Tú puedes ser el mejor reparador de tu electrodoméstico, y no lo sabes

Tú puedes ser el mejor reparador de tu electrodoméstico, y no lo sabes

Así es el Repair Café Madrid. Foto: Javier Rico.

Menéalo

Llegué a casa y el aspirador, que no funcionaba, comenzó a aspirar a toda velocidad el polvo y las pelusas que se escondían en cualquier rincón. No, qué va, no fue tras un mandato mío o cuestión de magia; fue simplemente tras desmontarlo casi completamente y limpiar y extraer las pelusas, pelos y diminutos trozos de basura incrustados en su maquinaria. Tras varias sesiones en el taller autogestionado de reparación de electrodomésticos Repair Café Madrid que hay en Matadero Madrid aprendí lo mismo que 100% de las personas que pasan por él, y siempre bajo la atenta supervisión de las más expertas allí presentes: al margen de la obsolescencia programada de los aparatos electrónicos más recientes, la mayoría de los electrodomésticos se estropean por la falta de un buen mantenimiento. Hoy, por lo tanto, toca hablar de la erre de reparar y del derecho a reparar.

Javier, Juan Antonio, Óscar, Juan Ramón, Jorge y Alejandro atienden de manera diligente y amable, y siempre con curiosidad, a las personas que acuden todos los sábados por la tarde a una de las naves del complejo cultural Matadero Madrid, sección Medialab Matadero. En sus mochilas y bolsas llevan ventiladores, planchas, radios, tostadoras, cámaras fotográficas, móviles, una lámpara de flexo y hasta un patinete. Llevamos, porque yo aparecí con dos auriculares, un reproductor de DVD y unos altavoces de ordenador. Asistimos con la intención de aprender a repararlos, con el equipo de Repair Café dispuesto a ayudar en ese cometido. “No es una obligación, pero si aparecéis con unas pastas o unas magdalenas para compartir, se agradecen”, comenta el equipo de reparadores, para dar más sentido a lo de repair café.

Aprender a repararlo y repair café. Ambas cosas toman sentido porque la intención es que el taller de reparación se convierta en una reunión de personas en torno a un café para compartir los malestares de los electrodomésticos, y con la sabia guía de quienes más saben, que puede ser incluso una de las personas que llega con su aparato, compartir su arreglo. “Somos cuatro personas más o menos fijas y entre cuatro y seis flotantes, y todas venimos aquí de forma completamente altruista, dispuestas a enseñar lo que sabemos, sin ser en muchos casos técnicos o ingenieros en la materia”, comenta Juan Antonio, que además aporta algunas cifras: “En torno al 72% de lo que entra logra repararse, el 9% no se consigue y el resto sale adelante a posteriori, tras algunos consejos sobre mantenimiento y las piezas y repuestos que son necesarios”.

44.046 aparatos reparados al mes y 420.000 kilos menos de residuos al año

Todos los datos salen de un registro que se comparte con el resto de repair café de España y del mundo a través de la Fundación Repair Café y que parte de una ficha que se rellena al final, tras saber si hemos reparado el electrodoméstico, ha sido imposible lograrlo o ha quedado pendiente de otra sesión o de terminar el arreglo en casa. De esta forma se sabe que hay 2.447 repair café repartidos por todo el mundo (13 en España, frente a los más de 400 en Países Bajos, donde nacieron), en el que colaboran de forma voluntaria 36.705 personas y se reparan o ayudan a reparar 44.046 aparatos al mes. Y una cifra aún más importante: durante el último año del que se tiene información completa, 2019, se evitó que 420.000 kilos de estos aparatos acabaran como residuos. La página web de la fundación es una referencia también para ahondar en la auto-reparación.

Como he dicho, yo acudí en diferentes sesiones con dos auriculares (buenos, eh, nada de los del AVE; “pues no te creas, que algunas personas vienen con esos para que los reparemos”), un reproductor de DVD y unos altavoces de ordenador (también buenos, con sus dos pantallas y la caja de bajos o subwoofer). Primer alucine: en cuanto Alejandro y Óscar cogen los auriculares, incluso sin probarlos, simplemente diciéndoles que no se escuchan por una de las unidades de salida del sonido, comentan que seguro que el problema está en que se han desenganchado las conexiones por un mal uso de los cables. Primera lección: “Los cables de cualquier aparato o cargador no debes doblarlos, plegarlos, retorcerlos o estirarlos al máximo, y menos desde los puntos de conexión a los aparatos, porque contribuyen a que se desprendan o deterioren algunas piezas”. La lección me la da Juan Ramón, a quien no le cuento, por supuesto, que para ayudar a desenrollar los cables algunas veces dejaba colgando boca abajo el auricular, estirando al máximo esos cables. Error mayúsculo.

Repair Café en Matadero Madrid.

Un buen uso y mantenimiento evitan que se estropeen algunos aparatos

El buen mantenimiento de los aparatos es una de las máximas que, aunque debería estar aprendida de partida, se recuerda e insiste en Repair Café Madrid. “No nos acostumbramos a hacer un mantenimiento adecuado”, asegura Juan Antonio, “e incluso con un buen uso y manejo facilitas que no se estropeen o se estropeen lo mínimo”. Cuentan que entre estos casos están las tostadoras que han aparecido alguna tarde por aquí y que simplemente con darles la vuelta y expulsar y extraer con cuidado todas las migas y otros restos de pan quemado y sin quemar que hay entre las rendijas y algo más adentro, la tostadora comienza a funcionar. Algo similar ocurre con los secadores de pelo y la limpieza periódica de sus filtros. Aquí me acordé de nuestro aspirador roto, que no llevé porque es antiguo y es un pedazo de armatoste que pesa lo suyo. Lo dicho, nada más llegar a casa lo limpié a fondo y ahí está de nuevo, aspirando casi como el primer día.

El reproductor de DVD y la caja de bajos de los altavoces del ordenador tienen una reparación más complicada, pero no pude centrarme en ella junto a los expertos que se ofrecieron a guiarme porque preferí husmear en otras mesas de reparación con el resto de personas que acuden. Por ejemplo, Isabel es una asidua, que ya iba incluso a Medialab Prado, donde funcionaba antes Repair Café Madrid, y donde recibí también yo mis primeras clases al efecto (entonces arreglamos un telescopio terrestre que, cuando lo llevé primero a la tienda donde lo compré, me dijeron que me salía mejor comprar uno nuevo). “Hoy he traído un ventilador y una radio-transistor”, comenta Isabel, “pero el primero no va a ser posible repararlo, porque el motor está roto y se ha fundido uno de los cables; la radio, sí. Pero, bueno, yo sigo trayendo aquí los aparatos, que en todos los casos me dicen antes en las tiendas o en los servicios técnicos que me conviene mejor comprar otro”.

Aprender a limpiar y cuidar para que duren más

A ello se añaden las complicaciones que ponen los fabricantes, bien sea a través de la obsolescencia programada o con la imposibilidad de acceder a algunas piezas o conseguir su sustitución. Ocurre con la caja de bajos de mis altavoces, donde uno de los inconvenientes surge por la difícil accesibilidad a algunos tornillos y que estos sean de cabezal triangular, para los que no encontramos el destornillador apropiado en ese momento. Hace algo más de un año comentaba por aquí que ya hay legislación de la Unión Europea para, entre otras cosas, obligar a alargar las garantías de los productos, facilitar la auto-reparación y que haya accesibilidad y disponibilidad de todas las piezas de cada uno de esos aparatos.

Mientras llega la aplicación efectiva de esta legislación, Isabel cuenta el caso de un microondas, que tras pasar por el servicio técnico y cambiarle unas placas seguía sin funcionar: “Lo traje aquí y vieron que la cuestión no era de placas nuevas o viejas, sino de limpiar a fondo el microondas, incluidas las placas, y el aparato comenzó a funcionar; pero, claro, a un servicio técnico, económicamente, le interesa más cambiar y venderte piezas nuevas que limpiar”.

Para ayudar en la limpieza, además de pasar con mucho cuidado los clásicos bastoncillos de algodón sin que se desprendan hilos de este en el interior de los aparatos, en Repair Café recomiendan dos productos: el alcohol isopropílico y el limpiador de contactos eléctricos y electrónicos. Ambos están disponibles en ferreterías y otros comercios a precios asequibles, entre 4 y 12 euros, según la cantidad y la marca. Eso sí, siempre hay que enterarse bien sobre cómo aplicarlos con seguridad y efectividad.

“Aprendes mucho y te animas tú misma a arreglarlo”

A Carmen, que viene con su padre Miguel y traen una plancha y una radio multibanda para su reparación, se la ve desenvuelta, y busca ella misma las herramientas y los componentes que precisa, siempre bajo la mirada y correcciones si es necesario de los reparadores residentes. “Mi experiencia en Repair Café Madrid es positiva”, explica, “porque aprendes mucho y te animas tú misma a arreglarlo, tras darte aquí la solución técnica y las herramientas necesarias. Es muy interactivo y, aunque al final no lo repares, aprendes, que también es muy importante”. “Solo con saber cómo desmontar aparatos y piezas ya tienes mucho aprendido”, añade Eva, que trae una báscula-reloj y un limpiador facial.

Ahora estoy con Félix, que se ha puesto a limpiar el cargador de su bicicleta eléctrica; me paso con Vanessa, que ha traído una impresora en la que se han enganchado algunos folios y, “como tenía miedo a tirar por si rompía alguna pieza, aquí me han ayudado y enseñado cómo hacerlo y ya está arreglada”; y sigo con Eva, con su peso-reloj, en el que “hemos visto que hay dos mecanismos distintos, uno para el reloj y otro para la báscula, y que necesitamos alcohol para eliminar el pegamento que une algunas placas”.

En este ambiente de intercambio de conocimientos y de apoyo mutuo y autogestión discurren las tardes en Repair Café Madrid. “La intención es que esto no se quede aquí, sino que se multipliquen los talleres de auto-reparación en distintos lugares”, señala Javier. “Por ejemplo, lo que hacemos algunas veces es salir de aquí e ir a locales de asociaciones o a centros sociales para compartir esto mismo y ayudar a montar esos talleres”.

Dicho y hecho, me dicen que el próximo sábado se suspende la sesión en Medialab Matadero (las citas en Matadero las anuncian siempre por su canal de Facebook o en su web) porque van a la Casa del Cura, a Malasaña, a enseñar cómo crear otro espacio de autogestión en torno a la reparación de aparatos eléctricos y electrónicos cotidianos.

 ECOLEC se suma a ‘El Asombrario’ #SúmateAlReciclajeResponsable


Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

No hay comentarios

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.