‘Somos Agua’, la gran exposición sobre lo que somos

‘Somos Agua’, la gran exposición sobre lo que somos

Un espectacular túnel led de más de 30 metros, el mayor de Europa según sus promotores, nos sumerge en un mar en la exposición sobre el agua en la Fundación Canal de Madrid.

Una exposición en un depósito subterráneo de la Fundación Canal, en Madrid, dedica más de 2.500 metros cuadrados a los aspectos ambientales, culturales, biológicos, económicos e históricos del elemento en el que surgió la vida en la Tierra y sobre el que hoy se ciernen muchas amenazas. Estamos hablando de ‘Somos Agua’. Abierta hasta el próximo junio.

Un espectacular túnel led de más de 30 metros, el mayor de Europa según sus promotores, nos sumerge a los visitantes en un mar donde ballenas, bancos de peces de colores, pulpos y tiburones nos rodean por los cuatro costados… Estamos en la exposición Somos Agua, una gigantesca muestra de 2.500 metros cuadrados, organizada por la Fundación Canal de Isabel II, que tiene como sede un depósito subterráneo que en su día se utilizó para que los habitantes de la ciudad pudieran beber y que hoy vuelve a llenarse con su presencia.

La puesta en escena de Somos Agua es tan ambiciosa como trascendente es su protagonista para cualquier acción relacionada con la vida. Organizada en 12 espacios temáticos distintos, el eje que guía este paseo de 360 grados por lo que fue un acuífero artificial es la necesidad de preservar ese elemento que nos hace ser lo que somos –es más de un 60% de nuestro cuerpo– de los múltiples impactos que recibe. Y lo hace desde poniendo el foco en que es posible gestionarlo sin derroche, de que hay que preservarlo para tener futuro. Si algo queda claro a la salida, aunque no se diga expresamente, es que un planeta sin agua es, sin duda, un planeta muerto.

“No hacemos mucho hincapié en lo negativo, que también está porque sabemos que no estamos en un mundo ideal, pero queremos que todo el mundo se acerque al tema en positivo, que vea que podemos salvar el agua, que sepa el precio que tiene, pero no en dinero, que comprenda que somos agua porque la necesitamos para todo lo que nos rodea y que debemos aprender a administrarla”, nos asegura el arquitecto Manuel Blanco, uno de sus dos comisarios, mientras recorremos la muestra.

Su compañero, el también comisario Héctor Navarro, nos da otra de las claves cuando pasamos entre el río Ganges y el Nilo, pasando por el desplome del glaciar Perito Moreno en Argentina o unas marismas del Guadalquivir como en sus mejores tiempos. “Hemos incluido muchos audiovisuales porque, aunque es grande y densa, buscábamos que fuera muy inmersiva. Aquí te enteras de que el agua está en cada paisaje que nos rodea. En realidad, son imágenes flotando en el paisaje de esta inmensa sala. Luego, a cada visitante le evocará sitios relacionados con los que hemos puesto. Respecto a otras exposiciones, en ésta hemos querido abordar todos los lugares donde está presente el agua, con su diagnóstico y con las soluciones”.

En ese navegar por el mundo, hay paradas en esos 80 audiovisuales presentes en toda la exposición, así como en las grandes fotografías retroiluminadas, acompañadas de información, que nos van mostrando su protagonismo en la naturaleza, pero también en cómo se ha organizado a sus orillas la vida humana casi desde el momento en el que decidimos asentarnos en un lugar para producir nuestros alimentos: hoy la agricultura supone el 80% del consumo de agua mundial.

La exposición ‘Somos Agua’, en la parte central del gran espacio-depósito enmarcado por 144 arcos de ladrillo, que ya acogió en el pasado exposiciones tan memorables como la de Guerreros de Xian o Auschwitz.

De ahí a su papel como fuente de energía, con algunas históricas maquetas en las que detenerse a comprender cómo se producía en un pasado no tan lejano y cómo se aprovecha hoy, dependiendo en gran medida de grandes embalses que tienen así la doble función de suministro de líquido y electricidad. Eso sí, si logramos frenar su vaciamiento, porque también vemos en Somos Agua una inmensa gráfica de cómo en la Comunidad de Madrid el agua embalsada ha caído en picado en la última década. De hecho, se observa que desde 2018 no llega a lo que era la media histórica de los anteriores 30 años y que hoy hay una quinta parte menos disponible de la que había en 1992. Es un escenario de sequías ligadas al cambio climático por venir para el que, como señaló Paloma Martín, la consejera de Medio Ambiente, hay que prepararse, a pesar de que su presidenta, Isabel Díaz Ayuso, declaró en noviembre que la lucha contra el cambio climático “favorece el comunismo” y que la izquierda “va contra la evidencia científica”, ya que el fenómeno es cíclico “desde que la Tierra existe”.

Precisamente a explicar la parte de la gestión, Somos Agua dedica la parte central de ese gran espacio-depósito enmarcado por 144 arcos de ladrillo a más de 7,5 metros de altura, que ya acogió en el pasado exposiciones tan memorables como la de Guerreros de Xian o Auschwitz. Ahora, ahí aprendemos lo que es el ciclo del agua desde que cae en las montañas hasta que llega al grifo de nuestras casas, gracias a una compleja red de infraestructuras que casi siempre están ocultas a nuestra mirada. También descubrimos lo que sucede cuando tiramos de la cadena o abrimos el tapón del lavabo y esa agua sucia pareciera que desaparece con todo lo que arrastra… Pero no.

Especialmente educativa es la parte dedicada al consumo humano. “Queremos que la gente salga con la idea de que es necesario un consumo responsable, que su ropa, su móvil y hasta sus zapatos tienen un precio en agua que no puede malgastarse”, insiste Blanco delante de un ficticio hogar en el que los electrodomésticos tienen etiquetado ese coste en agua y un frigorífico abierto nos cuenta lo que vale cada alimento: un kilo de chocolate, casi 17.200 litros; un kilo de patatas, 287 litros; uno de azúcar, 1.782 litros. Es la llamada huella hídrica.

Y más allá del consumo personal, también está el colectivo, ya sea como soporte del transporte de la actual globalización de la economía, a través de miles de puertos, o como recurso fundamental para la industria, que continúa siendo protagonista de cuando en cuando de tremendos vertidos en ríos y mares, pero que, afortunadamente, va mejorando su responsabilidad.

En tantos metros cuadrados, hay espacio también para la innovación y la conservación, donde vemos proyectos como los “atrapanieblas”, destinados a retener las gotas de agua de la atmósfera, o los más medioambientales, como los destinados a la recogida de esa basura plástica y de redes que son hoy una auténtica epidemia del agua en ríos y océanos.

La Fundación Canal, en Madrid, dedica más de 2.500 metros cuadrados a los aspectos ambientales, culturales, biológicos, económicos e históricos del agua, el elemento en el que surgió la vida en la Tierra y sobre el que hoy se ciernen muchas amenazas.

Como no podía ser menos, al ser organizada por la Fundación Canal de Isabel II, la comunidad y la capital tienen mucho protagonismo en la exposición. Ahí está un enorme mapa de la ciudad trazado sobre el suelo, que finaliza en una gran proyección de 12 metros que nos lleva volando desde la Plaza de Castilla a las presas y embalses de la sierra madrileña. También, las imágenes de sus parques y sus fuentes, aunque algunos echamos en falta el espectacular Manzanares a su paso por Madrid Río. Y, para acabar, un espacio dedicado a la historia del propio Canal de Isabel II y algunos de sus proyectos.

“No se trata de una exposición para regañar a nadie por lo que estamos haciendo al agua en el mundo, pero sí para saber lo más posible sobre ella, porque al conocer, podemos decidir qué comportamientos vamos a seguir. Es una exposición entretenida para concienciar a toda la familia, que esperamos que sea visitada también por muchos centros educativos”, nos dicen los comisarios.

Somos Agua estará abierta hasta el próximo junio en esa sala que un día albergó millones de litros de agua y por la que hoy podemos pasear hasta empaparnos de historias y datos que nos hablan de que habitamos un mundo de agua, aunque se llame planeta Tierra.


Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

Comentarios

  • Joan Capdevila

    Por Joan Capdevila, el 02 enero 2023

    Enrico Fermi calculo a principios del siglo pasado que la composición atòmica de una persona de 70 kg era 6,7*10^^7atoms y a base de Hidrogen 10,0%-Oxigen 65,0%-Carbono 19,37%-Nitrogeno 3,2%-Calcio 1,38%-Fòsforo 0,64%-Cloro 0,18%-Potasio 0,22%-Hierro 0,006-Magnesio 0,003-Azufre 0,2-Sodio 0,14%.
    Un conglomerado cordinado en un espacio minisculo y por un tiempo limitadisimo. Solo esto

  • Paulina Godoy

    Por Paulina Godoy, el 03 enero 2023

    Hola, somos agua.
    El glaciar Perito Moreno está en Argentina.
    Saludos desde Olmué, Chile, donde el agua dulce la usan las mineras y grandes productores de fruta de exportación, mientras a los habitantes nos ofrecen agua desalinizada.

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.