Las valientes gallinas de los Pirineos: solo quedaban 60

Las valientes y multicolores gallinas de los Pirineos: solo quedaban 60

Valiente y multicolor, la gallina de Sobrarbe atraviesa momentos muy difíciles.

Menéalo

Al norte de la provincia de Huesca, en la comarca del Sobrarbe, vive una gallina que hoy protagoniza nuestra serie mensual de razas autóctonas en peligro de extinción. La gallina de Sobrarbe, que toma su nombre de la comarca, se conocía tradicionalmente como la ‘gallina del país’. Vamos con ella.

En 1995 sólo quedaban 60 ejemplares. Fue entonces cuando la Fundación Pirineos para el Progreso Rural comenzó la recuperación de la raza, con la cría de polluelos en incubadoras artificiales. “Empezaron a coger ejemplares de los pueblecitos, eran bastante viejos y se reproducían mal, y al principio costó sacarlos adelante”, explica José Ramón Cajal, secretario técnico de la Asociación de Criadores de Gallina del Sobrarbe (AGASOB).

En la comarca del Sobrarbe viven unos 5.000 habitantes en pequeños pueblos, y eso favoreció que la raza autóctona de gallina se mantuviera aislada.

Este año la AGASOB cumple 20 años. En sus inicios empezó con 12 criadores, todos hombres, pero hoy cuenta también con mujeres y jóvenes que se animan a la conservación de la raza. Son 45 socios, sobre todo en Huesca, con una media de entre 40 y 50 años. “Ninguno nos dedicamos profesionalmente a criar la gallina del Sobrarbe, todos tenemos otros trabajos y lo hacemos como labor altruista para que la raza no se pierda”, explica Cajal.

En estos 27 años de programas de recuperación de la raza se ha logrado alcanzar los 980 machos y hembras reproductores, cifras que dan esperanza, aunque sigue en peligro de extinción.

La gallina del Sobrarbe se cría en producciones domésticas para el autoconsumo y pueden poner hasta 170 huevos al año.

Gallinas de seis colores, del cenizo al dorado

La gallina del Sobrarbe tiene la particularidad de que en la misma raza presenta seis variedades de color, desde el negro al blanco pasando por el cenizo o el dorado.

Otra peculiaridad que les aporta valor: están adaptadas al clima pirenaico; viven en explotaciones domésticas en semiextensivo, con corrales con salida al campo y sin calefacción ni luz artificial. “Son animales rústicos que están acostumbrados a vivir en condiciones difíciles y se adaptan perfectamente a vivir con pocas medidas de confort”, añade Cajal. Adaptadas a los inviernos helados de las montañas pirenaicas y a los veranos calurosos de los Monegros.

Huevos para consumo doméstico

La gallina del Sobrarbe se cría en producciones domésticas para el autoconsumo y pueden poner hasta 170 huevos al año. Todavía no se comercializan, pero están en ello. Los corrales particulares pueden albergar hasta 30 gallinas y todo se destina a consumo propio. Esta raza de gallina se orienta a la puesta de huevos, más que a la producción cárnica.

“Estamos viendo las posibilidades de contar con alguna explotación para que se pueda comercializar algún producto y que fuera más viable la conservación de la raza”, apunta Cajal. La cría doméstica no permite comercializar y están estudiando la posibilidad de la venta de huevos.

De los 45 criadores de la asociación, ocho forman parte del plan de conservación y mejora de la raza; sus gallinas reciben la misma alimentación para poder comparar parámetros de mejora. Los demás socios las alimentan con cereales, restos de huertos y piensos.

Gallo de la variedad negra.

Más artículos de la serie razas autóctonas de ganado en peligro de extinción

El gochu asturcelta vuelve al abismo de la extinción por la guerra en Ucrania

190 asnos baleares luchan con nobleza por evitar su extinción

Tudancas, vacas en peligro de extinción que son el orgullo de Cantabria

‘Ganaderas en Red’ con cabras y ovejas en peligro de extinción

Caballos salvajes que viven en la península desde la Prehistoria

Camello canario, en peligro por falta de turistas

Sólo quedaban 50 de estos cerdos vascos

Jóvenes que optan por el campo para criar caballos

Rescatando cabras palmeras de la voracidad del volcán

El conejo gigante de España, criado por amor para que no desaparezca

Vacas sayaguesas, que sí son de campo.

Gallinas castellanas negras: no vienen por Amazon.

Cabras de las Mesetas: dispersas, bomberas y aventureras.

Ovejas de Grazalema.

Burros zamorano-leoneses que cuidas a las personas (y a las vacas) 

  COMPROMETIDA CON EL MEDIO AMBIENTE, HACE SOSTENIBLE ‘EL ASOMBRARIO’.


Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

No hay comentarios

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.