EE UU mueve las piezas del tablero mundial de la emergencia climática

EE UU mueve las piezas del tablero mundial de la emergencia climática

Ilustración: Pixabay.

Menéalo

En la semana del Día Mundial de la Tierra, que se celebró ayer, 22 de abril, asistimos a la ‘Cumbre virtual de Líderes sobre el Clima’, convocada por el presidente estadounidense Joe Biden. Además, este primer gran encuentro mundial tras la vuelta de EE UU al acuerdo de París coincide precisamente con el quinto aniversario de la apertura a la firma del Acuerdo de París sobre el Cambio Climático. ¿El contexto ideal para iniciar el camino para recuperar la lucha contra esta amenaza mundial?

Por LENNYS RIVERA y CRISTINA MARTÍN / WWF 

A la cumbre están convocados 40 líderes mundiales, entre ellos, los líderes del Foro de las Principales Economías sobre Energía y Clima que, según el comunicado de la Casa Blanca, reúne a 17 países responsables de aproximadamente el 80% de las emisiones globales, con el objetivo de dar un impulso político a las negociaciones internacionales sobre cambio climático. Recordemos que los miembros de este Foro son Alemania, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Reino Unido, Rusia y Sudáfrica, y fue convocado por primera vez por Estados Unidos en 2009, antes de la Cumbre del Clima de Copenhague (COP 15).

El presidente Biden ha invitado a líderes de países que están demostrando un fuerte liderazgo climático, que son especialmente vulnerables a los impactos climáticos o que están trazando caminos innovadores hacia una economía de cero emisiones netas. También participan en la Cumbre algunos líderes empresariales y de la sociedad civil.

El otro gran elemento de este nuevo puzle climático es que la Casa Blanca ha anunciado que su plan climático nacional revisado o Contribución Nacionalmente Determinada (NDC por sus siglas en inglés) contempla para 2030 un 50% de las emisiones de 2005, y ha invitado al resto de los países a que aprovechen la ocasión de esta Cumbre para anunciar sus compromisos climáticos. Además de la ambición climática, en este encuentro virtual se discute sobre la necesidad de financiación pública y privada, medidas de adaptación y resiliencia al cambio climático, creación de empleo, impulso de tecnologías, el rol de los actores no estatales y el papel de las soluciones basadas en la naturaleza.

¿Por qué es importante la Cumbre de Líderes sobre el Clima organizada por Biden?

La Cumbre convocada por Biden llega en un momento en el que urge que los países presenten sus NDC mejoradas con horizonte a 2030, no solo porque el proceso ha tenido que reprogramarse tras el retraso de la COP26 de Glasgow por la pandemia de la covid-19 a este año, sino también porque el impacto combinado de los planes de reducción de emisiones que se han presentado hasta el momento no son suficientes para situarnos en una trayectoria que permita limitar el calentamiento del planeta a 1,5°C y evitar los peores impactos de la crisis climática, como ha alertado la ciencia.

El Acuerdo de París adoptado en 2015 estableció un mecanismo de actualización que permite cada cinco años revisar y mejorar la ambición de los objetivos de reducción de emisiones que los países han presentado como su contribución en la lucha contra el cambio climático. El primer ciclo de actualización debió realizarse en el marco de la COP26 de Glasgow que se tenía que haber celebrado en noviembre de 2020, sin embargo, debido a la pandemia de la covid-19 este encuentro ha sido reprogramado a noviembre de 2021, con lo cual muchos países aún no han presentado sus nuevos planes climáticos.

El informe de Síntesis de las NDC de febrero de 2021 (conocido como el NDC Synthesis Report) dice que es necesaria una mayor ambición climática. El impacto combinado de los NDC presentados hasta el 30 de diciembre de 2020 implicaría solo una reducción del 1% para 2030, en comparación con los niveles de 2010. Según este informe, se han presentado 48 planes, que representan a 40 partes (entre ellos la UE) y el 30% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC) ha señalado en su Informe Especial de 2018 que, para no superar el objetivo de 1,5 °C, los rangos de reducción de las emisiones deberían ser aproximadamente un 45% más bajos.

Sin embargo, los países que representan más del 70% de las emisiones mundiales todavía no han presentado sus planes actualizados y esto debe hacerse mucho antes de la COP26. De hecho, solo nueve países del G20, el grupo que reúne a las mayores economías del mundo, han presentado sus planes climáticos: Japón, Corea del Sur, Rusia, Nueva Zelanda, Suiza, Australia, Brasil y México, y estos planes tampoco muestran la ambición necesaria.

Urge empezar a mover las piezas del tablero climático mundial: “NDCs We Want”

No podemos esperar más. El tiempo se acaba. Es necesario que todos los países presenten planes que sean suficientemente ambiciosos en sus objetivos de reducción de emisiones, teniendo en cuenta el principio de responsabilidades compartidas pero diferenciadas, y su contribución histórica, y que aquellos países que han presentado planes insuficientes se comprometan a revisarlos cuanto antes.

Para analizar los NDC que se van presentando y contribuir a mejorar la ambición climática, desde WWF hemos elaborado una lista de comprobación denominada #NDCsWeWant Checklist, que comprende 20 factores relacionados con los aspectos de mitigación, adaptación, finanzas, fomento del cambio sistémico, inclusión y participación, contribución al desarrollo sostenible y seguimiento del progreso.

El objetivo de no superar 1,5 °C de temperatura media global requiere de esfuerzos coordinados y de una mayor ambición climática, especialmente de países como Estados Unidos, que ocupa el segundo lugar entre los mayores emisores de CO2 del mundo.

El giro de la administración Biden en la lucha contra el cambio climático

La convocatoria a la Cumbre sobre el Clima puede enmarcarse dentro del giro de la nueva administración Biden en temas de cambio climático, que ha incluido, entre otros, la orden ejecutiva dada el primer día de su mandato para el reingreso de Estados Unidos al Acuerdo de París. El regreso de Estados Unidos a dicho Acuerdo es un elemento que fortalece los mecanismos multilaterales de concertación necesarios para lograr soluciones conjuntas a problemas globales como el cambio climático.

El anuncio del compromiso climático de Estados Unidos, visto en conjunto con los anuncios realizados por China y la UE, aunque no sean tan ambiciosos como demanda la ciencia, son importantes señales que renuevan la esperanza en que las grandes economías asuman un rol de liderazgo en la lucha contra el cambio climático. Recordemos que la UE presentó su plan climático en diciembre de 2020 con un objetivo de reducción de emisiones netas del 55% a 2030, pero para estar en consonancia con la ciencia desde WWF venimos pidiendo que la reducción de emisiones de este grupo debería ser de un 65%. Por su parte, China, el mayor emisor global de gases efecto invernadero, se ha comprometido a alcanzar la neutralidad de carbono en 2060, diez años después que la mayoría de los países, pero aún no ha presentado su plan de reducción de emisiones a 2030. Estos anuncios, a su vez, orientan e impulsan el desarrollo tecnológico y la inversión hacia una economía neutra en carbono.

Sin embargo, no olvidemos que el liderazgo climático pasa por cumplir las mayores obligaciones en casa y esto implica ir del compromiso a la acción, estableciendo e implementando objetivos nacionales ambiciosos para 2030 y 2050 alineados con la ciencia, vinculados, a su vez, a una recuperación económica sostenible y justa de la pandemia de la covid-19, que integre e impulse la acción climática de las ciudades, las empresas y el sector financiero.

Las piezas del tablero climático mundial deben moverse rápido para llegar a tiempo a la COP26 de Glasgow

Desde WWF esperamos  que los países que participen de forma virtual en la Cumbre y todavía no han presentado sus planes climáticos se comprometan a presentarlos lo antes posible y que dichos planes incluyan objetivos de reducción ambiciosos alineados con 1,5°C. Estos nuevos NDC deben incluir también un proceso amplio de consulta a toda la sociedad; compromisos fuertes y adicionales de soluciones basadas en la naturaleza que pongan fin a la deforestación y a la conversión de hábitats; así como acciones de adaptación que aborden sistemáticamente la vulnerabilidad y no perjudiquen a la naturaleza ni a las personas.

En el caso de los países que ya han presentado actualización de sus planes, pero siguen siendo insuficientes, pedimos que se comprometan a revisarlos para asegurar su alineamiento con 1,5°C, estableciendo objetivos basados en la ciencia que permitan acelerar la acción climática y facilitar una transición justa para los trabajadores y la sociedad.

Se necesita que los líderes políticos estén a la altura de la emergencia climática y marquen el ritmo de la transformación de la sociedad para detener el aumento de las emisiones. Todavía  estamos a tiempo de actuar antes de que alcancemos puntos de inflexión climáticos irreversibles, y esta década es fundamental. Para ello, es necesario que se refuerce una alianza internacional y que las principales economías del mundo se comprometan y actúen para paliar la crisis climática. Pero también es urgente que se creen capacidades y condiciones estructurales a nivel nacional que potencien el cambio, contribuyendo, por una parte, a la construcción del momento político para llegar a la Cumbre de Glasgow (COP 26), y a sentar las bases que nos permitirán ir más allá en la construcción de un futuro bajo en carbono.

Es el momento de mejorar el tablero climático mundial.

Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

No hay comentarios

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.