Corderos estrellas de la Navidad y del campo alcarreño

Corderos estrellas de la Navidad y del campo alcarreño

Ovejas y corderos en el campo alcarreño.

A través de la gastronomía también se puede conservar el medioambiente. Lo que comemos, además de alimentarnos, también cuida del entorno natural. Y la raza autóctona a la que dedicamos el artículo de este mes es precisamente un buen ejemplo de gastronomía de calidad y conservación de biodiversidad. Este mes viajamos a la Alcarria, una comarca castellanomanchega en la que vive la oveja alcarreña, una raza autóctona en peligro de extinción.

En las provincias de Cuenca y Guadalajara, las ovejas alcarreñas pastan en extensivo durante todo el año. Se agrupan en rebaños de 250 a 300 ovejas y su principal producción es para carne y para lana. La leche de oveja ya no se comercializa, porque se dedica exclusivamente al amamantamiento de los corderos.

Y es que la carne de cordero alcarreño es de excelente calidad y se ha llegado a exportar a países del norte de África, aunque ahora ya toda la producción se vende en España. La carne se comercializa con el logo de raza autóctona, reconocido por el Ministerio de Agricultura.

Aliados para conservar paisaje y población

La oveja alcarreña está adaptada perfectamente a los páramos y a los profundos valles de la comarca, con sus inviernos heladores y los tórridos veranos. Conserva el paisaje y la biodiversidad, ya que al pastorear abona los pastos, esparce las semillas y ayuda a polinizar. Además, la oveja alcarreña ayuda a conservar población en los territorios rurales.

A finales de 1998 se creó la Asociación de Ganaderos de Raza Ovina Alcarreña  (AGRAL) para velar por la pureza y selección de la raza y promover su recuperación. Empezaron con 5.900 ejemplares de oveja alcarreña y hoy tienen 6.800 machos y hembras.

Jesús Colmenar, presidente de AGRAL, destaca que la carne tanto de lechal como de recental es de muy buena calidad y se vende por eso, y no tanto por el sello de raza autóctona. “Se valora no porque sea una raza autóctona, sino porque es un cordero de mucha calidad. Se demanda más por precio y calidad, que por el reconocimiento de la raza autóctona”, apunta. Y precisamente en estas fechas navideñas, eso se valora mucho más.

Ovejas alcarreñas.

Buen relevo generacional

En la asociación hay 19 ganaderos de Cuenca y Guadalajara, tanto hombres como mujeres, y con explotaciones de titularidad compartida. Además, sí está habiendo un relevo generacional con hijos que se animan a seguir los pasos de sus padres como pastores de oveja alcarreña. “En la asociación se ha producido un relevo generacional importante y parecía extraño, pero los hijos sí que se están dedicando”, indica.

“Tenemos dificultades por los pastos, la sequía, los precios de los piensos”, señala Colmenar. “Aunque ahora los precios de la carne son buenos, sí, pero los precios de producción son altos”.

La gran mayoría de los alimentos que comemos proceden de la naturaleza y la forma de producirlos resulta vital para conservar los ecosistemas. La ganadería extensiva, como la de la oveja alcarreña a la que hemos dedicado hoy esta sección, ayuda a mantener la biodiversidad.

Más artículos de la serie razas autóctonas de ganado en peligro de extinción:

Vacas de buen carácter que conservan el paisaje de Menorca

SOS por el burro majorero, todo un icono del campo canario

El gochu asturcelta vuelve al abismo de la extinción por la guerra en Ucrania

190 asnos baleares luchan con nobleza por evitar su extinción

Tudancas, vacas en peligro de extinción que son el orgullo de Cantabria

‘Ganaderas en Red’ con cabras y ovejas en peligro de extinción

Caballos salvajes que viven en la península desde la Prehistoria

Camello canario, en peligro por falta de turistas

Sólo quedaban 50 de estos cerdos vascos

Jóvenes que optan por el campo para criar caballos

Rescatando cabras palmeras de la voracidad del volcán

El conejo gigante de España, criado por amor para que no desaparezca

Vacas sayaguesas, que sí son de campo.

Gallinas castellanas negras: no vienen por Amazon.

Cabras de las Mesetas: dispersas, bomberas y aventureras.

Ovejas de Grazalema.

Burros zamorano-leoneses que cuidas a las personas (y a las vacas) 

Las valientes gallinas de los Pirineos. Solo quedan 60.

  COMPROMETIDA CON EL MEDIO AMBIENTE, HACE SOSTENIBLE ‘EL ASOMBRARIO’.


Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

No hay comentarios

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.