Solo quedaban 50 de estos cerdos vascos, pero ahora han vuelto al monte

Solo quedaban 50 de estos cerdos vascos, pero ahora han vuelto al monte

‘Euskal txerria’ es una raza porcina autóctona del País Vasco.

Menéalo

En los montes vascos y navarros pervive una raza de cerdo autóctono que estuvo a punto de desaparecer a principios de los años 80 del siglo XX, cuando apenas quedaban 50 ejemplares. Hoy, en nuestra serie de razas autóctonas de ganado en peligro de extinción, vamos a conocer al ‘euskal txerria’, una raza porcina autóctona del País Vasco.

Aitor Aurrekoetxea es ganadero desde siempre y cría euskal txerria desde hace tres años, porque no quería que desapareciera la raza. En 1929 había 138.000 cerdas reproductoras censadas, pero la raza sufrió un brusco declive y en 1982 apenas quedaban 50 ejemplares. En ese momento se decidió empezar a trabajar para recuperar la raza y evitar que se extinguiera.

Aitor vive en el municipio de Mungia (Vizcaya) y tiene 20 ejemplares de euskal txerria que campean en su terreno; apenas hay otros cinco compañeros que crían euskal txerria en Vizcaya. En su granja, Aitor tiene además gallinas, patos, burros. “Los tengo, porque me gusta la raza, son muy buenos criadores, crían muy bien al aire libre”, nos cuenta.

“Nos dedicamos a comercializar productos en ferias agrícolas; queríamos tener un buen producto y que no desapareciera la raza”, explica Aitor. El único producto que comercializa es el cerdo y por eso eligió una raza autóctona, para darle además un valor a sus productos. “Solo nos dedicamos a la comercialización de los productos de estos cerdos de raza autóctona”.

Como bien dice Aitor, del cerdo se aprovecha todo, y preparan chorizos, chistorra, beicon, lomo, patas, costillas. Su venta va directa al consumidor final, con muy una buena acogida. “La calidad de la carne de esta raza es buenísima; es un cerdo que infiltra mucho la grasa, aunque la producción es bastante baja”, nos explica Aitor. Hace años, para mantener el producto se empleaba la grasa, los chorizos se metían en grasa. “Era un cerdo al que años atrás se le dedicaba mucho a producir grasa; ahora ya no se tanto”, comenta Aitor.

Rústicos y con grandes orejas que les tapan los ojos

Los euskal txerria están adaptados a vivir al aire libre, crían en extensivo y se alimentan de bellotas de haya y roble, castañas, avellanas y de la hierba del bosque. Es una raza rústica y dócil, que puede llegar a los 120 kilos. Una raza autóctona que procede de la parte occidental de los Pirineos; emparentada con otras razas ya extinguidas, como los Chatos vitorianos y los Baztaneses. Su piel es blanca y negra; y le caracterizan unas largas orejas que le tapan los ojos. Cada hembra tiene una media de dos partos al año.

Con la pandemia, Aitor ha tenido que reducir la cría, porque toda su producción iba destinada a las ferias y, al suprimirse la celebración de eventos, no tienen tanta salida. Su principal destino es para chistorras con talos, una tortita de maíz típica de las ferias vascas. Nos lo explica: “Tenemos una torta típica del País Vasco, que es el talo, que se hace con maíz y que se rellena con chorizo o beicon; nuestra actividad principal era ésa; ahora, aunque ya hay algún mercado, todavía el consumo en la calle está bastante parado”, explica Aitor. Su temporada más fuerte: el otoño, de septiembre a diciembre.

“Con la pandemia hemos tenido que reducir. Ahora tengo 12 hembras y les hemos quitado los machos para que no traigan más crías hasta que no mejore el tema de la comercialización”, explica Aitor.

Los ganaderos de extensivo siguen luchando para que las razas autóctonas en peligro de extinción no desaparezcan y para ofrecer productos de calidad. En 2022, El Asombrario seguirá atendiéndoles, con esta sección mensual.

Más artículos de la serie razas autóctonas de ganado en peligro de extinción

Jóvenes que optan por el campo para criar caballos

Rescatando cabras palmeras de la voracidad del volcán

El conejo gigante de España, criado por amor para que no desaparezca

Vacas sayaguesas, que sí son de campo.

Gallinas castellanas negras: no vienen por Amazon.

Cabras de las Mesetas: dispersas, bomberas y aventureras.

Ovejas de Grazalema.

Burros zamorano-leoneses que cuidas a las personas (y a las vacas) 

  COMPROMETIDA CON EL MEDIO AMBIENTE, HACE SOSTENIBLE ‘EL ASOMBRARIO’.


Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

No hay comentarios

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.