El conejo gigante de España, criado por amor para que no desaparezca

El conejo gigante de España, criado por amor para que no desaparezca

El conejo gigante de España puede pesar entre 6 y 7 kilogramos y medir entre 85 y 95 centímetros.

Menéalo

Dedicar toda una vida a la conservación y divulgación del patrimonio común es lo que mueve a los criadores de muchas razas autóctonas en peligro de extinción de nuestro país. Volvemos con la serie dedicada a estas razas, que ya ha tocado vacas, burros, gallinas, ovejas y cabras, y empezamos el curso conociendo de cerca al conejo gigante de España, que puede llegar a pesar 7 kilos. Hace cinco años entró en peligro de extinción. Quedan solo 1.500 ejemplares.

Cuidar el patrimonio natural, conservarlo y darlo a conocer es lo que une a los criadores de conejo gigante de España. Esta raza autóctona en peligro de extinción es como su nombre indica de gran tamaño. Frente a las especies de conejos que se crían para vender tanto para consumo de carne como para animal doméstico, que tienen un peso medio de 1 a 1,2 kilos, el conejo gigante alcanza entre los 6 y 7 kilogramos y pueden medir entre 85 y 95 centímetros.

Arturo González lleva criando conejo gigante desde siempre. Como su padre. Y lo hace por afición. “Porque me gustan los animales”, nos comenta. Tiene unos 30 conejos de raza de conejo gigante de España y, como la mayoría de los criadores de esta raza, no busca una salida comercial, solo el disfrute de conservar una raza que es patrimonio natural de todos. “No es apto para comercializarlo, porque es demasiado grande y cuesta mucho, es muy caro venderlo”, nos explica.

Arturo vive en Castiello, un pequeño pueblo de la parroquia asturiana de Brañes, cerca de Oviedo. Entre las 7 localidades que abarca Brañes viven 76 personas. “Soy de campo y me gustan los animales, es una afición”, dice Arturo orgulloso. Además de conejos, también cría gallinas y palomas, y es presidente de la Federación Española de Avicultura, Colombicultura y Cunicultura.

A través de esta federación promueven concursos de razas autóctonas como lugar de encuentro de criadores que dedican su vida a la conservación de razas y a la divulgación de un patrimonio natural que es de todos.

Estos certámenes son el nexo de aficionados a la cría de animales, que en el caso del conejo gigante de España ya estaría extinguido si no fuera por el empeño de sus amantes por preservar esta raza autóctona. Los concursos se celebran cada año en una localidad diferente para conocer y compartir el trabajo que se lleva a cabo en cada zona y que el público pueda conocer estas razas autóctonas. Ya se han celebrado en Asturias (Castropol, Gijón), Aragón (Sariñena), Baleares (Palma de Mallorca), Castilla-La Mancha (Talavera de la Reina), Castilla y León (Alba de Tormes). La labor solitaria de cada criador se reconoce en estos encuentros y se muestra su trabajo impagable para la conservación.

Cien criadores, 1.500 ejemplares

Arturo González cría 30 conejos gigantes y cuenta orgulloso que es una raza que estuvo casi extinguida y se recuperó en Asturias, donde hoy hay una quincena de criadores. En España hay alrededor de un centenar de criadores de conejo gigante, repartidos por Barcelona, Huesca, Burgos, Zaragoza, Málaga, País Vasco y Madrid. En los años 50 del siglo XX tuvo su momento de mayor expansión, pero en los 70 comenzó su declive hasta casi su desaparición. Se estima una población de 1.500 ejemplares, según datos del Catálogo Oficial de Razas.

El conejo gigante de España está bien adaptado al clima frío y cada hembra puede parir entre 10 y 12 gazapos tras una gestación de 30 días. Se le deja un periodo de descanso de una cuarentena y podría volver a criar. Arturo explica que se pueden tener hasta 4 gestaciones al año, pero lo normal es contar dos gestaciones al año, una a primeros de año y otra en primavera; con el calor se les deja descansar.

Cinco años en peligro de extinción

El conejo gigante de España obtuvo su inclusión en el Catálogo Oficial de Razas de Ganado de España, como raza autóctona en peligro de extinción, en 2016. Los trabajos para evitar la extinción de la especie empezaron en 1984 cuando la profesora Marina López, de la Facultad de Veterinaria de Zaragoza, comenzó a recuperar en el campo ejemplares de este gran conejo español, atesorando un centro de cría en el propio departamento de Zootecnia con más de 200 hembras en pureza de raza.

Hoy podemos decir el futuro de esta raza autóctona en peligro de extinción está en manos de criadores que los cuidan por amor.

Aquí puedes leer los otros cinco temas que hemos publicado en nuestra serie de reivindicación de la ganadería autóctona, sostenible y en extensivo:

Vacas sayaguesas, que sí son de campo.

Gallinas castellanas negras: no vienen por Amazon.

Cabras de las Mesetas: dispersas, bomberas y aventureras.

Ovejas de Grazalema.

Burros zamorano-leoneses que cuidas a las personas (y a las vacas) 


Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

Comentarios

  • Jose María Celaya

    Por Jose María Celaya, el 09 septiembre 2021

    Me gusta que se evite la desaparición de animales como el conejo gigante. Ahora bien, si mal no recuerdo había en los montes del pais vasco y supongo del Cantábrico un tipo de liebre del que no he vuelto a saber y que era de parecido tamaño a ese conejo, doblando en peso al que corría por castilla…
    ¿Es cierto?¿Ha desaparecido?

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.