por boca de mensajeros que, como sucede ahora, llevan y traen murmuraciones que acaban con su prestigio y su carrera: “uno de los tres pilares del mundo, metamorfoseado en el bufón de una puta”.

Una escena de ‘Antonio y Cleopatra’ en el Teatro Romano de Mérida. Foto: Jero Morales.

Como acostumbra, Shakespeare apea de su condición ilustre a los personajes históricos para escarbar a conciencia en aquello que comparten con nosotros: la limitación de ser humanos. En la primera escena los vemos en la intimidad doméstica, enredados como adolescentes en los protocolos simples de los enamorados, cuando Antonio es avisado de la muerte de su esposa Fulvia en Roma y de que Octavio le reclama para ayudarle a luchar contra Pompeyo. Cleopatra, que aquí es solo una mujer madura consciente de su posición de amante, trata de retenerlo a su lado. Pese a sus promesas, cree que si Antonio –el hermoso y noble soldado, el vividor, el mujeriego– viaja a Roma con los suyos, quizá ya no regrese; ese temor a perderlo gravita sobre ella durante toda la obra, aunque también juegue con la certeza de saberle enamorado. Así, le asediará con cartas cada día, inventará mil razones falsas –»dile a Antonio que estoy enferma, dile a Antonio que estoy muerta»– para atraerlo junto a ella.

En Roma, lidiando con esos asuntos que dejó de lado, Antonio aparece valiente y poderoso, pero hay algo en él, tan lejos de Egipto, que lo confunde y lo debilita, y su único deseo, como si ya no le importase nada más, es que todo le permita regresar a los voluptuosos brazos de Cleopatra. Pero a lo que le lleva todo es a traicionarse a sí mismo y destruirse, llegando al punto de abandonar la batalla con Octavio por seguir las naves de la Reina egipcia en su huida, y a terminar matándose cuando cree, en otra de sus tretas, que ella ha muerto.

De vez en cuando, en momentos en los que sobre los personajes pesa la carga dramática de sus circunstancias, Shakespeare introduce en Antonio y Cleopatra desconcertantes notas de humor que los actores –qué extraordinarios Ana Belén y Lluís Homar– sabían aprovechar arrancando risotadas al público con naturalidad. Parece ser que ese matiz tragicómico e inclasificable de la obra la mantuvo durante años en el limbo de los escenarios. Para Molina Foix, que ha traducido y adaptado el texto, éste es sobre todo una comedia. Dice el director José Carlos Plaza que el autor le dio además un tratamiento casi cinematográfico: 44 escenas cortas en diferentes tiempos y lugares que pasan deprisa, y que se mezclaron en el montaje para potenciar ese carácter de agilidad, y acercarla a una visión más contemporánea. La escenografía de Ricardo Sánchez Cuerda pone fondo a los personajes como un gran lienzo de plomo donde se abre y se cierra la luz y la oscuridad, lo íntimo y lo público, la paz y la guerra, la vida y la muerte.

Shakespeare siempre es moderno, pero quizá en Antonio y Cleopatra hay una modernidad en la que nos reconocemos; en sus temas, en sus personajes que viven la doble vida de las personas populares o poderosas cuyas contradicciones o errores provocan su escarnio y su fin. «Cleopatra es pasional y caprichosa, pero es una mujer muy inteligente en un mundo de hombres que decide con absoluta libertad«, como la describe Ana Belén. Ella representa la sensualidad y la espiritualidad egipcia; Antonio, la nobleza y el pragmatismo romanos. «Antonio es un personaje noble«, dice Lluís Homar. «Tiene algo animal, guerrero y conquistador; tiene carácter de semidiós, pero no para de darse golpes contra todo, contra sí mismo«. Tanta pasión, como les ocurre a veces a los amantes, termina por apartarlos de la realidad, de lo que son como individuos. Pero Cleopatra y Antonio se salvan al tomar la decisión más importante, que les hace dueños de sí mismos, de sus vidas, aunque estén vencidos: “No es el valor de César el que ha vencido a Antonio, sino el de Antonio el que triunfa sobre él mismo”, dirá, ya herido de muerte, el romano.

Es fácil reconocerse en las glorias y mezquindades de los personajes de Shakespeare. Quizá por eso este montaje extraordinario puso en pie al público al final de la representación, que vibró con los avatares de Antonio y Cleopatra durante 190 minutos, en los que volvió a suceder la magia que José Carlos Plaza expresó después de este modo: “Estar aquí en Mérida, ver al público bajar las gradas antes de la función, cómo vienen a disfrutar del teatro, yo no lo he visto en ningún lado”.

‘Antonio y Cleopatra’, de William Shakespeare. Del 8 al 11 de julio.

Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida. Hasta el 22 de agosto.

Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

No hay comentarios

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.